Imposturas del siglo XXI (I). Hoy, los desfiles de moda.

Publicado: 23 febrero, 2013 de Tristramshander en Pajas mentales
Etiquetas:, , , , , ,

Aprovechando estos días la celebración de la Merceditas Madrid Fashion Week (en castellano Madrí Fachon güí) abriremos la serie de imposturas del siglo XXI con los desfiles de moda.

En este capítulo no analizaremos cómo la moda revierte la clásica función social de la ropa, ya no se trataría de tapar, cubrir o proteger del frío o el calor sino de enseñar, de recalcar la parte del cuerpo que queremos mostrar a los demás, el lenguaje corporal de la ropa sería así una forma de comunicación interpersonal vinculada al status social, sería una extensión del individualismo más hedonista y superficial a una esfera más: “la ropa habla de mí, no de nosotros”; tampoco hablaremos de cómo la ropa que se presenta en las pasarelas de los desfiles de moda es objetivamente popular y está más indicada para ir en el metro, tranvía, autocar u omnibus que para ir a la recepción del embajador o a una fiesta de noche en los Hamptons; tampoco de por qué en las sobrevaloradas semanas de la moda internacionales se produce una de las antinomias de las sociedades modernas más irritantes para el zapeador menos entendido: el contraste entre la marcada sexualización de los desfiles y la preferencia de todos los sastres o diseñadores (independientemente de su condición sexual) por las modelos asexuadas o sin curvas, algo impropio en épocas de crisis; y, claro, tampoco discutiremos de por qué la dimensión mercantil de la actividad se apoya en asuntos tan procaces como la psicología del consumidor, tomando en serio chorradas como los aspectos psicogenealógicos inconscientes de la personalidad consumista o la aceptación acrítica del perfil del consumidor cuando se trata de una persona patológicamente maniaca o compulsiva y, por último, no explicaré por qué no fui a Málaga el fin de semana pasado.

De todo lo anterior no hablaremos, lo haremos de lo que sigue a continuación.

Entrevista de un redactor de “Lo prometido es deuda” con la joven modelo del momento.

Ella no necesita presentación; a pesar de su insultante juventud es una de las modelos más cotizadas del panorama internacional, imagen de varias marcas comerciales, es ya un icono de la moda por méritos propios. El mundo de la moda está de enhorabuena ya que últimamente no paran de lloverle proyectos, las revistas de papel satinado y los diseñadores de medio mundo se la rifan. Su antropometría y medidas perfectas, así como su sencillez y simpatía son sus mejores bazas; su naturalidad y su saber estar sobre la pasarela son su carta de presentación. En su última sesión de fotos para la firma “Borceguíes El Toledano” muestra su imagen más fresca y radiante luciendo un vestuario de vértigo, y no es para menos, una vez que ha superado su ruptura con el conocido empresario de la noche Pepote Millán-Astray y actual prometido de la vizcondesa Cuquitina Von Hitler. Preguntada por si ha vuelto a encontrar el amor nos confiesa que actualmente está tranquila, centrada en su carrera de modelo. Fuera de las pasarelas prefiere un estilo ecléctico marcado de tendencias y una combinación urbana, moderna y vintage y, aunque nos descubre que le gusta ponerse la ropa de marca de vez en cuando, en la vida diaria es mucho más natural que la imagen sofisticada que ha cautivado a los creativos publicitarios. Es una verdadera it-girl mediática, con una legión de seguidores de todos los sexos que siguen con fruición su vestuario, sus cambios de look, las marcas que lleva y todo lo que dice o tweetea. Le guste o no es un referente de moda para muchas jóvenes de su generación, es la chica a imitar, elegante, ordenada y metódica en el trabajo, nos confirma que trata de llevar esas cualidades a todos los aspectos de su vida personal, incluido su armario. Admira el duro trabajo de los cool hunters y de los avant garde del ethnic knit drapeado y el macramé, fuera de los focos suele tener claro lo que quiere ponerse pero, como todos, suele caer en algún capricho de vez en cuando, sobre todo con los complementos cómo nos cuenta cuando nos muestra orgullosa la enorme colección de bolsos que guarda como un tesoro en su espaciado guardarropa. La bella modelo no se puede resistir a enseñarnos su reciente adquisición en el Maison parisino que ella misma juzga como la joya de su corona: un extravagante clutch con forma de caracarenado de la última colección primavera-verano de Hermes Calabria Crocodile Red Baron Black Velvet Flag Bag con incrustaciones engarzadas gris marengo de Deswariovski, que nos comenta es perfecto para complementar cualquier outfit en una lujosa boda rociera.

