¿El chavismo está maduro?

Publicado: 11 marzo, 2013 de RDF en Coyuntura
Etiquetas:, , , , , ,

Ha muerto Chávez. No entraré en las causas de su muerte, aunque la reconocida inmoralidad de sus opositores y enemigos me haría creer casi en cualquier cosa.

Por decir algo positivo de su temprana muerte es que Hugo Chávez ya es un mito en medio mundo, digno de ser serigrafiado, al ser imposible ya una hipotética decadencia política (su hipotética, aunque improbable, futura derrota electoral contra el empleado Capriles, o de sus hipotéticas futuras cagadas). Para entendernos, si hubiera finado Zapatero a los tres días de su primera legislatura o Ramoncín en los 80 debido a complicaciones durante su rinoplastia, ahora serían leyenda.

Pero, ¿está el chavismo lo suficientemente asentado? Esperemos, aunque personalmente lo ignoro. Los movimientos basados en fuertes personalidades, pese a su probada efectividad, -aunque esto diga más bien poco de nuestra cultura política-, tienen en la ausencia del líder su principal talón de Aquiles. También desconozco si Maduro estará ídem, con la que se le viene encima, si será un presidente fuerte, suficientemente respaldado o si el ejército estará a a la altura. El tiempo lo dirá. Por ahora lo único que puedo decir de Nicolás Maduro es que tiene un turbador parecido con Cleveland Brown.

Pero dejémonos de bromas, los viejos currantes europedos nos jugamos en Latinoamérica más de lo que nos creemos, el triunfo de una forma de hacer política distinta del pensamiento hegemónico es fundamental para mantener un referente que nos haga sentir vivos, a la espera de un despertar en nuestras adormiladas y derrotadas conciencias.

  

Lagarde

Anuncios
comentarios
  1. Inmaduro dice:

    Tres inquietantes noticias desde Venezuela, más propias de monarquías bananeras como España, donde dependemos de como se levante la Virgen del Rocío para encontrar curro.
    – Aparece la cara de Chávez en el metro.
    – Asín como ya es primoderrivera en el Corté Inglés, ya es Navidad en Venezuela.
    – Se crea un viceministerio para la Suprema Felicidad.

  2. biba mi dueño dice:

    Pues por lo visto la cosa no estaba tan madura, no.

  3. Rátigan Glonfobú dice:

    La muerte de Hugo Chávez ha excitado a muchos “expertos” (especialmente los prisanos de la SER y El País, con Vargas Llosa y Moisés Naím a la cabeza, entre otros) que se han mostrado críticos, cuando no insultantes, con su legado aunque, eso sí, repitiendo continuamente los tópicos habituales: que si era un dictador, que si ha llevado al caos a su país, que si lo ha polarizado, que si lo ha cubanizado, que si las próximas elecciones van a ser un fraude, etc. pero pocos datos más allá de consignas prefabricadas.

    Veamos dos ejemplos recurrentes:
    –1º) En su columna “La muerte del caudillo” (El País, 10 de marzo de 2013) Vargas Llosa se refiere a Chávez afirmando que “las políticas del caudillo dejan empobrecido, fracturado y enconado, con la inflación, la criminalidad y la corrupción más altas del continente, un déficit fiscal que araña el 18% del PIB y las instituciones semidestruidas por el autoritarismo” o “en un sueño megalómano característico de los caudillos, el comandante difunto se proponía volver socialista y bolivariano a golpes de chequera (…) en los catorce años que Chávez gobernó Venezuela, el barril de petróleo multiplicó unas siete veces su valor (…) el pueblo venezolano parecía aceptar este fantástico despilfarro, contagiado por el optimismo de su caudillo”. La primera frase está bien (aunque creía que hablaba de la Rusia neoliberal post-comunista) pero no aporta ningún dato estadístico relevante lo que la esteriliza, mientras que la segunda frase denomina sin sonrojo como “despilfarro” a la utilización de los ingresos petroleros para construir infraestructuras y mitigar la pobreza de su pueblo en vez de usarlos para enriquecer a una pequeña elite de rentistas (algunos, seguro, amigos de Vargas Llosa) tal y como sucedía recurrentemente con los gobiernos anteriores; así, nuestro compatriota Nobel se lamenta por el contagio del pueblo por el optimismo de su caudillo, ¿por qué será, por qué será?
    –2º) Moisés Naím ya nos advirtió por escrito del Apocalipsis en la misma línea “Lo que Chávez hereda de Chávez” (El País, 13 de octubre de 2012): “el presidente Chávez comienza su nuevo periodo con una economía devastada por las políticas que él mismo ha implantado; los datos son aterradores: la inflación más alta del mundo, la tasa de cambio y las reservas internacionales del país en caída libre; unas importaciones que, si bien han aumentado casi cinco veces desde 2003, no logran paliar el desabastecimiento crónico”. Moisés Naím fue ministro de Comercio e Industria en el gobierno corrupto y antipatriota de Carlos Andrés Pérez cuando se produjo el “Caracazo”; actualmente trabaja, entre otros, para el “Fondo Carnegie para la Paz Internacional”, una organización privada para extender la hegemonía de EE.UU. en la política internacional.

