Posts etiquetados ‘Miedo’

Lo que sorprende no es que nuestros enemigos sean malos sino que nuestros amigos son peores. Y es que no hacen falta muchos enemigos con estos amigos: los neonazis en Ucrania y los terroristas islámicos en Siria.

AMIGOS PARA SIEMPRE BEING YOUR ALWAYS BE MY FRIEND

UCRANIA. Las noticias de los medios de comunicación nos iluminaron desde principios de año: “cientos de miles de indignados proeuropeos reactivan las esperanzas de libertad de la revolución naranja y se manifiestan en Kiev para pedir al gobierno pro-ruso de Yanukóvich que deje de arrodillarse ante el Kremlin” o “la revolución ucraniana es otro florecimiento de la democracia, un golpe al autoritarismo y la cleptocracia en el antiguo espacio soviético”.

LpedeudaAmigosNazisUcraniaY es que nosotros, los occidentales, que hemos redescubierto recientemente en Egipto el término “golpe de estado democrático”, hemos apoyado financiera y mediáticamente el Golpe de Estado neonazi, antisemita y rusófobo en Ucrania y hemos ensalzado al Svoboda o Unión Panucraniana “Libertad” (partido político de extrema derecha antisemita), al Pravy Sektor (organización paramilitar neonazi), al Batallón Azov (curiosamente patrocinado por el multimillonario ucraniano Ígor Kolomóiski de origen judío) o al Spilna Sprava a través del llamado “Euromaidán” o “EuroMaidan”, al que incluso concedimos el (semi)prestigioso premio Lech Walesa dedicado a “todos aquellos que luchan por el entendimiento, la cooperación y la solidaridad entre los pueblos, en el nombre de la libertad“; sí, aunque parezca una broma pesada, el premio fue concedido al EuroMaidan y no al mítico grupo británico Iron Maiden.

Esta situación parece ser el reflejo del descontrol de la planificación de las llamadas “revoluciones de colores” que son operaciones de desestabilización mediante “acciones no violentas” para “democratizar” a los antiguos países del bloque soviético (en una mezcla de ideas de los filósofos Gene Sharp y Leo Strauss); de este modo, al igual que en “Reservoir Dogs” (Quentin Tarantino, 1992) se repartieron los colores: a Ucrania le tocó el naranja en el año 2004, el amarillo a Kirgizistán en 2005, el rosa fue a parar a Georgia en 2003, el color blanco está esperando a los “activistas” de Bielorrusia, etc.

La “primavera nazi” en Ucrania ha contado con entusiastas apoyos en occidente como el del senador de EE.UU. John McCain o el hijo del actual vicepresidente de EE.UU. Hunter Biden, ambos ejerciendo de comerciales de los multimillonarios ucranianos y las multinacionales anglosajonas con intereses en la zona. Otras claves de este conflicto parecen ser el acercamiento del sistema de defensa antimisiles de la OTAN hacia la frontera de Rusia, el control de los recursos naturales y nucleares, la privatización y el negocio para los contratistas militares privados mediante la proliferación de los conflictos armados y el recelo del poder de un país supuestamente aliado como Rusia pero que todavía es percibido como si de la Unión Soviética se tratase.

SOY REBELDE PORQUE EL MUNDO ME HA HECHO ASÍ

SIRIA. Todo comienza con una de las manipulaciones mediáticas más chusqueras que se recuerdan. Nuestros amigos en este conflicto eran (son) los islamistas que luchaban (luchan) generosamente en Siria contra el tirano Al-Asad, un tipo que quería juntarse más con China y Rusia (el refuerzo de la base naval rusa de Tartus o el proyecto de gaseoducto que no pasaría por Israel) que con nosotros y, por tanto, queríamos darle una lección como a Saddam Hussein cuando amenazó con dejarse querer más por el euro que por el dólar.

Gran parte de los medios de comunicación denominaron a los fanatizados yihadistas como “opositores sirios”, “activistas”, “rebeldes”, “insurgentes”, “combatientes por la libertad”, “luchadores por la democracia”, etc. incluyéndoles en el pack de los buenos mientras los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Israel, Arabia Saudita, Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos o Catar les apoyaban directa o indirectamente. Por ejemplo, en España el think tank neocon Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), organización de “expertos” que defiende desde Europa los intereses de EE.UU. e Israel, decía no hace mucho sobre Siria:

  • LpedeudaAmigosSiriaNeuralgiaEl carácter despótico y criminal del régimen de Assad, su carácter de dinamizador del terrorismo y de desestabilizador de Líbano, o su dependencia de Irán, lo hacen digno de ser combatido.” “Sería conveniente detener las masacres fomentando el advenimiento de la democracia liberal en los pueblos islámicos. Habría que estar dispuestos a intervenir y permanecer implicados hasta que las transiciones estén consagradas.” “Armamento ligero y su correspondiente munición, a todas luces insuficiente para frenar la potente ofensiva del Ejército sirio, los asesores militares iraníes y los luchadores de Hezbola, todos ellos con el apoyo armamentístico y diplomático de Rusia. Los opositores necesitan, desesperadamente, armas antitanque y antiaéreas.

