Posts etiquetados ‘Dios’

El Sr. Swammerdan ha enviado el articulo “God, sex and the homunculus”, texto, que por su interés, reproducimos a continuación.

→ Las involuciones ideológicas son más frecuentes en tiempos de crisis; de este modo, han coincidido en España dos inquietantes asuntos relacionados: el primero, la aparición del libro juvenil de éxito de la periodista italiana papaflauta Costanza Miriano titulado “Cásate y sé sumisa” y, el segundo y más grave, la aprobación del anteproyecto de Ley orgánica “para la protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada” (también llamada Ley del aborto o Ley Gallardón). En ambos casos parece que regresa la vieja atribución del rol verdadero de las mujeres como esposas y madres, esto es, la idealización tradicional del matrimonio y la maternidad, idea que ahora vuelve quizá por la incapacidad de este sistema para ofrecer un trabajo escaso y precario tanto a los hombres como a las mujeres (la tasa de paro es del 26%) por lo que, de esta manera, se trataría de desincentivar el acceso dF1DLPEDAbortoDraculae las mujeres al llamado “mercado laboral”.

No obstante, hoy no hablaremos de “Cásate y sé sumisa” ni de sus curiosas y posmodernas frases como “haber roto ese lazo entre hacer el amor y dar la vida ha convertido el sexo en algo triste y cobarde” o “la mujer está perdida cuando se olvida de quién es: principalmente esposa y madre” sino que hablaremos del nuevo proyecto de Ley del aborto, para ello comenzaremos con otra reaccionaria frase del mismo libro: “Mujer, cuando tu marido Gallardón te dice algo, lo debes escuchar como si fuera Dios el que te habla“.

1) EL ABORTO DE GALLARDÓN

La Ley del aborto del ministro Gallardón es tan retrógrada que incluso ha puesto en una situación embarazosa a algunos de sus correligionarios del Partido Popular. Esta Ley del aborto pretende pasar de la legalización a la despenalización en algunos restrictivos supuestos, eliminando el de malformación y obligando a las mujeres que quieren abortar a un penoso via crucis por los servicios sociales y sanitarios, incluido periodos de reflexión; de este modo, pasaríamos de una ley de plazos a una ley de supuestos. La vigente Ley del aborto española (Ley de Salud Sexual y Reproductiva de 2010) permite la libre decisión de las mujeres para proseguir o no su embarazo durante las primeras 14 semanas y es similar a la de la mayoría de países de la UE-28; sin embargo, la Ley de Gallardón arrebata la decisión de ser madres a las mujeres, les impone la obligación de ser madres independientemente de cuál sea su voluntad y sus condiciones de vida, equipara los derechos constitucionales de un feto a los de un bebé e (incongruentemente) desvía la responsabilidad penal al personal sanitario por realizar interrupciones del embarazo.

Esta nueva Ley trata a las mujeres como menores de edad considerándolas incapaces de responsabilizarse de sus actos y de tomar sus propias decisiones, ya que la decisión de abortar queda exclusivamente a cargo de dos médicos o de un comité clínico en el caso en el que existan malformaciones graves o incompatibles con la vida. Esta Ley impide a las mujeres el ejercicio de su libertad, ya sea libertad positiva (libre desarrollo de la personalidad, creencias, control sobre las propias decisiones, etc.) o negativa (el derecho a la propia intimidad o la ausencia de coacción del estado). Además, rescata los universos simbólicos diferenciados para los hombres (paternidad) y las mujeres (maternidad) puesto que permite al hombre que deja embarazada a la mujer tomar las de Villadiego sin asumir ninguna responsabilidad porque se vuelve a asegurar por Ley que sólo las mujeres han de renunciar a todos sus proyectos vitales para desarrollar un embarazo no deseado o no planificado.

F2DLPEDAbortoGallardonLa nueva Ley del aborto ha sido providamente promovida por el ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón, del que su propio padre (José María, también político de extremo centro) dijera aquello de “este sí que es de derechas”. Gallardón, el mismo que como Presidente de la Comunidad de Madrid repartía pirulas del día después cual bacaladero en el Pachá de Ibiza,  adelanta así por la derecha a su colega ministro del Interior, el opusiano Jorge Fernández Díaz que dijo en mayo que “el aborto tiene algo que ver con ETA pero no demasiado” (aunque posteriormente  matizase que no pretendía establecer una comparación entre las mujeres que deciden abortar y los etarras y bla bla). Además, Gallardón, el ministro nacufo del Partido YO-ARG, ha puesto a parir a las mujeres españolas afirmando que “la libertad de la maternidad es la que hace a las mujeres auténticamente mujeres (peor que el clásico tautológico de Aznar de “a mí me gusta que la mujer sea mujer”), que “las leyes permisivas del aborto crean estructuras de violencia estructural sobre la mujer” y, cínicamente, que su Ley “es justa, humanista, progresista y situará a España a la vanguardia del siglo XXI, sea cual fuese la evolución estadística en el número de abortos que se produzca en España”. El extremeño de similar apellido Bartolomé José Gallardo y Blanco (1776–1852) decía que hay dos especies de fanatismos, el religioso y el político, debido a que el fanatismo metafísico todavía no está admitido por los sabios, Gallardón parece que ha recuperado los tres.

