Portada del Nuevo Disco Marxista de Britney SpearsEs envidiable la vida de una niña cantora prodigio: zorrez, adicciones, marxismo… Porque sí, Britney Spears se ha vuelto marxista; lo confirman sus últimas declaraciones a la versión inglesa de “Puré Digital” (http://www.thedailymash.co.uk/news/arts-entertainment/80353-2013101480353): “mi último video defiende la teoría del valor-trabajo de Karl Marx como producto social e histórico y el carácter fetichista de la propia mercancía que, al margen de su valor de uso, no deja de ser un objeto endemoniado, rico en matices metafísicos y reticencias teológicas“. La sutil letra de su último single “Work Bitch” no deja lugar a dudas: “¿Quieres vivir de lujo? ¿Vivir en una gran mansión? ¿Fiesta en Francia? Es mejor que trabajes puta. Ahora ponte a trabajar puta. Trabajo, trabajo, trabajo”; es decir, según aclara la marchosa cantante de Misisipi: “la seducción por la mercancía refleja la relación social del trabajo que la contiene como objeto existente al margen de los productores, objetivada socialmente e inherente al producto del propio trabajo”.

Animado por estas declaraciones Justin Bieber ha escrito al comité central del CPC-PCC (Communist Party of Canada) para pedir su ingreso como militante de base. Con esto, ya no hace falta tirar tanto del incombustible Rosendo Mercado, porque las actuaciones musicales de la fiesta del PCE del próximo año prometen. Sin embargo, no hace falta sufrir el síndrome de auto-fermentación alcohólica, ni haber leído los relatos de Alcínoo, ni siquiera ser seguidor del joven Marx como copresidente del Club de la Taberna de Tréveris para ver la mojiganga. Pero no, no se animen todavía, no todo es sainete, los míticos Bob Dylan y Franco Battiato siguen siendo papaflautas.

En el hipermercado mundial de ídolos juveniles no hay lugar para los críticos o librepensadores. Las niñas prodigio manufacturadas en la fábrica Disney compiten tras la adolescencia por frívolas poses impostadas, tan inmaduramente sexualizadas como vacías de contenido. Ni siquiera si las farmacéuticas inventaran una gragea contra la estulticia y el tedio universal estas plastificadas divas dejarían de tener millones de seguidores. Pero si la cantidad de personas prescindibles en este mundo es directamente proporcional a su proximidad al foco mediático podríamos recordar el caso del futbolista (otra profesión fetiche) Ivan Ergić, el capitán del F.C. Basilea e internacional con la selección de Serbia, nacido en el mismo pueblo que Dražen Petrović y nacionalizado australiano.

IvanErgicMarxResulta que Ergić ingresó temporalmente en la Clínica Psiquiátrica Universitaria de Basilea por depresión en 2004, algo que fue tomado como anatema en el mundo futbolístico (aunque no sea para tanto, a finales del XIX el mismo Nietzsche era bien conocido de este tipo de clínicas en Basilea). Un año después, en el talk-show “Aeschbacher” de la televisión suiza SRF, el propio Kurt Aeschbacher le entrevistó. Ergić comentó que fue precisamente el fútbol profesional el causante de su depresión y que, para superarla, se refugió en la lectura. Cuando el presentador pensaba que se trataría de la Biblia comprobó que las lecturas que inspiraron a Ergić eran de Marx. “¿Karl Marx?”, preguntó sorprendido Aeschbacher; y Ergić, tras hacer una pausa continuó: “sí, claro hace ya ciento cincuenta años que Marx mostró las contradicciones del capitalismo y los males que el dinero provoca en el mundo, y en esto el fútbol no es una excepción. Marx escribió que el capitalismo destruiría la naturaleza humana y daría paso a la alienación absoluta y en eso tuvo razón”.