    Compartiré algunas reflexiones, aunque vaya por delante que siempre es preferible aproximarse críticamente a Venezuela o cualquier otro país y que el estilo caribeño de chándal, improvisación, corruptelillas, bocones y de arrancarse por cantos regionales me irrita un poco, pero convendría ser más riguroso con la situación general actual y de partida.

    La PRIMERA REFLEXIÓN es una crítica a los epítetos gratuitos y propagandísticos con los que la gran mayoría de los medios se refieren a Chávez:
    –1º) Dictador. Pues bien, ninguna de las trece elecciones que ha ganado ha podido ser impugnada y eso que contaba con un gran nivel de observadores internacionales, algunos especialmente celosos de la “pureza de la fiesta de la democracia” y otros magos del humor provocadores (como Luis Herrero); es más, después del único referéndum que perdió, no hubo mágicos trucos ni forzamientos de la Ley para que ganara la opción chavista. Entre medias tenemos, por ejemplo, las elecciones en EE.UU. ganadas de forma dudosa por Bush con las famosas papeletas mariposa de Florida, los fraudes de las primaveras árabes o los golpes de Estado en el corazón de la vieja y acartonada Europa: Grecia, Italia, etc. A modo de Siniestro Total diría: ¿Quién es el dictador aquí?
    –2º) Golpista. Se ha repetido hasta la saciedad su liderazgo en el fallido golpe de estado contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez el 4 de febrero de 1992 pero no hay palabras sobre el Golpe de Estado que recibió su gobierno en abril de 2002 (tan celebrado por Aznar y nuestros infacundos tertulianos patrios). Resultado del tanteador: 1-1.
    –3º) Corrupto. Evidentemente fue corruptísimo, y no como nuestros políticos y demás próceres españoles, todo un ejemplo para los niños, o Carlos Andrés Pérez y otros amigos venezolanos de España, que fue un santo varón; el mismo Pérez, que fue el responsable de las medidas neoliberales impuestas por el Fondo Monetario Internacional a Venezuela que culminaron en crisis económica y social (por ejemplo, durante el Caracazo, anteriormente mencionado, que sólo en un día dejó seguramente más de 1.000 personas muertas a manos de la policía y los militares) por no hablar de sus conocidas condenas por corrupción, incluyendo malversación de fondos públicos y fraude a la nación que le mantuvo hasta su muerte en 2010 viviendo fugado, pero cómodamente, en un exclusivo barrio de Miami. Si es que donde estén nuestros corruptos que se quiten los otros.
    –4º) Populista. ¿Qué es eso de populista? Esta categoría sirve para un roto y un descosido; un populista sería aquel que apela a las bajas pasiones del pueblo para imponer su programa político, pero se obvia que si un político hace políticas favorables al pueblo es un populista y si hace políticas gregarias del FMI y favorables a la plutocracia entonces es un demócrata o un estadista (fundamentalismo de la democracia). De nuevo la cuestión de la terminología, quien la domina lleva ventaja. Pero esto es lo que hay detrás de las palabras: bienvenidos sean populistas como Correa y no estadistas como Rajoy.