La oportunidad de la Ley del aborto, sin consenso, sin apenas demanda social y con la mayoría de la opinión pública en contra según el anteproyecto presentado ha sido defendida por Gallardón debido a que “constaba en el Programa electoral en su punto 108” (se refiere a la página 108); del mismo modo, el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho que “ese asunto” era algo que iba en el programa electoral, sin importarle que su gobierno ha hecho prácticamente lo contrario a lo establecido en dicho programa (por ejemplo, dijo que bajaría los impuestos y han subido). El programa electoral del Partido Popular del año 2011 (“Lo que España necesita”) tenía 214 páginas y sólo una línea referida al aborto “cambiaremos el modelo de la actual regulación sobre el aborto para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores”. Poco parece importarles que con la Ley de 2010 disminuyeron las interrupciones voluntarias del embarazo (unas 6.000 menos en el año 2012) con un ligero descenso de la tasa IVE por 1.000 mujeres (de 12,44 a 12,01).

2) NACIONALCATOLICISMO

F3DLPEDAbortoHitlerLos fundamentos misóginos de la Ley Gallardón básicamente comulgan con los postulados de la Iglesia Católica que considera al hombre como principio activo y a la mujer materia prima receptiva a la que por tradición honra en dos ideales: la mujer casta y pura (la Virgen María, única mujer no manchada por la caída) y la promiscua arrepentida (María Magdalena, la prostituta asexualizada). Según los interesantes textos cristianos (salvando sus contradicciones) las mujeres han de estar sujetas sus maridos: “A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; tu voluntad será sujeta a tu marido, y él se enseñoreará de ti” (Génesis 3:16 en traducción RVR1960) o como recipientes o vasos pasivos de vida: “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo” (1 Pedro 3:7; RVR1960).

Análogamente, la Ley tiene algunos puntos en común con la doctrina de la Iglesia Católica (aunque los Papas desde que son infalibles no hayan condenado el aborto ex-cátedra) puesto que la Ley pretende que “la vida” sea un bien jurídicamente protegido pero, claro, no la vida-vida (la vida toda, desde los virus, si los consideramos así, hacia formas más complejas) sino la vida-humana, concepto que deja mucho más espacio a la ideología que a la biología.

Un ejemplo de manipulación ideológica es la incoherencia que supone que “un niño” producto del execrable crimen de una violación no tenga el “derecho a la vida” (se permite abortar en este supuesto) que sí tiene el de “una madre” que no ha sufrido esa abobinable agresión (no se permite abortar). Así, una mujer que se queda embarazada por mantener relaciones sexuales por placer comete un pecado de lujuria que no ha cometido una mujer víctima de una violación. Esto sólo podría entenderse por la tradicional condena de la Iglesia de las relaciones sexuales sin propósitos reproductivos, el miedo les provoca la profusa sexualidad femenina y la obsesión por como acoplamos los hombres y las mujeres nuestras titolas y demás orificios corporales. Esta fijación por las prácticas sexuales ajenas por parte de la jerarquía católica les lleva a condenar todo lo que no fecunde ya sea la masturbación, la homosexualidad, la anticoncepción, la investigación con “células madre”, etc.

3) CINE

F4DLPEDAbortoLondresFilmSe comenta que a Gallardón se le ha visto en un videoclub del madrileño distrito de Moncloa con las siguientes películas bajo el brazo: la moralista y reaccionaria “Aborto Criminal” (1973) de Ignacio F. Iquino, la fatalista “El precio del aborto” (1974) de Juan Xiol o la costumbrista “Abortar en Londres” (1977) de Gil Carretero, hasta ahora más conocida por ser la última película de Sandra Mozarowsky. Esta película la deberían reprogramar en “Cine de barrio” ya que desde que el aborto se legalizó en el Reino Unido (Abortion Act de 1967, excepto para Irlanda del Norte) hasta el año 1985 en Inglaterra y Gales se realizaron 178.000 abortos a mujeres españolas, con un pico de 22.000 abortos en 1983. Ahora, las mujeres españolas (de posibles) podrían volver a ir a Londres, pero ya no de compras a Oxford Street sino a abortar, aunque esto les podría costar alrededor de 6.000 euros y más cuando el gobierno de David Cameron estudia cobrar una tasa a las extranjeras por abortar en la sanidad pública británica.

4) PRENSA

El pasado 20 de diciembre de 2013 larazon.es publicaba un artículo firmado por la periodista C. Morodo titulado “Fin al coladero del aborto” en el que se decía lo siguiente: “Por fin ha llegado hoy al Consejo de Ministros la reforma de la Ley del Aborto que el PP se comprometió a impulsar (…) El Gobierno refuerza las garantías para acabar con los escandalosos coladeros a los que dio lugar la Ley del Aborto de 1985, por el uso abusivo de los supuestos establecidos ya que cerca del 98 por ciento de las interrupciones del embarazo se acogen al daño psicológico para la madre.”

  • Comentarios al texto:
    A) Forma (utilización del lenguaje y recursos eufemísticos): A la mujer embarazada se la llama “madre” cuando todavía no lo es, obviamente el apego de la mujer con su engendrado no es igual el primer día de gestación que el último.
    B) Fondo: No hay “escandalosos coladeros”; obviamente, debe de haber daño psicológico cuando a una mujer se la obliga a llevar adelante un embarazo en contra de su voluntad.

