Posts etiquetados ‘Comicios’

DE PEPEROSOCIATAS

Parece que en las próximas elecciones al “Parlamento Europeo” del 25 de mayo no va a votar ni el Tato aunque los partidos de extrema izquierda y de extrema derecha probablemente van a ampliar sus votos y escaños; sin embargo, los partidos de extremo centro no tienen nada que temer ya que la coalición pro-austericidio (recomendada por nueve de cada diez plutócratas europeos austerófilos) que, como sabemos, está conformada por el Partido Popular Europeo (PPE) y el Partido Socialista Europeo (PSE) se hará nuevamente con el control mayoritario de la Eurocámara. Éstos podrán legitimar la Presidencia de nuestra querida Institución neoliberal llamada “Comisión Europea” eligiendo entre dos candidatos previamente perfilados: el neoliberal-derechista luxemburgués del PPE Jean-Claude Juncker (1954) o el neoliberal-sociata alemán del PSE Martin Schulz (1955).

BLOGJunckerSchulzPeperosociatasRecientemente la pareja Juncker y Schulz han escenificado una farsa de debate televisado en France24 previo a las elecciones europeas. Ésta resultó bastante esclarecedora para los cuatro gatos que lo siguieron en directo: prioridad absoluta a la economía y las finanzas y coincidencia en casi todo. Por ejemplo, Juncker y Schulz se oponen a los “eurobonos” y a las “euroletras”, Juncker y Schulz consideran que la disciplina fiscal es “necesaria e inevitable”, Juncker y Schulz no aceptan una relajación en la “consolidación fiscal”, Juncker y Schulz condenan el crecimiento basado en el “déficit” y las “deudas cada vez más altas”, Juncker y Schulz proponen combinar el “ajuste fiscal” con “inversiones selectivas”, Juncker y Schulz consideran que si Francia implementa reformas estructurales “valientes y ambiciosas” obtendrá el apoyo de la Comisión, Juncker y Schulz coinciden en que la salida del euro no sería ninguna solución “para crear empleo”, etc. “Agradezco que Martin se adhiera ampliamente a mis ideas” dijo un sonriente Juncker, “si Jean Claude me copia y me da la razón me parece excelente” apostilló Schulz. Euro-pantomima.

DE SOCIATAS

El nuevo primer ministro francés, Manuel Valls del Partido Socialista (PS), ha asumido pronto el guante de las reformas estructurales “valientes y ambiciosas”. Sin embargo, al mismo tiempo que Valls anunciaba la reducción del gasto público y la congelación de los sueldos de funcionarios, las pensiones y las prestaciones sociales con la misma justificación moralista que ya escuchamos antes en Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y España (esto es: “no podemos vivir por encima de nuestras posibilidades“), la penosa cabeza de lista española al Parlamento Europeo del Partido Socialista (PSOE), Elena Valenciano, dijo en París que los electores europeos tendrán que elegir en estas cruciales elecciones entre dos modelos distintos: el del “neoliberalismo” del Partido Popular Europeo (PPE) y el de “las políticas de progreso” del Partido Socialista Europeo (PSE) ya que los sociatistas representan una Europa “más unida y fuerte, más social, atenta con los desfavorecidos, que defiende el modelo social y el interés de las personas por encima de los mercados, con el empleo como prioridad y que rompa la tiranía de la austeridad”). Demoledor.

Una semana antes, el también valor en alza de “las políticas de progreso”, Juan Moscoso del Prado, profesor universitario y consultor financiero, hijo del exministro y ex fiscal del Tribunal Supremo de España (Javier Moscoso), diputado por Navarra en el Congreso de los Diputados desde hace diez años, secretario para la Unión Europea de la ejecutiva de Pérez Rubalcaba (el sociata favorito de las élites económicas y financieras), ponente del lamentable Tratado de Lisboa y futurible cargo en un gobierno PPOE, presentó su apasionante libro titulado “Ser hoy de izquierdas. Por una izquierda moderna y ejemplar” coescrito con el tonyblairista Matt Browne (el mismo que dijo aquello de “en los países desarrollados los progresistas nos enfrentamos a un reto de coalición”). Moscoso del Prado es un socialista ejemplar tal y como se refleja en sus declaraciones, de la que se ofrece una selección de extractos: “Las clases sociales han desaparecido y los ciudadanos ya no se definen por su situación en el mundo del trabajo, se definen por muchos otros factores, sobre todo por su capacidad de consumo, que se ha convertido en elemento identificador e igualador; la izquierda debe olvidar el discurso de clases y potenciar el discurso de la ideología para, a partir de ahí, buscar grandes alianzas con otros sectores y captar apoyos en función de intereses y particularidades ideológicas; hay que hacer más micro-política”. Prosigue el moderno izquierdista del Prado: “La izquierda se vio desbordada por la crisis económica, nadie alertó de los riesgos, fue un tremendo error colectivo. De este modo, el 15-M se podía haber convertido en un partido antisistema o algo peor. Por suerte, la ciudadanía ha optado por defender sus ideas desde los partidos y las instituciones”. Para cerrar: música de violín.