Ivan Ergić se retiró del fútbol el año pasado y colabora con las revistas “Politika” (la más antigua de serbia) o Tageswoche (suiza); en sus artículos no existe eso de “los partidos duran noventa minutos” o “si la pelota no quiere entrar no pasamos del empate a cero” sino que comenta ideas que se podían aplicar a esta entrada:  “la teoría crítica de la Escuela de Frankfurt percibe la cultura de masas como algo conformista, mercantil y creada por las élites, pero hay otras escuelas de pensamiento cuya investigación y análisis son más empíricos, y no tan vinculados al pesimismo cultural de Adorno, Horkheimer o Habermas, como los Estudios Culturales en el Reino Unido que llegan a similares conclusiones, encontrando que la llamada clase obrera no es sólo socialmente indolente o pasiva sino que está cegada por la industria de la cultura y sus medios de distribución, que fabrican una cultura de masas con su exceso de imágenes, de emoción, de hedonismo y de ilusión. Es la “industria de la conciencia” o lo que Gramsci llamó “hegemonía cultural”. La gente tiene hoy una gran capacidad de autoengaño ya que conscientemente niegan el concepto de dominación de clase, simulando vivir una vida digna, realzada por un sinnúmero de comodidades ofrecidas por la llamada cultura popular. La libertad se ha convertido en sinónimo de la capacidad de consumir. Es precisamente aquí que la narrativa de clase de Marx exige un addendum existencialista, una filosofía que avance en el principio de autenticidad, con el fin de completar nuestra comprensión del lugar que ocupa el ser humano en el mundo”.

Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliveira

Anuncios
comentarios
  1. Tupan dice:

    Pan y Fútbol. El Mundial Brasil 2014 ha tenido numerosas protestas a pesar de BOCHORNOSAS DECLARACIONES como estas:

    — Del mítico PELÉ: “Vamos a apoyar a la selección nacional, a olvidar la confusión que reina en Brasil; vamos a olvidar las protestas”.

    — De la presidenta de Brasil, DILMA ROUSSEFF: “tengo absoluta certeza de que el pueblo hará como siempre hizo, juntar a los amigos, a la familia, a la comunidad, ir a comprar una cervecita, encender el televisor y ver el Mundial animando a nuestra selección”.

    El Gobierno de Brasil dijo a sus habitantes que, tanto el Mundial de Brasil 2014 como los JJ.OO. de Rio de Janeiro 2016 no costarían dinero a los brasileños, pero ya se llevan gastados más de 10.000 millones de dólares de dinero público, al margen de haberse realizado el mayor despliegue policial y militar para un Mundial de fútbol. Además, el Gobierno prometió mejoras sociales y de infraestructuras públicas de las que no hay ni rastro, como por ejemplo, el tren de Alta Velocidad entre Río de Janeiro y Sao Paulo.

    El Mundial de Futbol es un gran negocio para la FIFA y las empresas multinacionales asociadas. Poco importa que el ministro de Deportes (Orlando Silva) o el Presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (Ricardo Teixeira) tengan una dimisión en diferido en forma de simulación por CORRUPCIÓN. Gran parte del dinero generado se quedará en los bolsillos de unos pocos mientras al resto del populacho les han reprimido las protestas, desplazado, les han subido los precios o les han sometido a una severa especulación inmobiliaria.

    El Gobierno de Brasil aprobó la Ley 12.350 de 20 de diciembre de 2010 (conocida como la “Ley del Mundial”) en el que el Estado brasilero CEDE PARTE DE SU SOBERANÍA Y DIGNIDAD a la FIFA, en contra de las propias Leyes, del Código de Defensa del Consumidor, de la dignidad de su pueblo, etc. Esta Ley, y otras similares, establecen exenciones fiscales a la FIFA y a las empresas que participan directa o indirectamente en el Mundial, les blinda los derechos de autor, anula la disposición brasileña que prohíbe la venta de bebidas alcohólicas en los estadios o permite los descuentos en las entradas a los ancianos y estudiantes de escuelas públicas o garantiza que el estado responda subsidiariamente a favor de la FIFA por los posibles daños por manifestaciones o incidentes de seguridad.