    La SEGUNDA REFLEXIÓN es la importancia que probablemente tenga el legado de los gobiernos de Chávez:
    –1º) Como político que mira al pueblo y no tanto a las élites. Chávez se identificó con el pueblo machacado e intentó posteriormente que las elites económicas y financieras también aportasen al programa colectivo de transformación, y lo hizo sin complejos una vez tuvo el respaldo suficiente acojonándolos con aquello de “exprópiese” (entre 2000 y 2010 el Estado recaudó 250.000 millones de dólares en impuestos). Y la experiencia histórica de Venezuela parece respaldarle.
    –2º) Como pionero en darle la batalla al neoliberalismo que tanto dañó a América Latina. Aquí Chávez ha sido fundamental en mostrar su apoyo económico y militar a los diferentes países que han intentado salir del legado venenoso del neoliberalismo con su desigualdad, pobreza y su deuda externa y devolverles su moral soberana (junto con Lula se aprovechó de los nefastos gobiernos de Bush, que estaba más preocupado en hacerle la guerra a individuos particulares como Sadam Husein, Bin Ladin o Fu Manchú). Según las estadísticas del CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe, que no es una organización izquierdista que se diga) la desigualdad en América Latina se ha reducido de manera más fuerte en este último periodo de “populismo” que en las décadas anteriores de influencia neoliberal (mientras tanto, nosotros, desde que en Occidente “jubilamos” a De Gaulle en 1970, el último político estatista, aunque derechista, los políticos son meros comerciales de los intereses de las grandes corporaciones, multinacionales y la banca).
    –3º) Como aglutinador de masas en un movimiento menos excluyente que los izquierdismos europeos, demasiado solipsistas. Chávez metió en una coctelera varios aspectos de ideologías colectivistas mezclándolo de una forma extraña pero funcional en cuanto a la oposición contra la ideología antipopular del FMI y el llamado Consenso de Washington. Así, juntó socialismo, bolivarismo, anti-colonialismo, indigenismo, militarismo, nacionalismo, cristianismo, etc. en un mismo movimiento que sería del tipo “salvación nacional” o “emergencia nacional” en el que los detalles serían lo de menos, esto sería como en el fútbol: “lo importante es sumar”.
    –4º) Como partidario de las elecciones para llevar el programa político adelante. Chávez comprendió que el pueblo de Venezuela es más “democrático” que “golpista” por historia, quizá (aunque no sé mucho de esto; no como otras naciones como, por ejemplo, Bolivia) y usó las herramientas de la democracia partitocrática y electoral, incluso para ello sumó a las guerrillas residuales que que acabaron cediendo su actividad armada (de esto se habla poco, quizá si hubiera un Chávez en Colombia las FARC serían historia).
    –5º) Como impulsor de la unión de las naciones Latinoamericanas al margen de los mangoneos económicos y políticos de EE.UU. y el freno que esto supone a la amenaza de los golpes de estado en la zona (aunque se han dado últimamente golpes en Honduras y Paraguay). Ya nunca será lo mismo de antes, por muchos dólares estadounidenses que se canalicen a las oposiciones (desde 2002, EE.UU ha “invertido” 100 millones de dólares a los distintos grupos de oposición venezolanos, la gran mayoría en estas últimas elecciones) o por mucha crisis económica futura y aburbujamientos que se estén cocinando en América Latina.