El pasado 23 de diciembre de 2013 religionenlibertad.com publicaba un artículo en el que decía: “una costumbre algo macabra del Ministerio de Sanidad es la de publicar por Navidad las cifras de niños muertos por aborto mientras todo el mundo celebra el nacimiento del Niño Jesús; a veces, el triste recuento coincide con la fiesta de Santos Inocentes, que recuerda la matanza de bebés perpetrada por el Rey Herodes”.

  • Comentarios al texto:
    A) Forma (utilización del lenguaje y recursos eufemísticos): A los fetos y embriones abortados se les llama “niños muertos” cuando no lo son. Es el clásico argumento de la potencialidad: ¿un embrión es una persona humana en acto o en potencia? Cuándo nos comemos un huevo ¿no nos estaremos comiendo un pollo? El maño Manolo Kabezabolo “cantaba” aquello de “¿y usté que opina del aborto d´la gallina?”
    B) Fondo: Para ilustrar el aborto no hay recurrir al infanticidio, delitos siempre diferenciados incluso por la propia Iglesia Católica; además la matanza de bebés perpetrada por el Rey Herodes I el Grande nunca existió (aunque algunos se empeñen en considerarla verdadera como antaño el geocentrismo) y no porque Herodes muriese en el año 4 a. C. ni porque Flavio Josefo no lo mencione en sus “Antigüedades judías” sino porque historias como estas forman parte del relato mítico de los dioses. En cualquier caso está papaflauticamente bien tirado.

El pasado 28 de diciembre de 2013 la hermandad del Santo Entierro publicó en el periódico ABC y en pasquines en las parroquias sevillanas una hoja para ofrecer sacrificios, oraciones y limosnas por las almas de todas las criaturas abortadas en el mundo (aunque en este caso, no como en otros más detallados, sin especificaF5DLPEDAbortoMisascatolicasr si se trata de abortos espontáneos o inducidos), el arzobispo de Pamplona, Monseñor Francisco Pérez, rezó “un rosario por la vida” junto a un centenar de personas frente a una Clínica de Ansoain (Navarra) y la Comisión Coordinadora de la Plataforma “Córdoba por el Derecho a la Vida” realizó una Eucaristía en la parroquia de san Nicolás “en defensa de la vida” con el objetivo de “conseguir que la nueva ley sobre el aborto se promulgue ya”; este acto recordaba las declaraciones del secretario general de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, que dijo que “entre una ley de plazos y otra de supuestos, dentro de lo malo, es menos malo y lo que es menos malo es más aceptable“.

  • Comentarios al texto:
    A) Forma (utilización del lenguaje y recursos eufemísticos): A la “vida humana” se la llama “vida” genéricamente a fin de extender las cualidades humanas (se supone que el alma) a un conjunto de células embrionarias.
    B) Fondo: Rajoy ha insistido que “ese asunto [su anteproyecto de Ley del aborto] está en la misma línea que la regulación [sociata] de Felipe González del año 1985”, pero ahora los obispos españoles no se han echado a la calle ni han amenazado con excomuniones masivas como antes sino que, al mismo tiempo que convocan raves navarras del rosario y misas andaluzas variadas contra el aborto, sorprendentemente demandan que la nueva Ley sobre el aborto (que no es “aborto cero”) se promulgue sin demora. Sin ser malpensados ni criticar en exceso este ejercicio de hipocresía diríase que la Conferencia episcopal española también se ha hecho evolutiva. En fin, la Iglesia Católica podría limitarse a pedir la excomunión latae sententiae de las mujeres que abortan y médicos según su Código de Derecho Canónico de 1917 y dejar que para el resto se aplicaran otras consideraciones jurídicas.

5) FICCIONES METAFÍSICAS Y EMBRIOLÓGIAS SAGRADAS

Hemos visto la intencionada confusión entre los términos “vida” y “vida humana” en las campañas “pro-vida” y también sabemos que un embrión tiene vida como también la tiene un espermatozoide o un óvulo por separado (que para algunos fundamentalistas religiosos se reducen a “portadores de código genético con presunción de humanidad”) por tanto, a continuación nos ceñiremos al concepto de vida humana como vida poseedora de alma, que es lo verdadero.F6DLPEDAbortoAlmaSantoTomas

Obviamente el alma es una ficción metafísica (como lo es también la psique) y, por tanto, al margen de aproximaciones científicas; pero no por eso deja de tener su peso en el ámbito de las supersticiones, de las mentalidades y del pensamiento mágico. Aquí nos referiremos al alma espiritual (no vegetativa o animal), sin grado (se tiene o no se tiene), no contingente e inmortal. Sin embargo, la cuestión principal es ¿cómo y cuándo aparece el alma humana? El asunto no es baladí puesto que abortar antes de la infusión del alma no podría considerarse delito lo que solucionaría el asunto.