    Sólo tres ex-futbolistas de la selección brasileña se han mostrado críticos con el Mundial de Brasil 2014: ROMARIO, aunque debe de ser porque está metido en política ya que actualmente es Diputado federal del Partido Socialista Brasileiro, RIVALDO y RAÍ (hermano del mítico futbolista Sócrates) que han declarado que “es una vergüenza estar gastando tanto dinero para este Mundial y dejar los hospitales y escuelas en condiciones precarias; éstas necesitarían ser construidas mucho antes que los estadios; no necesitamos invertir tanto dinero para un evento que apenas dura un mes”.

    Ángel CAPPA, más conocido en Argentina por hacer el último futbol vistoso (en el Club Atlético Huracán), y en España por formar un rapsoda-tandem con Jorge Valdano, dice del fútbol actual: “Desde hace mucho tiempo el fútbol se lo han quitado a la gente y se lo han dado al negocio; el capitalismo se ha apoderado del fútbol y le ha impuesto sus valores; a la gente se la ha echado de los estadios con precios de entradas prohibitivos y con el pago en la televisión; ahora el fútbol, que nació en los barrios porque es el deporte más barato que existe, se ha convertido en un juego de elites”.

    • Todólogo dice:

      Los periodistas españoles apenas han prestado atención a las reivindicaciones de los brasileños que protestan. Para colmo, “La Marea” destapó que cuarenta periodistas habían sido invitados al Mundial de Brasil 2014 (incluyendo vuelo, camiseta, entrada y noches de hotel) por Iberdrola (empresa patrocinadora de la selección Federación Española de Fútbol) coincidiendo con las investigaciones de la Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia por manipulación fraudulenta de los precios de la electricidad por parte de esta multinacional. Parece que el lobby eléctrico ya no sólo compra voluntades políticas, sino también entre la opinión pública.

      Ya sabemos que la profesión de periodista está muy desprestigiada y mal pagada en España pero estas obscenas prácticas deberían ser censuradas. Según algunos medios, entre los agraciados se encuentran Melchor Miralles, Pepe Oneto, Pablo Sebastián, Antonio Pérez Henares, Fernando Jauregi, Antonio Casado, Luis del Olmo, Olga Viza, María Escario, Miguel Angel Rodríguez, Ignacio Rodríguez Burgos, José Manuel González Huesa, Manuel Alcántara, Chema Crespo, José Antonio Vera, Jose A. Pérez (éstos dos últimos pertenecen a un medio público) que repiten o siguen la estela de otros como Carlos Herrera, Angels Barceló, Pedro Ruiz, Jaime González o Edurne Uriarte (en la Eurocopa en Polonia y en partido Francia-España).

  2. Belieber dice:

    Dudo mucho que Justin Bieber se conformara con ser un militante de base del partido comunista canadiense, creo que su narcisismo de niño estrella se lo impediría.
    Los caprichos de las giras promocionales hicieron que Justin acabara visitando la casa de Ana Frank. A la salida, conmocionado, escribió en el libro de visitas: “Ana Frank habría sido una “belieber”.
    Por cierto, la existencia de 47 millones de belibers (se podría llenar España de ellos) nos debería hacer reflexionar sobre la democracia como quimera.

  3. Yo soy Atlético dice:

    Aunque es más complicado ser futbolista y homosexual, ser futbolista y comunista sigue siendo un tabú. Como ejemplo este artículo de hace unos día publicado por un periodista de El País opinando que no le parece nada bien que un futbolista del Aston Vila sea comunista:

    http://www.muchodeporte.com/blogs/5/Titular/83/el_comunista_de_la_premier

    • Tito Tato dice:

      La prensa deportiva casi siempre es la parte más reaccionaria del asunto, siempre dispuesta a utilizar el argumento ad hominem contra los deportistas profesionales más críticos. Recordaré el siguiente caso:

