Pensamiento positivo y crisis

Publicado: 7 febrero, 2013 de Tristramshander en Fuera de coña, Pajas mentales
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , ,

El pensamiento positivo se relaciona con el refuerzo del sentimiento de culpa personal y supone un punto fuerte del individualismo: hacer creer al individuo que solamente es él el culpable de sus fracasos o desgracias, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, sus capacidades o sus esfuerzos, en absoluto hay una referencia a la dimensión supraindividual. De este modo, el éxito o el fracaso en la vida solo se comprenden en términos de errores o aciertos individuales. La idea básica es hacer que las personas asuman que es normal una situación de permanente crisis limitando las consecuencias de las desigualdades sociales al ámbito de las relaciones interpersonales, esto es, individualizar cualquier problemática social y llenar el espacio de la relación individuo-sociedad de “mediadores profesionales”. El denominado pensamiento positivo, o la práctica sistemática de pensar positivamente, es un producto genuinamente del capitalismo de consumo norteamericano, de la individualización de la vida y su idea del crecimiento indefinido, es decir, mantenerse de manera impostada siempre optimistas contra viento y marea y si es con una sonrisa de oreja a oreja mejor.

El ámbito fetén de esta pseudoideología es el empresarial y el mundo del trabajo, la dimensión social “verdadera” desde la óptica economicista, lugar en donde más se pone a prueba nuestra capacidad de hiperadaptación prosistema. Best-sellers como “We got fired: And It’s the best thing that ever happened to us” (¡Nos han despedido! Y es lo mejor que nos ha pasado en la vida) de Harvey Mackay, tan promovido por Oprah Winfrey, son un reflejo de todo esto; “no te quejes, no pasa nada, déjate llevar, sólo es un despido, reinvéntate positivamente” es lo que comentan entre sonrisas. Está claro que ante un fracaso en la vida (de los muchos que hemos y tendremos que asumir) hay que hacer la necesaria autocrítica que nos haga sacar lecciones válidas para el futuro pero imponer a los parados o a los excluidos que la actual depresión (que ya no crisis) en España no es una desgracia sino una oportunidad, que tener sida o cáncer no es del todo malo porque supone un desafío y una oportunidad para apreciar lo bueno de la vida, que tener un trabajo fijo es aburrido, que lo mejor que nos podría pasar es que nos despidan del trabajo es una broma demasiado pesada a estas alturas. No pensar en lo malo de forma voluntaria es una forma de ignorancia, de renuncia a la completitud, está claro que no se trata de ser negativo constantemente o recalcitrantemente fatalista sino encontrar un cierto equilibrio; para los más críticos el filósofo Antonio Gramsci ya nos proporcionó una salida a tener en cuenta: “el pesimismo de la razón y el optimismo de la voluntad”.

En el ámbito económico y financiero también ha caído en gracia el pensamiento positivo (por no hablar del ámbito político y aquel siniestro “Y ahora, a consumir” que dijo Zapatero), para ello basta estirar al límite la invención de Adam Smith de la mano invisible del mercado, esto es, existe una fuerza invisible, milagrosa y benevolente que resolverá todos los asuntos económicos de la mejor manera posible por nosotros, sin que nosotros actuemos. Recuerdo que a poco de estallar la crisis financiera (o el comienzo del austericidio para restablecer la “confianza de los mercados”) las élites plutocráticas, gracias a su gran capacidad de influencia y apoyados en los políticos, medios de comunicación, banqueros y el discurso individualista neoliberal se interrogaba perpleja qué nos había pasado, de quién era la culpa, cómo se pudo venir todo abajo y nos vino a decir a modo de conclusión que los responsables de la crisis éramos todos y todas con una desfachatez tan descarada como cuando silenciaron la voz (y tacharon de agoreros o aguafiestas comunistas) a aquellos (pocos) que advirtieron de que las crisis del capitalismo son cíclicas, que las desigualdades se incrementaban y que se estaba formando una burbuja especulativa de tamaño descomunal. Por ejemplo, en España, para eludir su responsabilidad, estos sujetos lanzaron la bochornosa campaña televisiva “Esto lo arreglamos entre todos” con la participación de muchas caras conocidas de la farándula y el deporte que costó 4 millones de euros financiados por las principales empresas del Ibex a través de una fundación ligada a las Cámaras de Comercio en la que se decía básicamente que todos teníamos que poner de nuestra parte para salir de la crisis (lo que anticipó la asunción de la subida de impuestos y los recortes sociales) cuando algunas de las mismas empresas del Ibex que patrocinaban la campaña estaban negociando despidos masivos con el gobierno y mandando los capitales en fuga.