La teología católica oficial considera que Dios infunde el alma en el mismo momento mismo de la concepción (cuando el espermatozoide fecunda al óvulo) y por tanto considera el aborto inducido un crimen. Este momento mágico y divino en el cual unas escasas células empiezan a gozar de los derechos de ciudadanía, esto es, el instante en el que el alma informa humanamente al cuerpo, se llama “animación.

Sin embargo, para la ciencia el momento exacto en el que se puede hablar de vida humana no existe, sino que lo que se produce es un conjunto de complejas transformaciones graduales donde van apareciendo de manera sistemática los atributos que podemos considerar reconocibles de un ser humano, por ejemplo, para la neurofisiología, sería cuando se conforma la corteza cerebral, aunque podría ser con o sin señales neurológicas. Al igual que en la ontogénesis (desarrollo de un organismo) tampoco en la filogénesis (desarrollo evolutivo de un grupo de organismos) se puede establecer la aparición instantánea del ser humano desde el animal (a no ser que fuésemos creacionistas o panspermicos humanoides extraterrestres).

Pero, aún si consideramos sólo que el alma se infunde en el momento de la fecundación, ese momento no queda muy claro del todo debido a que cuando un espermatozoide penetra en F7DLPEDAbortoespermatozoidesel óvulo sus genes permanecen separados de los de éste uno o dos días hasta iniciar (o no) el proceso de implantación, de ahí que la Iglesia Católica de Alemania acabara por aceptar como no pecaminosa la denominada “píldora del día después”. Sin embargo, si el alma se infunde en uno o dos días y el proceso de anidación uterina tarda algo más (alrrededor de dos semanas, tras el cual comienza el embarazo propiamente dicho) tendríamos que preguntarnos qué ocurre con esa única alma si existe una separación en dos embriones viables que se gestan como gemelos univitelinos (un alma, dos personas). Otras dudas nos llevarían a interrogarnos sobre la existencia de una o más almas en los casos más complejos como la “fecundación in vitro”, o la “mola hidatiforme”, o la “craniopagus parasiticus”, eso sin considerar la calidad del alma infundida a un posterior feto anencefálico, etc.

También se producen dudas razonables respecto de las intenciones divinas en el caso de los indeseados abortos espontáneos (incluidos aquellos en los que, al producirse muy tempranamente, la embarazada no llega ni a enterarse) ya que estadísticamente, al menos uno de cada cinco embarazos detectados terminan en aborto espontáneo en las primeras semanas, aumentando con el progresivo retraso en el acceso a la maternidad. En este caso, si la Iglesia Católica aplicase sin medias tintas el Código de Derecho Canónico probablemente tendría que bautizar e inscribir en el registro parroquial los correspondientes embriones abortados tanto como si éstos son naturales o inducidos. Sin embargo, el canon sexto del Sínodo de Neocesarea (c. 319) afirmaba que el bautismo de la madre embarazada no tiene validez para el feto, iniciando un incierto recorrido sobre el llamado bautismo “in útero” o “in extremis”.

Para solventar estas dudas la Iglesia Católica dispuso de varias obras de consulta destacando “Embriológia sagrada” (1745) que fue un encargo de Carlos III al jesuita e Inquisidor de Sicilia Francisco Manuel Cangiamila (1702-1763) dirigida a los curas, cirujanos y comadronas con los métodos precisos para la salvación de las almas de los niños nonatos y realizar bautizos a los abortos. También es interesante “Tratado de Embriología sagrada” (Madrid, 1848) de Inocencio María Riesco Le-Grand, Colegial Mayor, catedrático de Filosofía y Fundamentos de Religión y autor de otros clásicos descatalogados como “El madrileño católico”. Así, en el Capítulo Cuarto titulado “Del sujeto del bautismo” se aconseja lo siguiente sobre la posibilidad de bautizar al feto: “Animándose el feto en el momento mismo de su concepción se sigue que debe administrársele el bautismo en cualquiera época en que tenga lugar el aborto (…) Primero: Puede ser un feto abortado en cualquiera época de la gestación. Segundo: Puede ser una criatura en un parto dificultoso que presenta una parte de su cuerpo al orificio uterino. Tercero: Puede ser un monstruo”. Seguro que el punto tercero es el que más pone a Gallardón.

6) REGLAS Y PERIODOS

F9DLPEDAbortoPriscilianoCarrereSin embargo, la Iglesia Católica no siempre defendió lo de “animándose el feto en el momento mismo de su concepción” sino que estableció diferentes reglas para valorar el aborto. Así, las ideas acerca del momento de la implantación del alma han sido variadas; por ejemplo: las almas existen en el cielo antes de ser concebidos y desde allí descienden a los cuerpos (idea sostenida por el gran Orígenes), o que provienen por emanación y son parte de la divina sustancia (como nuestro más insigne hereje Prisciliano de Ávila), o que se propagan de padres a hijos por la generación (Tertuliano), o que Dios dispone de un criadero de almas colocándolas una a una en distintos cuerpos según se engendran, o que los ovarios de Eva contenían todos los huevos animados de la humanidad o que la animación del feto no se produce hasta pasados unos días después de la concepción, etc.