      Raymond Kopaszewski, francés de padres polacos, comenzó a trabajar en la mina de carbón de Nœux-les-Mines a los 14 años pero muy pronto, tras sufrir un accidente, le amputaron el dedo índice de su mano izquierda, por lo que empezó a dedicarse al futbol. Conocido futbolísticamente como “el Napoleón del fútbol” o simplemente “Kopa” fue Balón de Oro en 1958 ya como jugador del Real Madrid, con el que ganó tres Copas de Europa (1957, 1958 y 1959). Kopa escribió en vísperas de la fiesta nacional francesa de 1963 un artículo en “France Dimanche” titulado “LOS JUGADORES SON ESCLAVOS” en el que reclamaba más poder para sindicato de futbolistas-jugadores profesionales (que había fundado junto al franco-español y Bota de Oro del Mundial de Suecia de 1958 Just Fontaine y el franco-camerunés Eugène N’Jo Léa). En el mismo afirmaba que: “los futbolistas son unos esclavos, se pueden comprar y vender, incluso ser expatriados sin pedir su opinión”. Tras el escándalo inicial, finalmente fue condenado por la “Comisión jurídica de la Liga Nacional Francesa” a SEIS MESES DE SUSPENSIÓN por “dañar el prestigio de la profesión que ejerce” (además, posteriormente, nunca más fue convocado por la selección francesa, pese a que esta no atravesaba su mejor momento). L’Équipe (el diario francés de información deportiva más importante de Europa, y entonces dirigido por Jacques Goddet, rehabilitado tras su etapa de COLABORACIONISTA con el régimen de Pétain de la Francia de Vichy) escribió un Editorial al respecto: “los jugadores ganan bastante dinero gracias a la gran generosidad de los presidentes; son unos privilegiados y se equivocan al quejarse de los pequeños inconvenientes de su profesión”.

  4. Tito Tato dice:

    Quizá el episodio más triste del acriticismo futbolístico fue el del Mundial 78 en Argentina. Dos años antes del campeonato se produjo el golpe de Estado militar en Argentina y la aplicación de un propio “Decreto Noche y Niebla” nazi para el asesinato y la desaparición de opositores políticos por lo que organizaciones de derechos humanos europeas plantearon un boicot. Pero lo único que pasó fue que Videla condecoró a Havelange (el presidente de la FIFA) y a menos de un kilómetro del estadio que albergó la final (el Monumental del River Plate) en la sede de la Esma (Escuela de Mecánica de la Armada) epicentro del terrorismo de Estado, se seguía torturando y asesinando a los opositores argentinos.

    No hubo solidaridad del mundo del futbol con las víctimas, declaraciones de condena, etc. Nada. Sólo tres jugadores, por diversas razones, decidieron no acudir al Mundial: Carrascosa (Argentina), Cruyff (Holanda) y Ruben Svensson (Suecia) y sólo dos visitaron a las Madres de la Plaza de Mayo: Rijsbergen (Holanda) y un sueco sin identificar (y eso que en 1977 el siniestro capitán de la Marina Alfredo Astiz secuestró y asesinó a la adolescente argentino-sueca de 17 años Dagmar Hagelin). Parece ser que en el año 2008 algunas organizaciones de derechos humanos convocaron una marcha desde la sede de la Esma al estadio Monumental en el que tan sólo acudieron tres componentes del plantel argentino de 1978 (Luque, Houseman y Villa) y dos más lo apoyaron (Menotti y Ardiles).

    Ruud Krol, el capitán del combinado holandés en 1978, escribió una carta a su hija desde Argentina donde decía: “No te asustes si ves algunas fotos de la concentración con soldaditos de verde al lado nuestro. Estos son nuestros amigos, nos cuidan y nos protegen. Mamá me contó que los otros días lloraste mucho porque algunos amiguitos te dijeron cosas muy feas que pasaban en Argentina. Pero no es así. Es una mentirita infantil de ellos. Papá está muy bien. Aquí todo es tranquilidad y belleza. Esta no es la Copa del Mundo, sino la Copa de la Paz”. La Copa de la Paz… Evidentemente, la carta fue una bochornosa falsificación (de Enrique “El cabezón” Romero en “El Gráfico”) aunque ni aún así puso en peligro la participación de Holanda en el Mundial.

no lo pienses más, escribe aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s