DE PEPEROS

La derecha española (PP) es menos cínica que sus colegas sociatas con los recortes y las políticas austericidas (de los y las austerófilas que van a calzón quitado: que si ajustes, que si sacrificios, que si competitividad, que si sostenibilidad, que si desindexación, que si movilidad exterior, que si reformas estructurales, etc.), las aplica con disciplina y se limita posteriormente a falsear la realidad tratando de ocultar los efectos deletéreos y los estragos sociales que producen dichas políticas (que si la desigualdad no aumenta, que si el poder adquisitivo de las pensiones no desciende, que si los salarios no disminuyen, que si la crisis se ha acabado, etc.). No obstante, entre tantas mentiras, se cuenta en los propios mentideros parlamentarios que una vez, y sin que sirviera de precedente, el Ministro de Hacienda y Administraciones públicas, Cristobal Montoro, el estilete de las añagazas, dijo la verdad: fue a finales de diciembre de 2012 cuando, tras servirle un camarero del Congreso un café con leche algo cortado, dijo: “esta leche no esta buena” (a lo que Dolores de Cospedal respondió: “y mañana es Navidad”).

Sin embargo, Montoro hace unos días nos ha regalado la mentira más indecente y dolorosa de la temporada. El último informe de Cáritas Europa sobre la pobreza (con estadísticas oficiales de Eurostat y datos propios de atenciones directas) señalaba que España es el segundo país de la Unión Europea con más pobreza infantil detrás de Rumanía, datos que fueron contestados con prontitud por el ministro de Hacienda negando que se correspondieran con la realidad española porque Cáritas mezclaba conceptos pérfidamente y se basaba en “mediciones estadísticas” (Montoro es catedrático de Hacienda Pública y sabe que los informes de este tipo sin estadísticas no son más que panfletos ideológicos), por lo que recomendaba a Cáritas que no provocase debates en ese sentido. Poco después vino otro revés para el ministro: Save the Children señalaba que España es el segundo país europeo que menos reduce su pobreza infantil a través de las ayudas sociales públicas.

BLOGNegacionPobrezaEsta última mentira de Montoro, al ser tan burda, apenas ha podido ser amplificada y justificada en los medios de comunicación más afines al gobierno y a los recortes; salvando el incombustible director del periódico “Larazon”, Francisco Marhuenda, que nos aclaró que el informe de Cáritas Europa, en el fondo, es una “parida” y que “en todos sitios hay pobres, lo que es inevitable”, y algunos otros colaboradores reunidos en la web neoliberal libremercado.com. Así, según se puede ver en la imagen, junto con las apasionantes noticias “Letizia repite conjunto para dar la bienvenida al buen tiempo” y una foto poco agraciada de Mickey Rooney, aparece el artículo del neoliberal Diego Sánchez de la CruzLas trampas del informe de Cáritas sobre la pobreza”, del ultraderechista-liberal Manuel LlamasHay pobreza y pobreza” (ambos negando la legitimidad del indicador de “pobreza relativa”, para ellos pobreza debe de ser vivir en cualquier país con menos de dos dólares diarios) y el clásico comentario adanista del economista distópico Carlos Rodríguez Braun sobre el artículo de El Mundo titulado “Las ayudas no consiguen atajar la pobreza infantil” en el que nos ofrecía la clave del asunto: “los pobres, y todos, no necesitan más ayudas, sino menos obstáculos” (es decir, en la realidad mental delirante de los neoliberales, todas las personas parten mágicamente con las mismas oportunidades y los efectos de la pobreza se deben exclusivamente a carencias en la iniciativa personal).