Anuncios
comentarios
  1. Pero qué dice:

    El Telediario de RTVE ha dicho con motivo de la celebración de la fiesta de la Bicicleta de Madrid (6 de octubre de 2013) que, como en España ya se venden ya más bicicletas que coches, “las bicicletas están de moda”. Esto es como lo de “está de moda vivir en un piso pequeño” o “es aburrido tener un trabajo fijo toda la vida”; es decir, como la gente ya no tiene dinero para conseguir un coche, una casa o un empleo dignos, se nos trata de convencer con una sonrisa que estamos a la moda.

    Se ha celebrado el “Día mundial de la Sonrisa” (4 de octubre de 2013) que patrocina la multinacional, antaño española hoy francesa, Danone cuyo lema comercial es “Alimenta Sonrisas”. El acto, también patrocinado en España por la Cadena Ser, contó con la participación del filósofo Marina y el psiquiatra Rojas Marcos que trataron de convencernos de que con una sonrisa nuestros problemas pasan a un segundo plano. No obstante, el “Día mundial de la Sonrisa” fue promovido por el creador de la empalagosa cara sonriente “Smiley” e incluso se autoconceden premios a la mejor sonrisa, como el de la familia de millonarios filántropos británicos Fletcher.

    Por último Pascual Serrano nos muestra que para Movistar las vacaciones ya no existen ya que el emprendedor (el auto-explotado) siempre estará conectado al trabajo (“ya puedes disfrutar de las vacaciones y seguir atendiendo a tus clientes” en http://www.rebelion.org/imagenes/174859_1.jpg).

  2. De decálogos: Jehová, Goebbels y Chomsky | Lo prometido es deuda dice:

    […] (ver https://lpedeuda.wordpress.com/2013/02/07/pensamiento-positivo-y-crisis/) […]

  3. Tristramshander dice:

    El más que interesante escritor David Foster Wallace ya percibió la empalagosa vinculación sonrisa-empresa comentándonos el fenómeno que él denomina como “sonrisa profesional” y que considera una pandemia en la industria de los servicios estadounidense. Escribe en “A supposedly fun thing I’ll never do again”: “ya conocen esa sonrisa -la contracción enérgica del cuadro cumoral con movimiento cigomático incompleto- esa sonrisa que no llega a los ojos del que sonríe y que no significa nada más que un intento calculado de adelantarse a los interesas del que sonríe fingiendo que le cae bien el objeto de la sonrisa. ¿Por qué los empresarios y gerentes obligan a los profesionales de los servicios a irradiar la sonrisa profesional? ¿Soy el único consumidor en quien dosis elevadas de esa sonrisa producen desesperación? ¿A quién creen que engañan con la sonrisa profesional?” Y sigue: “esto es deshonesto, pero lo más siniestro es el efecto acumulativo que semejante falta de de honestidad tiene sobre nosotros: dado que ofrece un perfecto facsímil o simulacro de buena voluntad sin el espíritu real de la buena voluntad, confunde nuestras mentes y al final hace que subamos nuestras defensas incluso en casos de sonrisas genuinas y arte verdadero y buena voluntad verdadera. Hace que nos sintamos confundidos, solos, impotentes, furiosos y asustados. Provoca desesperación.”

no lo pienses más, escribe aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s