Se podría considerar (o no) que la evolución de estas ideas marca cinco periodos diferenciados:

  • En el “periodo paleocristiano” (S. I-III), algunos sostenían el pre-existencialismo de las almas tal y como consideraban Platón y Pitágoras o en sus matizadas variantes neoplatónicas.
  • En el “período patrístico” (S. IV-XI), en general, la animación del alma fue un asunto secundario para los padres de la Iglesia; no obstante, la Iglesia sostenía la doctrina de la animación inmediata (como ahora), por el cual el alma entra en momento de la concepción, ideas defendidas, por ejemplo, en el Concilio de Ancira (314), el Concilio de Lérida (546) o en el penitencial conocido como Collectio canonum Hibernensis (c. 725).
  • En el “período escolástico” (S. XII-XV) se difundió la doctrina más elaborada: la animación retardada (aunque con discrepancias sobre el momento en que se produce la animación, en un intervalo que oscilaba entre los 7 y 90 días según autores), ideas que persisten con matices en otras confesiones cristianas, el judaísmo, el islamismo, el chamanismo, el sintoísmo, el confucianismo, el taoísmo, el budismo e incluso el hinduismo. El principal ideólogo de esta concepción doctrinal fue Santo Tomás de Aquino (1225-1274) para el cual el alma racional se infunde después de 40 días para los hombres y 80 días para las mujeres (en clásica concepción andriocentrista). Antes de este periodo no hay vida humana tan sólo alma vegetativa y posteriormente animal (visión gradualista) señalando, además, que los embriones abortados no podrán participar en la resurrección final de la carne. Tomas de Aquino, bajo la influencia griega y la de San Agustín de Hipona, interpretó la teología anterior con una variante de la teoría hilemorfista de Aristóteles (antes sospechosas) pero fue aceptada por la oficialidad católica medieval, de ahí que no se considerase homicidio el aborto cuando se producía dentro de esos márgenes (sólo sería pecado contra la natalidad). La distinción de penas para el aborto según estadios de gestación se encuentra, por ejemplo, en el Fuero Juzgo, en distintos libros penitenciales, la decretal de Inocencio III o las Decretales de Gregorio IX (1234). F8DLPEDAbortoHomunculoPreformacionista
  • En el “período trentino” (S. XVI-XVIII) se produjo un giro hacia el esencialismo de la animación inmediata que se vio influenciada posteriormente por el preformacionismo que estableció la idea renacentista de que todo está ya contenido en la primera célula y tuvo su momento con la primitiva observación microscópica. El preformacionismo se opuso al aborto en cualquier momento y se dividió en dos facciones: los partidarios del animaculismo (la persona enteramente formada u homúnculo ya está contenido en el esperma) y la facción minoritaria ovista (está contenida en el óvulo sin fecundar).
  • En el “período contemporáneo(S. XIX-XXI), a pesar de la superación del espejismo preformacionista sorprendentemente se establece la doctrina oficial católica de la animación inmediata que fue oficializada en la encíclica “Apostolica Sedis” de Pío IX (1869) por la que se termina con la polémica y alucinada distinción entre el feto animado e inanimado en favor de la primera y se condena todo aborto (y así hasta hoy).

No obstante, ya se verá que sucede cuando recupere la Iglesia Católica a su doctrina escolástica de la animación retardada, momento en el que muchos antiabortistas se quedaran desamparados y, lo que es peor, sin argumentos metafísicos más allá de la manida potencialidad.

Continuará.

Swammerdan Junior

Anuncios

Fuckin’ panda

Publicado: 15 julio, 2013 de candijous en Humor, Videos
Etiquetas:, , , , , , , ,

Hay esperanza, pero no para nosotros. Franz Kafka.

                                                                       Ídolos del pueblo

Resulta cuanto menos curioso que el populacho vayamos aceptando la pérdida de las llamadas conquistas sociales, migajas del estado del bienestar, con tamaña facilidad, y aprobemos mayoritariamente un política dictatorial que tan claramente beneficia sólo a unos pocos.

Mucho se ha escrito ya sobre la doctrina del shock, por lo que no abundaré en ello. Aceptamos que nos espíen, que nos empobrezcan, que nos humillen, con la esperanza de que en un medio plazo sea para nuestro bien, las cosas se vayan arreglando, como en un telefilme barato.

“Hemos destruido la ciudad para salvarla”, dijo un militar estadounidense durante la guerra de Vietnam. Pues bien, eso es lo que nos tenemos que creer, y así sucede continuamente. A diario se nos adoctrina con que se recorta en sanidad para mantener el sistema, y lo mismo con las pensiones, o en educación, etc.

En realidad, todo esto es más viejo que el mear. Aceptamos sus mandatos como una cuestión de fe, estamos educados para eso y actualmente es claro el paralelismo entre el viejo dios cristiano y los llamados mercados. Así, es lícito preguntarse por qué si el dios-mercado es bueno y quiere lo mejor para nosotros, por qué tanto sufrimiento.