Siglo XXI Desfiles Moda ImposturasAntes de despedirse envía un beso fuerte a los lectores de lpedeuda.wordpress.com y nos regala su sonrisa que tanto nos ha cautivado dentro y fuera de la pequeña pantalla y del photoshop del papel cuché. No hagamos esperar más a sus fans y quedémonos con un apasionante extracto de sus declaraciones más interesantes:

– “Yo sí tengo referentes de moda y el hecho de yo serlo para otras chicas me da como un no sé qué, porque digo yo, con lo que a mí me cuesta levantarme por la mañana y decir, ave maría purísima, que me pongo yo ahora, ¡que me pongo!, y abro el armario y veo lo que hay y pues yo pienso lo que todas las mujeres pensamos en ese momento: ¡Ahjj, que horror! ¡Si es que no tengo nada!”.

– “Para mí el peor momento profesionalmente que me ha pasado fue este pasado invierno en una sesión de fotos para la revista “El Casquete”; cuando me pusieron delante un corpiño estarchado del diseñador Pietro Aretino y me dije ¡¿eh?!, pero no digo que fuera incomodo, no, no, que era increíble, de verdad, como todos los diseños de Pietro, al que quiero mucho y mando un beso, sólo que dije, vale, te sientes muy mujer pero, ¿sabes?, no sé, no sabría explicarlo, es una sensación al final un poco rara”.

– “Para mí, como joven, día a día procuro usar prendas cómodas, aunque es verdad que me fuerzo cada vez más a mí misma diciéndome para mí misma, oye que fea estás hoy, tienes que arreglarte más, porque me gustan mucho las zapatillas deportivas como a toda la gente de mi edad, más que los tacones, ¡uf!, pero me tengo que poner unos botines para que, ¿sabes?, me dé rollo y todo eso, es un proceso de cambio de chip, no sé, no te hace falta ir bien para ir con tendencia, con un punto cool, ¿no?”.

– “Para mí, lo más importante que me enseñó mi madre (su madre está presente en toda la entrevista al fondo del boudoir) y lo que ha aprendido en estos años de profesión, es que el comodín que no puede faltar en todo armario que se precie son los vaqueros azules ultramar, siempre que sean buenos y de marca, a mi me pirran los Pitillo Fag Jeans Co., pero no rollo cowboy style sino más urban survival con rolled up y por supuesto sand blasting que no falte, combinan con cualquier camiseta, y con todo”.

– “Yo prefiero ir sola de compras porque para las cosas importantes de la vida, ¿sabes?, no es bueno tener muchos consejeros que te digan esto no te queda bien, mejor esto otro y tal, ¿no?, pero mi mejor acompañante es mi concuñada (se refiere a Visitación Cotorro, la joven actriz televisiva) ya que vamos a tiendas que nos podemos llevar varias cosas para mí y para ella también, aunque ¿eh?, ella usa la treintaiséis”.

– “Yo de vez en cuando, ¿sabes?, cuando paso por momentos de bajón, porque ser modelo es duro, sabes, me salva ir de compras, sí, aunque yo paso al final momentos de capricho que no puedo evitar, paso por delante de un escaparate y veo algo y, aunque no los necesite porque no lo necesito, no sé, hay algo dentro de mí que me dice ¡jó! “esos botines han de ser míos” o “ese bolso lo quiero ya”, y al final, claro, entro y me los compro porque no sé por qué, como te lo explicaría, es un poco obsesión, ¿no?”.

