Posts etiquetados ‘Amor’

Tal día como hoy, hace 75 años, ella se acercó a la orilla para adentrarse por última vez en el mar. Tenía 46 años y un avanzado cáncer de mama. La poeta argentina Alfonsina Storni había quedado impactada por el suicidio de Horacio Quiroga un año antes en el Hospital de Clínicas de Buenos Aires y decidió seguir su camino. Como muchas otras mujeres de su generación Alfonsina Storni no se resignó al papel pasivo atribuido a las mujeres y apoyó la causa feminista, el derecho al voto y a la plena ciudadanía de las mujeres. En 1926 escribió la arrebatada “Poemas de amor”; tres años después Virginia Woolf (1882-1941), que compartió destino final poco después en el río Ouse, publicó su ensayo “Una habitación propia“ para reivindicar las contribuciones literarias de las mujeres. Y es que en los años 30 vivieron mujeres notables: poetas como Dulce María Loynaz (1902-1997), filosofas como María Zambrano (1904-1991), Hannah Arendt (1906-1975) o Simone de Beauvoir (1908-1986), cineastas como Leni Riefenstahl (1902-2003) o Maya Deren (1917-1961), pintoras como Frida Kahlo (1907-1954) o Tamara de Lempicka (1898-1980), políticas como Clara Campoamor (1888-1972) o Alexandra Kollontái (1872-1952), activistas como Emma Goldman (1869–1940), antropólogas como Ruth Benedict (1887-1948) o Margaret Mead (1901-1978), científicas como Marie Curie (1867-1934), arquitectas como Julia Morgan (1872-1957), matemáticas como Amalie Noether (1882-1935), etc.

Sin embargo, en esa época, aunque ya había pasado tiempo desde la defensa ilustrada de la igualdad entre hombres y mujeres que supuso la “Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana” (1791) de Olympe de Gouges, aún persistía con fuerza la construcción “hombre-ciudadano, mujer-doméstica”. Sin ir más lejos, un año después del fallecimiento de Alfonsina Storni, el psiquiatra franquista Antonio Vallejo Nájera publicaba sin sonrojo las siguientes reflexiones sobre las mujeres: “su característica labilidad psíquica, la debilidad del equilibrio mental, la menor resistencia a las influencias ambientales, la inseguridad del control sobre la personalidad y la tendencia a la impulsividad (…) si la mujer es habitualmente de carácter apacible, dulce y bondadoso débese a los frenos que obran sobre ella; pero como el psiquismo femenino tiene muchos puntos de contacto con el infantil y animal, cuando desaparecen los frenos (…) despiértase el instinto de crueldad” (“Psiquismo del fanatismo marxista”. Revista Española de Medicina y Cirugía de guerra; Valladolid, mayo de 1939).

AlfonsinaStorni-PoemasdeamorPero en el sueño y la noche profunda de “Poemas de amor” de Alfonsina Storni el “psiquismo femenino” ni es infantil ni es animal:

He pasado la tarde soñándote. Levanto los ojos y miro las paredes que me rodean, como adormilada.  /  Los fijo en cualquier punto y vuelven a transcurrir las horas sin que me mueva.

Por fuera anda gente, suenan voces… Pero todo eso me parece distante, apartado de mí, como si ocurriera fuera del mundo que habito.

Pienso si lo que estoy viviendo no es un sueño.   Pienso si no me despertaré dentro de un instante.   Pienso si no seré arrojada a la vida como antes de quererte.  Pienso si no me obligarás a vagar de nuevo, de alma en alma, sin encontrarte.

Las feministas siempre ponen muy alterado al personal, con frecuencia se las llama locas, exaltadas, feas, lesbianas o simples defensoras del antónimo del machismo para eludir discutir sobre el conjunto de propuestas que conforman los feminismos (como los llamados “feminismo de la diferencia” y “feminismo de la igualdad”, “cultural” e “ilustrado”, “radical” y “liberal”, etc.). Este último mes se ha visto en España cierto nerviosismo cuando tres mujeres jóvenes activistas de Femen irrumpieron en el Congreso de los Diputados a pecho descubierto gritando “el aborto es sagrado”. Pechos, feminismo y sororidad es una combinación explosiva para los reaccionarios y meapilas, aunque es atractivo para otros por su fotogenia mediática. Evidentemente los medios de comunicación prefieren poner el foco en una feminista que enseñe las tetas antes que en otras con más discurso como Celia Amorós o Amelia Valcárcel, ya que no suelen mostrarse demasiado interesados en encontrar la racionalidad del propio discurso feminista que evite, por ejemplo, que los derechos de las mujeres queden meramente esencializados o que, cuando las mujeres demanden sus derechos o identidades, no se les acuse simplemente de querer ser hombres.

Anne Sexton

713avo Amor: Limosna para morir

Publicado: 9 febrero, 2013 de Tristramshander en Música, Videos
Etiquetas:, ,

Los 713avo Amor, ruido y poesía, como en sus canciones, fueron desmembrándose pasando a ser Después de Nunca y finalmente Corsal Desastre con Carlos en solitario; merece la pena que los más técnicos o los que gusten de críticas perspicaces hagan alguna búsqueda en internet en lugar de perder el tiempo con cualquier tontería. Yo me aficioné a ellos escuchándolos cuando salía con mi perro a pasear y me metía en el “Calambre” a beber cervezas, el bar lo regentaba un grupo de alternativos de la zona. Aprovecho para agradecerle a mi perro (como todos sabemos el 90% de los perros son de ideología conservadora) su infinita paciencia conmigo aquel verano. Años después salimos Jackie y yo a pasear al perro y nos acercamos al campo de fútbol a ver el ambiente, esa noche tocaba Bob Dylan, el día anterior habíamos logrado traer al Corsal y llenar con bastante esfuerzo el garito. Charlábamos animadamente con unos colegas del backstage cuando vimos a los seguratas llevarse a uno de los chavales del calambre a porrazos con una brecha en la cabeza, había intentado colarse. Se equivocó de concierto.

Otros “malditos” recomendables: Demonios tus Ojos/Mar Otra vez, Corcobado (antes de imitar a Raphael), Virgenes adolescentes, Nacho Laguna, Mate Almendral.

Marisa