La teodicea fue un palabro inventado por Leibniz para explicar la presencia continuada del mal en el mundo si nos rige un dios bondadoso. Actualmente la teología es el aparato de propaganda para explicar estas contradicciones, y El Tinglado hace suyo sus argumentos, que consisten en que todo este sufrimiento es un medio para conseguir un bien superior. Así, si se acepta la fe, estas contradicciones pasan a un segundo plano. (más…)

Iré al grano: ¿Os habéis fijado en que cada vez que un científico habla sobre el Universo el entrevistador le pregunta sobre la existencia de Dios? Me pongo en su situación y para mí sería como si de pronto hablando de cualquier materia que estuviera investigando me preguntaran sobre la existencia de Papá Noel o del Ratoncito Pérez. ¿Cómo podría contestarles? Es un cambio de plano demasiado brusco, estamos hablando de que el Universo se expande y de pronto: “¿y qué pasa con el Ratoncito Pérez?” ¡¡¡¿Y a mí qué me cuentas?!!!

Habitualmente los científicos están de sobra prevenidos ante la inevitable pregunta sobre el Todopoderoso y suelen tener sus respuestas ya preparadas, normalmente intentando no entrar en polémicas y manteniéndose al margen. Pero creo que algún día alguno explotará y soltará cualquier improperio. Imagínate: llevas toda tu vida contestando entrevistas en las que tarde o temprano te hacen la dichosa preguntita, que nada tiene que ver con tus investigaciones ni con tu trabajo ni con tu negociado. Una pregunta para la que no has estudiado ni investigado. ¡¡¡¿Por qué tienes que contestarla constantemente?!!! Al final lo lógico y normal sería perder los estribos y a la siguiente vez que te mienten al Altísimo soltar algún improperio del tipo “Dios me trae mucho por culo” o “sabe lo que le digo, que me cagüen Dios” con su correspondiente puñetazo en la mesa.

Quizá hasta sería bueno para la divulgación científica en general, porque saldría en todos los medios y de refilón más de uno leería sobre la cuestión de fondo que estaba investigando el científico de turno.

En esta entrevista a Brian Schmidt tenemos un ejemplo de científico con la respuesta preparada de antemano, está claro que ya sabe que se lo van a preguntar y consigue mantener la templanza. Admirable. Yo he sido tradicionalmente más atea que agnóstica, hay cosas de las que creo que no se puede “pasar”, hay que combatirlas activamente por lo dañinas que resultan, pero reconozco que su respuesta me ha gustado: http://www.abc.es/ciencia/20130424/abci-brian-schmidt-201304232203.html

Martiriosis

Aunque son muy conocidas y repetidas en múltiples ocasiones no está de más, si se dispone del tiempo necesario, volver a reflexionar sobre estas ideas. Se trata de tres decálogos diferentes: los diez mandamientos de Dios (c. 4004 AC), los diez principios de la propaganda política del pérfido jerarca nazi Joseph Goebbels (1897-1945) y las diez principales estrategias de manipulación mediática del filólogo y filósofo Noam Chomsky (1928). La primera es el decálogo verdadero (me refiero al del Catecismo de la Iglesia Católica), la segunda aporta la práctica para articular un programa político totalitario y la tercera se trata de una advertencia para que reflexionemos cuidadosa y críticamente sobre la información que nos transmiten los medios de comunicación. La combinación de estas dos últimas y algunos puntos de la primera puede resultar letal, hagan sus combinaciones. En ambos casos son diez líneas; es curiosa la fascinación que tiene el ser humano, al menos el occidental, por el número 10, quizá sea esta una herencia del famoso Tetraktys de Pitágoras que tanta influencia tuvo en las religiones mistéricas posteriores. En fin.

Los 10 mandamientos, según la Biblia y el Catecismo de la Iglesia Católica, son:

1) No tendrás dioses ajenos delante de mí. Para los católicos: Amarás a Dios sobre todas las cosas.

2) No harás para ti escultura, ni imagen alguna de cosa que está arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas ni las servirás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y que hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. Para los católicos desaparece ya que Dios no estaba pensando especialmente en la idolatría (o iconodulia) de la Iglesia Católica Romana ni en sus procesionarios, nazarenos, acólitos, costaleros, priostes, consiliarios o mayordomos cuando escribió sus mandamientos. Se sustituye hábilmente por un 9º mandamiento que dice: No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

3) No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque Jehová no dará por inocente al que tome su nombre en vano. Para los católicos: No tomarás el nombre de Dios en vano.

4) Guardarás el día de reposo para santificarlo, como Jehová tu Dios te ha mandado. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo a Jehová tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú. Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo. Para los católicos: Santificarás las fiestas.

5) Honra a tu padre y a tu madre, como Jehová tu Dios te ha mandado, para que sean prolongados tus días, y para que te vaya bien sobre la tierra que Jehová tu Dios te da. Para los católicos: Honrarás a tu padre y a tu madre.

6) No matarás. Para los católicos es el mismo.

7) No cometerás adulterio. Para los católicos: No cometerás actos impuros.

8) No hurtarás. Para los católicos: No robarás.

9) No dirás falso testimonio contra tu prójimo. Para los católicos: No dirás falso testimonio ni mentirás.

10) No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni desearás la casa de tu prójimo, ni su tierra, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo. Para los católicos: No codiciarás los bienes ajenos.

Los 10 principios de la propaganda política de Goebbels son:

Decalogo Goebbels Hitler SS1) Simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo; individualizar al adversario en un único enemigo, es decir, presentar al adversario como un todo, sin excepciones o matices, un enemigo único y principal. Una variante del mismo es el principio del método de contagio en el cual se trataría de reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; los adversarios han de constituirse en suma individualizada es decir, personificarlo en un solo individuo o grupo.

2) Transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con un contra-ataque es decir, acusarle de los mismos defectos que tiene o cometen nuestros acusadores. Una derivada de esto sería: “si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan o niega directamente la realidad”.

3) Silencio. Silenciar en el debate público las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos sólidos o son propiamente mentiras y disimular, cuando no silenciar u ocultar entre un marasmo de informaciones, las noticias u opiniones que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de los “expertos” amigos y los medios de comunicación endeudados o afines.

4) Exageración y desfiguración. Convertir cualquier episodio del anecdotario político del contrario, por irrelevante que éste sea, en un peligro para toda la sociedad, es decir, exagerar o desfigurar cualquier anécdota del rival para convertirla en grave amenaza. Aprovechar la demanda de máxima seguridad del populacho en periodos de incertidumbre para generalizar la violencia en todos sus niveles.

5) Renovación. Emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos, ya sean verdaderos o falsos, a un ritmo tal que cuando el adversario político responda o intente justificarse el público esté ya interesado en otra cosa y sus respuestas queden obsoletas o no puedan contrarrestar la cascada de nuevas acusaciones. Se aprovecha este carrusel es un escenario de escepticismo creciente de los valores para introducir el sectarismo en las creencias y opiniones.

6) Orquestación. La propaganda debería limitarse a un pequeño conjunto de ideas básicas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Esto se refleja en la famosa frase: “si una mentira es mil veces repetida, acaba por convertirse en verdad”.

7) Verosimilitud. Construir argumentos a partir de diversas fuentes, dispersas, no necesariamente relacionadas, a través de los llamados globos sondas, de informaciones fragmentarias interesadas o de lugares comunes que, aunque sean falsos, la gente los asuma como verdaderos, como por ejemplo la idea de la insostenibilidad del sistema público de pensiones o la mayor eficiencia de un sistema de salud privatizado.

8) Unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que ellos piensan “como todo el mundo”, que son “normales”, o gente “de bien”, creando la impresión de unanimidad, de pertenencia al grupo y a la mayoría silenciosa que es la gente de orden que saca al país adelante sin protestar. Un ejemplo es el recurrente discurso de nuestro presidente Rajoy: “mi reconocimiento a la mayoría de españoles que no se manifiesta, yo estoy con esa inmensa mayoría que está trabajando para lograr el objetivo nacional de salir de la crisis que nos compete a todos por igual”.

9) Vulgarización. La propaganda política siempre es populista, adapta su nivel al menos capacitado de los individuos a los que va dirigida, esto es, cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar ya que se acepta que la capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión de la realidad deja bastante que desear; además, tienen gran facilidad para olvidar y repetir los errores.

10) Transfusión. Aprovechar la primacía de lo simbólico para la mercantilización de la política, la economía y de toda realidad. La propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología racial, nacional o grupal o un conjunto de sesgos cognitivos y odios y prejuicios tradicionales; así, se trataría de difundir aquellos argumentos propios que más puedan arraigar en las actitudes emocionales, primarias y primitivas del populacho. Se aprovecha la reivindicación de las diferencias (o de la propia autonomía individual) para ocultar la dimensión globalizada de los procesos colectivos en las sociedades complejas, sobre todo del capital financiero internacional; un ejemplo es la última y bochornosa campaña electoral de CiU.

 Y las 10 principales estrategias de manipulación mediática de las que nos advierte Chomsky son:

 Decalogo  Manipulacion TV Chomsky Fat Freddy1) La distracción. Se trataría de mantener la atención del público siempre distraída, cuando no aturdida, para mantenerlo distanciado de los verdaderos problemas políticos, económicos o sociales, fascinada por temas sin importancia real, inflando los matices, un ejemplo de esto son las absurdas polémicas en las diferencias PP-PSOE, Madrid-Barça, etc.

2) Crear problemas y después ofrecer soluciones. Se introduce desde las élites la secuencia “problema-reacción-solución” para que ellos aparezcan como los salvadores. Amplificada esta dinámica, sería aprovechar, o cuando no crear, una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y laborales; un ejemplo es la doctrina del shock o el reciente austericidio obligado a los países del sur de Europa aprovechando la confusión del populacho ante el reciente desastre económico, financiero, político y moral.

3) La gradualidad. Aplicar los cambios de una determinada agenda política, como la del Consenso de Washington, poco a poco, sin sobresaltos revolucionarios ni demasiada inestabilidad financiera; un ejemplo es la resolución de la “crisis de Grecia”, un experimento social a gran escala que tiene como objetivo principal comprobar hasta cuando el pueblo griego aguanta las humillaciones sin estallar.

4) Diferir. Se explota el sesgo cognitivo del ser humano de que “todo mejorará mañana” y la fe ciega en la invención ilustrada de la idea de “progreso” continuado aceptando hoy decisiones “valientes (“dolorosas pero necesarias”) para el conjunto de la ciudadanía pero sólo para lograr un futuro mejor, cuando no idílico; un ejemplo son las llamadas reformas estructurales que no son otra cosa que reducir los derechos sociales y laborales del pueblo para salvar los intereses particulares de las élites plutocráticas económicas y financieras.