    Una TERCERA REFLEXIÓN me llevaría a pensar que sí consiguió cosas, ya que puso muy nerviosos a los poderes económicos, financieros, políticos y mediáticos tradicionales, más que cualquier otro “líder” del ojete del mal, norcoreanos incluidos:
    –1º) Porque ha puesto de relieve que otras políticas son posibles en América y que, además, son probablemente más efectivas (o al menos, no tan dañinas) que el recetario neoliberal del FMI, Banco Mundial, etc. que ya se ha comprobado su fracaso (para los pueblos, no para los multimillonarios y especuladores) en múltiples ocasiones (México, Argentina, Indonesia, Rusia, Irlanda, Islandia, Grecia, etc.)
    –2º) Porque siempre ha tenido a gran parte de la prensa nacional e internacional en contra. Quitando a la Fox y otras cadenas humorísticas afines donde se podía afirmar cualquier cosa de Chávez, desde que estacionaba en doble fila hasta que desayunaba todos los días cocaína con carne humana, en general ha tenido mala prensa, aquí en España de las peores (recordemos cómo se aplaudió con la orejas el “por qué no te callas” que le dijera nuestro Borbón, que en vez de hacer el ridículo por el extranjero debería habérselo dicho a su yerno el ex-balonmanista para ahorrarnos todo este vodevil judicial). Por ejemplo, cuando el gobierno de Venezuela defiende a Cuba del bloqueo impuesto unilateralmente por EE.UU. que muchos países han estado siguiendo durante años o cuando intercambia con China créditos por petróleo o pacta con Irán los precios del petróleo o intercambia armas con Rusia (cuando es con nosotros no importa, claro), estas actividades si las hace un gobierno amigo diríamos que son alta política: que bien atrae inversiones chinas, que bien especula con los precios del petróleo, etc.
    –3º) Porque Venezuela encabeza sospechosamente todos los rankings negativos que elaboran instituciones internacionales “independientes”. Por ejemplo, las listas varias de los mejores países “para hacer negocios” (es decir, para pagar menos impuestos y contratar trabajadores con menos derechos laborales y sindicales); así, la última de Forbes dice sin tapujos: los mejores países “para hacer negocios” son paraísos fiscales (Hong Kong, Singapur, etc.), entre los latinoamericanos la encabeza Chile, México y Panamá, ¿y Venezuela? Pues el último, por debajo del Haití. También Transparencia internacional en su ranking de países según su índice de percepción de corrupción sitúa a Barbados como el primer país americano ¿y Venezuela? Pues el último, también de nuevo por detrás de Haití. Y así con todo, ¿alguien se cree que estos rankings no son más que arietes ideológicos de la plutocracia?

    La CUARTA Y ÚLTIMA REFLEXIÓN, se refiere a los datos, que hábilmente dejo para el final para no aburrir. Los datos de la evolución de Venezuela son interesantes, reflejan luces y sombras (éstas, sobre todo, en el terreno de la criminalidad, las cárceles, la inflación o la inversión en infraestructuras energéticas), pero si uno los analiza con detenimiento se aprecia más avance que retroceso en el periodo de Chávez (1999-2013), cosa de la que casi nunca hablan ni “expertos” ni todólogos por su marcado sesgo ideológico.
    Estás son, simplificadas, algunas de esas estadísticas (sacadas del CEPAL, el Banco Mundial y unas pocas del propio gobierno de la República Bolivariana de Venezuela o la ONU) que mueven a la reflexión desde una Europa en franca decadencia:

