¿Qué leches es esto?

Publicado: 20 junio, 2013 de RDF en Pajas mentales
Etiquetas:, ,

Recientemente, algunos medios se hacían eco de una propuesta del PSUV en el parlamento venezolano para eliminar la publicidad de biberones con algunos argumentos que han suscitado la polémica. Los mass media, como siempre, han aprovechado la ocasión para tratar de ridiculizar al gobierno bolivariano a partir de medias verdades y malas artes.
Nuestra compañera Tornera Fresadora aporta unas reflexiones con relación al papel de la mujer en todo esto y su silenciada presencia en este tipo de polémicas.

Si de algo se vale el tinglado es de nuestra necesidad de “dependencia” a todos los niveles ….No creo que lo de la lactancia materna sea algo moderno…más bien todo lo contrario. El debate leche materna versus leche artificial me parece tan patético como el pensar que se es más madre por haber parido por la vagina o mediante una cesárea…es un despropósito, en serio. Entre los 50 y 60 comenzó a comercializarse el Pelargón en España, se les decía a las madres que los niños se quedaban con hambre porque su teta no era buena, quiero pensar que las madres se lo creían porque no creo que en los años de la posguerra estuvieran muy bien nutridas que digamos. Las pobres iban a comprar sus latas de leche llenas de “alimento” para sus bebés, leches que provocaban continuos vómitos porque eran difícilmente tolerables …a pesar de ello, los niños salían adelante, al igual que los que toda la vida fueron alimentados con leche de cabra, nodrizas, vecinas, burras, etc. El ser humano ha buscado siempre alternativas para conseguir su supervivencia… es un maldito gen que quiere sobrevivir y nos hace reproducirnos una y otra vez sin parar…cosillas que tiene el “ser vivo” y no” inerte”…como Aznar.

Da la puñetera casualidad de que en este país,todavía, las que parimos somos las mujeres…vivimos esclavizados, sometidos en todas nuestras facetas de la vida, pero yo prefiero ser esclava de mis tetas a serlo del dinero que le tenga que dar a Hero baby… es una mamiferoscuestión de autosuficiencia, de intentar no depender de nada ni de nadie, al menos en lo que se pueda…pero repito que da igual, es una opción personal de cada mujer y de su hijo. El niño que nace no debe nada , somos nosotros los que tenemos el deber de cuidarlos, de quererlos, de darles una infancia feliz y segura para que el día de mañana sean adultos honestos, capaces de hacer algo por este pequeño mundo en el que vivimos, ya los hayamos tenido por devoción, descuido, o incluso por amor. Es cuestión de “maneras de vivir”,los niños son fascinantes…capaces de darnos cada día una lección de amor, dignidad, incluso lucha… sólo hay que aprender a verlas y dejar de cargárnoslos con nuestras mentes cuadriculadas. No está tan mal ser madre…

Mi padre solía poner a parir a todos los curas y las monjas, ponerlos/as a parir literalmente digo. Ellos saben que los hijos atan, que cuando eres padre o madre estás “vendido”, y no es un anuncio de Nestlé, en serio…Sí, es desolador pensar que le parimos esclavos al capitalismo, mucho más desolador que pensar que eres mala madre por no amamantarlos correctamente..* ¿La solución? Rociar los campos del globo terráqueo con bromuro?, hacer una quedada en masa y casarnos todas con Dios Padre?… Todos los días intento tapar el sol con un dedo…pero en cuanto aparto la mano, siempre me vuelve a dar de lleno en toda la cara.

Tornera Fresadora

Anuncios
comentarios
  1. Marisa dice:

    Algún día hay que hablar sobre las noticias basura, en diarios y noticieros, es como poner ceros a la izquierda.
    Los niños al final serán fruto de los medios que dispongan y los tiempos que viven, sobre su lucidez (mayor cuanto más pequeños) me vienen mil situaciones a la memoria, siendo muy pequeña mi hermana soñó que había descuartizado a Jesús Hermida y lo había escondido en su armario, fué descubierta, perseguida en un campo de maiz por lo que yo libre e intencionalmente interpreté como la jauría democrática (por desgracia yo me politicé demasiado pronto) y rescatada por mi padre en el último instante.
    Esto demuestra que a pesar de la edad, existe el criterio, la sagacidad o simplemente el buen gusto y que por ejemplo no hay porqué bombardear a los chavales (ni a los mayores) con subproductos televisivos que embrutecen y nos hacen tener pesadillas.
    Lamentablemente nos encargamos de desmontarlos y domesticarlos poquito a poco.
    Marisa

  2. Postizo dice:

    Al principio me llamó la atención que el gobierno venezolano comprara este discurso, por aquello de la vanguardia y el socialismo, pero la verdad, recordando la campaña electoral en la que los candidatos perdieron muchas de sus energías en ver quien era menos maricón, pues no me extraña.