Para terminar nos quedaremos, a modo de resumen, con cuatro excelentes versos de Leopoldo María Panero:

Tú has llegado hoy al final del mundo / que es ahora algo así como una aldea fantasma / o un teatro macabro e inaprehensible / desnudo por completo de tu imagen.

Nel Cococha

Anuncios
comentarios
  1. Tightknickers dice:

    Mientras el mundo se derrumba, la televisiva Clarisima Francocondado nos saca de dudas: “en el día a día soy muy de pantalones rotos, jersey oversize y un penacho mal trenzado”. Sobre sus secretos de fondo de armario se decanta por “las prendas atemporales de grafenoplasma con efecto Hall” y “mucho básico como tenemos todas”, “una blazer fluido de josepiqué azul marino pantone 3165 y unos stilettos monocromos chupamelapunta en T”. Para los eventos se declara más clásica: “puedo recuperar un Duce&Caudillo funcional para los himeneos”. Con las compras también se muestra precisa: “si de casualidad si paso por un escaparate y me gusta algo y de pronto de repente digo que sí que voy a por ello pero no soy de las que me gusta lo que se lleva mucho no si me siento un poco como un borreguillo o si hago eso pero sí que reconozco que si se llevan las gafas de espejo ranging retrorreflector yo también me las pongo porque no me las voy a poner de aviador drospecialized generaloperatives aunque también lo he hecho”. Vale.

  2. Chalina dice:

    Y es que la ropa hace mucho. Se cuenta que en un rodaje de una conocida película de castañas bélicas que requería una gran cantidad de extras disfrazados de soldados y oficiales, desde cabos a generales, en el mismo momento de producirse la primera pausa para comer, los extras se fueron sentando en distintas mesas según fuese su falso rango militar asignado por la productora: soldados con soldados y oficiales con oficiales. Esto parece que es algo así como el experimento de la cárcel de Stanford pero sin complicaciones psicológicas.

  3. John Gayoliano dice:

    El librepensador plancha su guayabera de vivos colores y piensa en el excesivo fetichismo de la moda y en cómo la Revolución Cultural China impuso el traje de maoísta; pero finalmente sólo logra retener en su cabeza el pegadizo estribillo de “A bailar el Mao Mao” de Bombita “Capusotto” Rodríguez. Un seguidor de este artista argentino nos recuerda la inquietante anécdota de Séneca: “Se propuso una vez en el Senado que los esclavos se distinguieran de los libres por el vestido; inmediatamente se vio el peligro que amenazaba si nuestros esclavos empezaban a contarnos”. Pero un fan de Cecilio nos dice que el psiquiatra ultra-franquista Antonio Vallejo Nágera propuso en “Sinfonía retaguardista” (1938) una idea parecida, esto es, quería que todos los trabajadores españoles (o productores como se decía) vistiesen de uniforme; sin embargo, hasta las élites propias franquistas que tomaron el poder a partir de 1939 calaron muy pronto sus desvaríos y su propuesta fue ninguneada.

    • Trajeado dice:

      Eso de la vestimenta da resultado. En Japón durante los años previos a la II Guerra Mundial uniformaron a la población con el fin de militarizarla y embrutecerla dando buenos resultados.
      La vestimenta no es un asunto baladí, recuerdo que Buñuel se solía disfrazar de obrero y constataba que le vendían las cerillas más baratas y las chicas ni le miraban.
      Hoy en día, en plena revolución conservadora vuelve este tipo de imagen:

      De todas formas sería partidiario de uniformarnos todos los parias con el a´nimo de acojonar al poder, demostraría disciplina y que somos una mayoría abrumadora.

  4. Terelu dice:

    Os calláis que tiene un niño andaluz apadrinado y se desnudó en la campaña por Peta. Solo sabéis destruir. Sois patéticos.

no lo pienses más, escribe aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s