Emprendeitors

Publicado: 24 febrero, 2013 de RDF en Coyuntura, Pajas mentales
Etiquetas:, , , ,

Sensible a las necesidades del pueblo, nuestro sabio y siempre prudente gobierno vuelve a vender humo anunciando nuevas medidas de apoyo para los emprendedores.

Y es que el espíritu emprededor y su hermana la cultura del esfuerzo son hijos del mismo padre, El Tinglado. No es más que una visión alienante, individualista y competitiva de un trabajo, que según tus amos, te dignifica, y según dios, te ayuda si madrugas, entre otras coplas y refranes enemigos de lo humano. Por ello dicho espíritu es, a día de hoy, obligado seminario, curso o forum en cualquier universidad o escuela de futuros pringados.

EmprendeitorPero la cuestión es, ¿existen los emprendedores? ¿Alguién ha visto alguno? Los miedos de comunicación parece que si, ya que nos enseñan a diario un emprendedor que nos sirva de ejemplo y estímulo. No es tarea fácil amplificar algo que apenas existe, pero es la misma estrategia utilizada el día de la tontería de navidad, donde parece que le ha tocado a todo el mundo menos a ti, o cuando te hacen creer que todas las tías están buenas menos tu novia, o cuando nos muestran a un ciudadano del tercer mundo dando mil gracias porque pudo salir adelante con el leonino microcrédito del pérfido Yumus, del que quizá nos ocupemos en otro momento.

En definitiva, no es más que otra trampa para incautos, ya que no existe ni crédito, ni consumo, ni perras, pilares de nuestro sistema económico construido por dementes. Serás un lince en los negocios si fuiste compañero de clase de alguien a quien por alguna extraña razón vota la gente, y nada más, entonces se te abrirán las puertas del club de campo y entenderás el significado de la palabra forfait.

A día de hoy los únicos emprendedores son los que emprenden su huida al extranjero, en pos de ser explotados con la esperanza de una vida mejor.

Lagarde

Anuncios
comentarios
  1. Nocheviejo dice:

    Es interesante la historia del joven emprendedor Sr. Expósito, que está resumida aquí: https://lpedeuda.wordpress.com/2013/05/24/el-exito-crepuscular-de-la-reforma-laboral/comment-page-1/#comment-192

  2. Yo soy quien espía los juegos de los niños dice:

    Con seis millones de parados, no hay quien se atreva a prometer empleo. Ante tal estado de las cosas, nuestro castizo “búscate la vida” se entiende demasiado bien, así que el discurso dominante ha optado por imponer el neologismo “emprendimiento”, que es mucho más “cool”, dónde va a parar, y tiene una carga positiva vestida de azul, con su camisita y su canesú.
    No se puede negar que estos amables engaños ayudan a que el recién parado y también el pre-parado se lo tome mucho mejor (“Siempre nos quedará el emprendimiento”). Una vez agarrado al clavo ardiendo, si la cosa va bien puede florecer uno de esos “self-made-man”, versión cañí, que tantas tardes de gloria han dado desde siempre. Por el contrario, si va mal será que algo no ha hecho usted bien, Romerales. Elemental. Para la próxima se esmera usted más, o vuelva a casa de sus padres con el rabo entre las piernas, que no es tan JASP como se creía.
    Sin duda, esta segunda opción es la mayoritaria, y tampoco es raro que acabe como combustible para cocer el caldo de cultivo del descontento “La sociedad es la culpable”, marca registrada sin aditivos, causa última de tantas digestiones pesadas, así en los estómagos como en las cabezas.
    Capítulo aparte merece el emprendedor a la fuerza, otra especie ibérica en franca expansión. Despedido hoy de su trabajo, al que volverá mañana para hacer la misma tarea del día anterior, aunque esta vez por la mitad de sueldo más incentivos, incluyendo material fungible, coche y salud por cuenta propia. A cambio, según la contraetiqueta, usted podrá disfrutar de la sensación inigualable de ser jefe. Concretamente, su propio jefe. Más no se puede pedir.

  3. Kickboxer Emprendeitor dice:

    Estoy totalmente de acuerdo: los únicos emprendedores son los que emprenden su huida al extranjero. Permítanme la chasca, pero en España el gobierno y los empresarios tienen a los jóvenes, y no tan jóvenes, en prendedores, cuando no cogidos con alfileres. Creo que expresión “emprendedor” puede ser una copia mala de la francesa (e inglesa) “entrepreneur” a fin de evitar otros términos que han ido adquiriendo una connotación negativa por méritos propios y que ya pocos ven con simpatía como son “hombre de negocios”, “empresario” u otras con un sentido ambiguo como “autónomo” debido a los abusos en las contrataciones de los trabajadores; no obstante, estas palabras, a su vez, sustituyeron en su día a otras muy comunes, pero hoy denostadas, como “patrón”, “amo”, “propietario” o “productor”. Al final, ante la impotencia de transformar la realidad, todo se reduce a una mera cuestión de terminología.

no lo pienses más, escribe aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s