5) Dirigirse a la opinión pública como si de niños se tratase. La tradicional infantilización del populacho se mantiene y alimenta fabricando eslóganes facilones y simplificados; se trataría de aprovechar la enorme e interesada simplificación que hacen los medios de la complejidad de lo real, aprovechando y fomentando la desaparición del pensamiento crítico ciudadano en favor del pensamiento mágico; por ejemplo, cualquiera de los cientos de eufemismos que inundan la prensa (cada uno tendrá el suyo pero yo me quedo con eso de que tener un trabajo fijo “no es divertido”).

6) Apelar al aspecto emocional. Las emociones más que el análisis racional, la reflexión o la crítica es lo que lleva a caer en la dinámica del chivo expiatorio y a aceptar lo inaceptable, cuando no en nuevas formas de fascismo, por ejemplo agitar las bajas pasiones contra los inmigrantes, minorías o el diferente, la pena de muerte aprovechando asesinatos de menores, etc. Esta estrategia puede tener su correlato político con los llamados principios de simplificación y del enemigo único y de la transfusión de la propaganda política goebbelsiana.

7) Mantener al populacho en la ignorancia. Lograr que la gente sea incapaz de comprender el funcionamiento del mundo, que no sean capaces de sostener una visión del mundo, equivocada o no, pero al fin y al cabo propia, producto de la reflexión personal, alimentada por su propio cerebro, o que sean estériles para concebir alternativas de vida; un ejemplo de esto es la falta de profundidad en la explicación de los acontecimientos internacionales, especialmente de las zonas en conflicto, con cruces masivos de noticias precocinadas en despachos de agencia y no con la gente, sobre el terreno.

8) Complacencia con la mediocridad. Promover que la ignorancia o el no saber o no contestar es mejor para no tener complicaciones o excesivas tribulaciones, para ser más feliz aún a costa de vivir vidas inauténticas; por ejemplo, la moderna alienación debida a la frivolidad calculada que proyectan muchos medios de comunicación y la publicidad masiva o la rebaja del nivel intelectual que han de impostar algunos candidatos en durante las campañas electorales estadounidenses.

9) Reforzar el sentimiento de culpa personal. Este es un punto fuerte del individualismo: hacer creer al individuo que él es solamente el culpable de todos sus fracasos o desgracias, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, capacidad, esfuerzo, por ejemplo el “pensamiento positivo” (ver https://lpedeuda.wordpress.com/2013/02/07/pensamiento-positivo-y-crisis/).

10) Omnisciencia sobre nosotros. Esto es, los medios nos conocen mejor a nosotros mismos, nuestros intereses, preferencias, creencias, etc. que nosotros mismos (o nuestras madres). Se trataría de generar el conocimiento de los individuos y grupos sociales mediante los avances académicos y científicos y ponerlos a disposición de las élites dominantes que se encargarían de establecer “leyes” económicas, sociales o psicológicas por las que nos regimos todos como un “agente representativo” o un “tipo ideal” robotizado; serían muchos los ejemplos, desde aceptar acríticamente como natural la “mano invisible” en un “mercado” como el laboral hasta el monopolio de la información médica, farmacéutica, psiquiátrica, psicológica, etc.

Nos hacemos eco de una entrevista publicada en La Vanguardia de indudable interés periodístico, un niño estuvo con Jesús. Tengo 13 años. Nací y vivo en Imperial, un pueblecito de Nebraska. Voy al colegio y estudio. De mayor quiero predicar por el mundo el amor de Dios: es lo que Jesús me encargó. Me gusta la música, toco el piano y la trompeta. No tengo miedo a morir: ya sé que el cielo es real. Me mira fijamente desde sus trece años con sus ojos azules y me saluda muy circunspecto: enseguida tengo la sensación de estar con alguien muy maduro emocionalmente, muy sereno, no con un chaval. Mi fotógrafo, Pedro Madueño, de pupila afilada, me lo confirma luego: “Entras en la sala… y su presencia llama la atención, atrae”. Lo cierto es que se trata sólo de un niño que dice haber visto el cielo…, lo que no es tan extraño: su padre es pastor de la iglesia local, y su madre trabaja en la parroquia. ¿Qué otra cosa podría haber visto Colton en una experiencia cercana a la muerte? Sus padres recogen lo que cuenta en El cielo es real y El cielo lo cambia todo.

Has estado en el cielo? ¡Sí!

¿Cuándo? Tenía casi cuatro años y el cirujano me operaba de una peritonitis…

¿Y del quirófano… al cielo? Estuve al borde la muerte, y salí de mi cuerpo y fui al cielo.

¿Cómo es el cielo? Espectacular, increíble, maravilloso.

¿Qué viste? Vi a Jesús, al Espíritu Santo, muchos ángeles… Y los ángeles me cantaban bonitas canciones. Estuve muy a gusto, sentí amor.

¿Qué clima hay en el cielo? Calorcito, porque la luz de Dios y Jesús ilumina y lo calienta todo.

¿Qué colores tiene el cielo? ¡Todos los colores de la Tierra y más!

¿A qué huele el cielo? No lo sé. Dios no me permite recordarlo.

(más…)