Jean Claude Martin

Anuncios

Noruega es un país espectacular, no cabe duda, y aunque está lejos y no somos Roald Amundsen seguro que algún día visitaremos juntos el fiordo de la Luz, el glaciar de Jostedalsbreen, la cascada de Tvindefossen, la carretera de Lysebotn, la ascensión a Preikestolen, la playa de Bleik, el pueblo de Gudvangen o la iglesia de madera de Kaupanger. Sin embargo, ahora nos ocuparemos de un asunto más prosaico y coyuntural: sus tediosas elecciones.
Las últimas elecciones al Parlamento de Noruega (Storting) dejaron una nueva victoria del Partido Laborista (Arbeiderpartiet) que obtuvo 55 escaños (aunque desciende 9 diputados) frente al Partido Conservador (Høyre) que consiguió 48 (y aumenta 18 diputados). De este modo, el Partido Laborista de Noruega ha ganado todas y cada una de las 22 elecciones generales desde 1927. Sin embargo, la coalición de derechas ha alcanzado 96 de los 169 asientos del Storting, frente a los 72 diputados de la coalición coli-verde que ostentaba el poder desde 2005 con el fallido pseudo-taxista Jens Stoltenberg a la cabeza. No hay que ser Niels Abel para ver que la conservadora Erna Solberg será la nueva presidenta de Noruega apoyada por los 29 diputados del derechista y xenófobo Partido del Progreso (Fremskrittspartiet) para así poder ensayar algunas de las recetas neoliberales que tanto gustan ahora a sus homónimos finlandeses (con el ultraderechista partido Perussuomalaiset, más conocido por su vanidoso sobrenombre  “Los verdaderos finlandeses”, aunque no sé que pensarán de un pueblo transnacional como el Sami, si son verdaderos o falsos finlandeses) y suecos (en Suecia la plutocracia lleva años financiando think tanks neoliberales, como Timbro, para minimizar el modelo escandinavo del estado de bienestar, obteniendo “éxitos” como los violentos disturbios en los nuevos barrios depauperados de Estocolmo el pasado mes de mayo).
Noruega Norge Norway KittelsenEstas son las primeras elecciones generales desde los atentados de julio de 2011 en Oslo y en la Isla de Utøya que ejecutó el fanatizado ultraderechista y antiguo militante del Fremskrittspartiet Anders Breivik con un macabro saldo de 77 muertos, la gran mayoría adolescentes, y por los que fue finalmente condenado a 21 años de cárcel. Los resultados saltan a la vista: sea cual sea la orientación del atentado, el populacho tenderá a la derecha y más en un país donde su policía no lleva (todavía) pistola (el falso dilema entre seguridad y libertad). El impacto de este atentado dejó a los noruegos descolocados, la mayoría culpó en un primer momento sin dudar a los islamistas y cuando descubrieron que fue un inmaculado y ligeramente afeminado joven producto de su sociedad trataron de engañarse afirmando que se trataba de un loco solitario. Sin embargo, este escapismo fue minimizado en la campaña electoral, más centrada precisamente en la obsesión de Breivik: la inmigración.
Y es que la crisis económica en Europa ha llevado a muchos europeos a buscar el Shangri-La económico en Noruega, facilitado por pertenecer éste al área de Schengen (el primer intento de crear un “mercado laboral” europeo junto a la nefasta Directiva Bolkestein) lo que ha estimulado el carácter xenófobo del noruego tradicional y profundo, el genuino heredero de Vidkun Quisling o el Nobel Knut Hamsun (ambos también escudriñados para encontrar deterioros en sus facultades mentales) y los miles de colaboracionistas anónimos en la ocupación de Noruega por la Alemania Nazi (1940-45). El miedo por la inmigración (pobre y económica) y el carácter xenófobo de las sociedades de tradición campesina y luterana han contribuido a decantar otro giro a la derecha.

La cara menos amable y más oscura de Noruega (y, todo hay que decirlo, las consecuencias morfinómanas del exceso de estatalismo) han sido detectadas regularmente por algunos de sus compatriotas. Y es que ya no se abren las ventanas y nos ameniza siempre Morgenstemning de Edvard Grieg (y no nos referimos precisamente al ruido de las motocicletas en la infame “Gran guerra de los bikers escandinavos”). Especialmente, recordamos a dos de ellos nacidos en la década de los años 20. Ambos son escritores en bokmål, que es el estándar noruego, y en su día fueron acusados de inmorales, obscenos y blasfemos: Bjørneboe y Askildsen.