    Aquí lo fundamental es que no se deja a las mujeres en paz, para tomar las decisiones que les de la gana. Es el viejo mito machista de la mujer-niña irresponsable que rebrota con fuerza.

    Creo que existe una ofensiva naturalista contra las mujeres, o sea contra la humanidad, paralela a la reacción en otros ámbitos, como el económico, etc. Esto de la lactancia rebotó con fuerza en los años 80, años de revisionismo neocon, que se toma su revancha también con el movimiento feminista, y pretende esclavizar a las mujeres a través de la maternidad y “biologizarlas”, es decir, convertirlas en seres apegados a la tierra, más emocionales que racionales, con el fin de arrinconarlas en un mundo de ideas preconcebidas, ideas supuestamente basadas en “lo natural” pero que no son más que un producto de nuestra cultura, cultura patriarcal, por cierto. Estas ideas no eran nada nuevo, provenían del mundo viejuno, la novedad era que se apoyaban en el posmodernismo, que dice que para que algo resulte apoyado o defendido tiene que parecer transgresor. Actualmente este pensamiento ha calado en nuestras sociedad, sobre todo en entornos de la derecha tradicional: PP-Opus, en tertulias de Nieves Herrero, en el dominical de El País y también en algunas corrientes feministas, supongo dominantes ahora, también dentro del madurismo.

    Una ejemplo de esa ofensiva es como se ha asumido sin complejos el discurso “El aborto es un trauma para las mujeres”.

    El hecho de que yo tenga pito me impide ser madre, por ahora, pero no consentiré nunca que, aunque ya se me está pasando el arroz, nadie destruya mi instinto maternal, sea lo que sea eso, y si realmente existe. La idea de que la lactancia provoca un vínculo mayor o “especial” con el niño me parece aberrante, un insulto para quien no quiera o no pueda hacerlo, un insulto para los padres, también para seres generosos que eligen la adopción.

    A la par se inventan para las mujeres instrumentos de tortura, como el sacaleches, que se añade a otros insanos complementos como los tacones, el bolso colgado del antebrazo, etc. Depilación, potingues. Se aconsejan pañales de tela realmente prácticos, se aconseja el parto natural, que duele poco. ¿Pezones irritados? No sabes lo que te pierdes, tía.

    La presión social para ser madre es innegable, ahora se suma la presión por amamantar, que no es más que una opción de cada una, pero crea mucha confusión y dudas entre el personal, y lo más grave, muchas veces sentimiento de culpa, como se puede observar a diario en foroenfemenino.com. La obsesión por no ser una mala madre.

    Existe mucha hipocresía, son innumerables las cosas que son chungas, para los niños y para los adultos, empezando por nuestro hediondo estilo de vida, y no se desaconsejan con tanto furor uterino. Estas cosas se hacen por pura ideología, y encima, para colmo, les ahorramos gasto en la Seguridad Social. Cabrones. Más para la banca. Puede que la leche materna sea mejor que la de netsle, pero no vamos a hacer un mundo de eso. A lo largo de nuestra vida hacemos tantas putadas a nuestros hijos: primero les traemos al mundo, se los entregamos a mediaset y/o a los curas, y en la coyuntura actual, en la que debemos sacrificarnos por nuestros pequeños bastardos, les estamos sacrificando a ellos.

    Aunque las políticas hoy en día no favorecen la procreación, sino todo lo contrario, pues ya no se necesitán más obreros ni más carne de cañón, y la natalidad está bajo mínimos, la idealización de la maternidad está en máximos. No olvidemos que la maternidad es una opción de las mujeres desde hace sólo 50 años.
    Intentaré explicarme haciendo un poco de psicología de 20 duros: creo que el oficio de la maternidad es demasiado complejo, incluso para dos personas, y muchas madres, al verse superadas por una realidad que nada tiene de ideal, no suelen recibir parabienes, sino severas críticas, dada la posición en las que las ha dejado la sociedad. Estas madres no tienen ninguna salida para expresar su cabreo por ser explotadas y manipuladas a través de la idealización de “ser madres es lo más fetén”, entonces inconscientemente convierten ese desasosiego en vergüenza y culpabilidad.

    A menudo veo a Europa como un viejo que simplemente se va a dejar morir, sin descendencia. Igual los europeos hemos comprendido la futilidad de la vida, aunque no creo que por allí vayan los tiros. Lo del bromuro me lo puedo llegar a creer, ya hace años se intentó esterilizar a todos los heavys a través de los pantalones de pitillo.
    Nuestros pequeños bastardos nos harán muchas preguntas en el futuro, espero por nuestro bien que no nos salgan reprochones. Brindemos por los muchachos, futuro de nuestras no pensiones y agotados ancianos en los albores del siglo XXII.

no lo pienses más, escribe aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s