    — En Venezuela, la pobreza se redujo a casi la mitad, el porcentaje de personas en áreas urbanas y rurales por debajo del umbral de la pobreza bajó del 49% al 28% (del 44% al 31% en América Latina), en el caso de la pobreza severa o indigencia el porcentaje se redujo del 22% al 10% (del 19% al 12% en América Latina). Pero aquí, en España todavía damos lecciones de reducción de la pobreza, España va bien; según Cáritas (que es de las pocas instituciones que habla de la pobreza, término que ha desaparecido de la jerga económica) “el 22% de los hogares está por debajo del umbral de pobreza y la distancia que separa a ricos y pobres en España es más grande que nunca, siendo el país de la UE donde más se han incrementado las desigualdades desde el comienzo de la crisis” y según la propia UE, en España el 26% de la población está hoy en riesgo de pobreza o exclusión social.
    — El índice de GINI (que es un indicador de la desigualdad entre ricos y pobres de tal manera que un valor igual a 1 significa desigualdad absoluta y un valor de 0 igualdad absoluta) bajó del 0,50 (1999) al 0,39 (2010) siendo el menor de América Latina junto con Uruguay. En Europa los países con menor desigualdad entre ricos y pobres son Noruega, Islandia, Suecia y Eslovenia, mientras que los que tienen mayor desigualdad son Letonia, Bulgaria, España, Portugal y Grecia. En España el índice de GINI es del 0,34, el tercero más alto de la UE-27 y está aumentando (y con ello la desigualdad) constantemente desde que empezó la crisis (0,31 en 2007).
    — La esperanza de vida al nacer subió de los 72 a los 74 años (2011). La Tasa de mortalidad de menores de 5 años descendió del 21 al 15 por cada 1.000 (2011). Según la ONU Venezuela ha avanzado en los Objetivos de Desarrollo del Milenio mejorando la situación social valorarla por el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de las Naciones Unidas, sobre todo disminuyendo el Índice de Prevalencia de Subnutrición (IPS).
    — Las camas de hospital por cada 1.000 habitantes no son para tirar cohetes pero aumentaron del 0,8 al 1,1. Según datos oficiales, Venezuela invierte el 4% de su PIB en salud y entre 1998 y 2010 el número de médicos por cada 10.000 habitantes aumentó de 18 a 58; además, se implementó el programa de atención primaria Barrio Adentro (fruto del intercambio de 8.000 médicos cubanos) en el que se realizaron 500 millones de consultas. La disponibilidad de agua por tubería en las viviendas urbanas aumentó del 92% al 94%.
    — El gasto en Educación pasó del 4% del PIB a casi el 7%. Desde la guardería hasta la universidad la educación es gratuita (tres de cada cuatro niños acuden a la pública). Se adelantó la consecución de la meta de la UNESCO para erradicar el analfabetismo adulto (en 2005 bajó del 4%). La tasa de matriculación en primaria pasó del 87% al 93% y la tasa bruta de matrícula en el tercer nivel de enseñanza pasó del 38% al 78%.
    — Entre el año 2000 y 2010 el gasto social aumentó un 61%, según datos oficiales cerca de dos millones de personas han recibido pensiones de vejez, quintuplicando las cuatrocientas mil personas perceptoras de pensiones en 1998.
    — La población activa pasó de 9 millones a 12 millones de personas. La proporción de mujeres remuneradas en el sector no agrícola pasó del 39% al 42%. La tasa de desempleo bajó del 14% al 8% (mientras nosotros con el 27% de paro camino del caos pero, eso sí, criticando a terceros países por sus malas prácticas económicas).
    — El PIB de Venezuela se triplicó (aumentó un 38%), un 62% más en la década del 2000-2010 que en la anterior. Pasando de 100.000 millones de dólares a 300.000 millones (2012) o, según otras fuentes, de 128.000 millones de dólares a precios constantes de 2005 a 175.000 (2010).
    — El INB per cápita (anteriormente PIB per cápita) es decir, el ingreso nacional bruto convertido a dólares (mediante el método Atlas del Banco Mundial) dividido por la población a mitad de año, pasó de los 3.000 a los 12.000 dólares (2011).
    — La deuda pública sobre el PIB (el indicador macroeconómico que nos trae locos en Europa), bajó del 60% al 25% (2012), solo la de Paraguay y Chile es un poco más baja (Merkel, Rajoy aprenden contabilidad y en Europa por el camino del austericidio pronto no habrá ningún país importante por debajo del 100% de deuda pública/PIB).
    — La bolsa de Venezuela ha sido la mejor del mundo durante la crisis (aunque estos juegos de casino no nos deberían decir gran cosa, es habitual entre “expertos” valorar la salud de un país exclusivamente por sus índices bursátiles); así, la bolsa de Venezuela aumentó en el periodo 2007-2012 más de un 500%, especialmente el primer semestre de de 2012, con una subida acumulada del 113%.
    Etc.

    • Postizo dice:

      Los políticos y los medios socialdemócratas han sido en general más beligerantes con Chávez que la derecha más tradicional. Ello puede deberse a que necesitan una justificación más enérgica antes sus amos, las grandes compañías con intereses en Venezuela, de las que este tipo de gentuza suele ir en nómina. De todas formas creo que la crítica al “popilismo” ya tiene poco recorrido, pues la alternativa que nos ofrecen a ello es nuestro maravilloso sistema “neoliberal”, que hace aguas por todos sitios.

      Sólo apuntar al texto que quizá en Colombia no haya salido ningún Chávez precisamente por la existencia de las FARC, ahí dejo eso como reflexión.
      Otro apunte para la controversia: la “izquierda” latinoamericana se ha ganado a amplios sectores del ejército y de la iglesia, con sus evidentes consecuencias prácticas; aquí eso parece ciencia ficción.

no lo pienses más, escribe aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s