Noruega Norge Norway BjørneboeEl primero es Jens Bjørneboe, nacido en Kristiansand, la quinta ciudad más poblada de Noruega tras Oslo, Bergen, Trondheim y Stavanger, en 1920. Tras anunciarlo públicamente en un programa de televisión, se suicidó por ahorcamiento el mismo día que hallaron colgada en su celda a Ulrike Meinhof (el 9 de mayo de 1976); el autor padecía largas temporadas de dipsomanía, soledad y depresión. Profesor de colegio en Oslo, fue ensayista, novelista, poeta y, aunque no es obviamente Henrik Ibsen,  también dramaturgo.

Autor de la trilogía “Bestialitetens historie” (“Historia del bestialismo”) fue muy crítico con la sociedad occidental y, en especial, con la noruega, cada vez desde un punto de vista más radical, quizá más nihilista que anarquista. Hoy sigue siendo un autor controvertido en Noruega y prácticamente desconocido fuera de ella.

Jens Bjørneboe escribió el poema “Dødssangen” (La canción de la muerte): Når dagen er kommet, og timen er kommet  /  Og du skal bli stilt-opp mot muren og blø  /  Og de som holdt av deg  /  For lengst er gått fra deg  /  Da skal du få se: Det er ensomt å dø.  /  For dagen den kommer, og timen den kommer  /  Og sanden du står på, den farver du rød.  /  Og når de skal ta deg,  /  Da husk hva jeg sa deg:  /  Å bror, det er merkelig ensomt å dø.

Cuando llegue el día y llegue la hora  /  Y te pongan contra el muro para sangrar  /  Y aquellos que te querían  /  Te hayan abandonado hace mucho  /  Entonces verás que solitaria es la muerte.  /  Pues el día llegará y la hora llegará  /  Y la arena que estás pisando enrojecerá  /  Y cuando te alcancen,  /  Recuerda entonces lo que te dije:  /  Oh, hermano, que extrañamente solitaria es la muerte.

Noruega Norge Norway AskildsenEl segundo es Kjell Askildsen, nacido a 40 kilómetros de Kristiansand, en el pueblo de Mandal, en 1929, y es más conocido que el anterior quizá porque es uno de los mejores escritores de relatos (cortos). El autor de la inquietante “Últimas notas de Thomas F. para la humanidad” vive en las afueras de Oslo y es vecino de los Jostein Gaarder. Traductor de inglés y ocasional de alemán (“Esch o la anarquía” de Hermann Broch), sus personajes parece como si salieran directamente de los cuadros de Edvard Munch (o mejor de otro Edward, Hopper) ya que son, o están, aburridos, anómicos, antifamiliares, apáticos, aturdidos, cansados, decepcionados, derrotados, desamparados, desasosegados, desencantados, doloridos, dubitativos, existenciales, fatalistas, fríos, frustrados, indecisos, insociables, lacónicos, marchitados, misántropos, náufragos, pequeñoburgueses, perdidos, recluidos, silenciosos, solitarios, sombríos, taciturnos, viejos, etc.

Kjell Askildsen escribió estas líneas en su relato “La aglomeración”: “Hace tres o cuatro años vi algo extraño, y fue lo último asombroso que he visto, aunque, como ya he dicho, no soy indiferente a las actividades más cotidianas, por ejemplo, personas que se pelean, se pegan y golpean, o personas que se desploman sobre la acera y permanecen allí porque están demasiado borrachas o enfermas para llegar a su casa, si es que la tienen; muchos de ellos no la tienen, supongo, no hay casas suficientes en este mundo. (…/…) El mundo está lleno de insensatez y confusión, la falta de libertad tiene profundas raíces, la esperanza de igualdad está disminuyendo, la fuerza superior es demasiado grande, eso parece. Tenemos que estar contentos con lo bien que vivimos, dice la gente, y la mayoría vive peor. Y luego toman pastillas contra el insomnio. O contra la depresión. O contra la vida. ¿Cuándo llegará una nueva estirpe que entienda el significado de la palabra igualdad, una estirpe de jardineros e ingenieros forestales que talen los grandes árboles que dan sombra a todos los pequeños, y que quiten los bordes del árbol de la ciencia?”.