Esta broma escrita sí que es buena: “fomentar el advenimiento de la democracia liberal en los pueblos islámicos”. Lo mismito que hicimos en Afganistán al invadirlo humanitariamente con el principal objetivo de enseñar a los grupos tribales del Hindukush “El espíritu de las leyes” de Montesquieu y la separación de poderes ejecutivo, legislativo y judicial. La libertad y la democracia en Oriente Medio siempre han importado un pito y no han pasado de ser un mero mcguffin para las potencias occidentales, que incluso han frenado en muchas ocasiones las pretensiones modernizadoras de una minoría de árabes, turcos o iraníes.

La tragedia es que nuestros amigos islamistas, a los que habíamos armado y entrenado profusamente, entraron en combate en la vecina Irak, se organizaron, se transformaron en muyahidines de estricta obediencia e incluso autoproclamaron un Estado anulando las actuales fronteras nacionales trazadas con escuadra y cartabón por las potencias colonialistas para fomentar la división de la zona en micro-estados dependientes de sus intereses; este Ente se denominó Estado Islámico en Irak, luego Estado Islámico en Irak y Siria, más tarde Estado Islámico de Irak y el Levante y, por último Estado Islámico a secas (EI); próximamente se llamará Estado Islámico Universal con capital en Raqqa (Siria) o Aldebarán City (Planeta Alderaan). Parece que al final sí había un “arma de destrucción masiva” en Irak: “el nuevo orden mundial” salido de los laboratorios neocons anglosajones de la “guerra contra el terror”.

También nombraron un “califa” de todos los musulmanes, el joven pero sobradamente iluminado Abū Bakr Al-Bagdadi, se hicieron con los pozos de petróleo, comenzaron las matanzas de sunitas, chiíes, kurdos, ismaelitas, yazidíes, drusos, turcomanos, mandeos, cristianos católicos, ortodoxos, maronitas, melquitas, la destrucción del patrimonio cultural, empezaron a rebanar cuellos y cortar cabezas por lo que comenzamos a recelar y hasta nos enteramos que su antecesor el llamado Al Qaeda, con el que EI pugna por el monopolio del delirio religioso pre-ilustrado, se mostró horrorizado con la barbarie y los pinchos morunos del califato en pleno mes de ramadán (bueno hablamos como si estas entidades mesiánicas tuvieran realmente portavoces oficiales). Por tanto, ahora han perdido algo de estatus amiguil: son nuestros amigos en Siria y nuestros enemigos en Irak.

Pero no se puede pasar de ser unos jóvenes idealistas luchadores por la democracia a ser los nuevos jenízaros del siglo XXI sin solución de continuidad, esto no es “Amanecer rojo” (John Milius, 1984). Efectivamente, la mayoría de los líderes del EI pasaron por la prisión estadounidense de Camp Bucca en Umm Qasr (Irak) incluyendo al autoproclamado “califa”; todos se reintegraron profesionalmente al combate armado y a labores de propaganda mediante un hábil manejo de las nuevas tecnologías, de las agencias de noticias y del escaparatismo rotulado de fondo abierto justo después de pasar por dicha prisión-academia de terroristas y, además, parece ser que los caídos posteriormente lo fueron a manos de otros musulmanes, no por ataques “selectivos” estadounidenses.

LpedeudaAmigosRotoArmaDefinitivaPero ahora EE.UU. (esto es, nosotros, ya que Europa no pinta nada) ha convenido una vuelta en su estrategia y ha descubierto el arma definitiva para nuestros males: una coalición internacional para combatir al Estado Islámico (EI), lo que, por otra parte, supone todo un avance desde que declarase la guerra a un solo individuo (contra bin Laden, el Fu Man Chu de la geopolítica). No obstante, esta alianza podría ser una pantomima ya que a EE.UU. podría no interesarle eliminar completamente el punch del EI (cosa que está a su alcance, aunque apenas represente una amenaza seria en suelo estadounidense) ya que el EI proporciona la suficiente inestabilidad a los países en Oriente Medio para que se vieran necesitados de ayuda militar estadounidense futura, supone una oportunidad para globalizar el miedo, un gran negocio para los contratistas militares privados estadounidenses y una escusa perfecta para invadir países (como podría ser Siria). A esta coalición se han adherido algunos países, pero todos ellos anteponiendo sus propios intereses a un supuesto e imposible “objetivo común”. Por ejemplo:

  • Turquía apoya la coalición a pesar de que el EI no le supone una amenaza directa, de hecho Turquía les ha estado ofreciendo bases de retaguardia para combatir a las milicias kurdas y hace la vista gorda con el paso por su territorio del petróleo que ya está vendiendo el EI en el mercado negro y de los fanatizados aspirantes a yihadistas extranjeros ávidos de alfalfa espiritual y kalashnikovs. El problema es que EE.UU. ha decidido ahora (medio)apoyar a los kurdos por su mejor organización militar sobre el terreno (y quizá por contar con muchas mujeres entre sus peshmergas, ya que los yihadistas de EI creen que morir en la guerra santa les garantiza el Paraíso, salvo si quien les mata es una mujer) y Turquía ha tenido que tragar con la condición de que EE.UU. no excluya al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) de su estrámbotica lista de “organizaciones terroristas”.
  • Los Estados del Golfo Pérsico, con Arabia Saudita a la cabeza, que probablemente se pusieron tifos a armar financiera e ideológicamente al EI, ahora se suman a la coalición anti-EI por considerar poco decorosos los actos bélico-religiosos de los muchachos. Hasta han mandado la foto de uno de sus rapaces, el príncipe bin Salman, en su avión de combate. Sin embargo, estos países quizá prefieran a sus propios fanatizados del Frente al Nusra en Siria, algo más respetuosos con las fetuas y los hadices del clero islámico wahhabita y con el estacionamiento de tanques pesados en doble fila.
  • Irán, que apoya al Gobierno de Irak en su lucha contra el EI, no está en la coalición formalmente pero colabora de tapadillo con EE.UU., aunque oficialmente no lo puedan reconocer (recientemente operativos iraníes de la Quds Force han sido apoyados por la aviación estadounidense), a pesar de que EE.UU. sigue manteniendo sanciones al petróleo iraní e Irán sigue perteneciendo al “ojete del mal”, al estar incluido en la enloquecida lista estadounidense de “países que patrocinan el terrorismo” junto con Cuba o Corea del Norte entre otros. Con Siria sucede algo parecido, no mantienen relaciones diplomáticas pero sus servicios de inteligencia trabajan coordinados en algunas operaciones ya que el gobierno de Al-Asad ha dejado autopistas a los drones estadounidenses para bombardear la infraestructura petrolífera del EI en el norte de Siria (y cualquier otra cosa de paso haya o no haya “víctimas colaterales”), lo que ha cogido a pie cambiado a los analistas neocon de la prensa y a algunos bacaladeros interesados en el tema.

De estos conflictos poco podremos saber y mucho sospechar, quedémonos pues en este bonito avispero que es hoy el mundo con nuestros amigos-enemigos y con nuestros enemigos-amigos.

Érebo

Anuncios

Nuestro régimen electoral de bipartido único, amigos míos, hasta el momento tan eficiente, empieza a dar muestras de debilidad, y esto no es que quite el sueño a nuestros sabios dirigentes que velan por nuestro bienestar, pero algo preocupa.

No podrán negar los acólitos de la Escuela de Chicago que miran con cierta envidia a los chinos o a los pérfidos norcoreanos funcionar sin pamplinas electorales,  por aquello del gasto superfluo y eliminar duplicidades, aunque de momento El Tinglado ve oportuno, con la razón y prudencia que le definen, mantener el teatrillo electoral. Además, no faltarán voces, las más keynesianas, que piensen en las contiendas electorales como un motor económico en estos tiempos difíciles.

El momento de suprimir las elecciones no ha llegado todavía, todo dependerá de a quién se le ocurra votar a los ciudadanos.

La Unión Soviética no comprendió las ventajas de dicho régimen. Quizá hubiesen sobrevivido si hubieran creado un sistema parecido, con dos partidos, por ejemplo el Partido Socialista de los Trabajadores y el Partido Popular Obrero. Con esto, alguna que otra gala del prorruso Raphael y una pizca de sociedad de consumo idiota hubieran tirado algunos años más, pero entonces se habrían convertido en nosotros y todo mi argumentario se desenmascararía como lo que realmente es: una gilipollez. Aun así, los ciudadanos hubieran dividido sus odios, en vez de enfocarlo hacia un sólo partido. Ahora, Putin parece comprenderlo.

Socio-liberal y liberal-conservador

Abundan opiniones en los medios, en las altas esferas económicas, en la política y demás vendepatrias, que imploran por un pacto entre los dos grandes partidos, supuestamente antagónicos, por el bien de España. El otrora siniestro Señor X, somnoliento consejero de Gas Natural y hoy flamante Hombre de Estado Felipe González acaba de manifestarse a favor, entre otros muchos, “si el país lo necesita”. Viniendo de él parece una amenaza. Con todo este ruido ponen la pelota en la cancha.

Dicho pacto, no nos engañemos, ha existido siempre. En el Parlamento Europeo votan lo mismo tres de cada cuatro veces y aquí cada día nos cuelan alguna teniendo como broche de oro la reforma del artículo 135 de la Constitución, la madre de todos los recortes. El único escollo que pueden tener los dos grandes partidos para alcanzar un acuerdo, no lo menospreciemos, es el siempre complicado reparto de sofás.

Mientras Cayo Lara sufre un ataque de cuernos, los simpatizantes y/o militantes de base del PP y del PSOE, por el momento no dan crédito a estos rumores, ven dicho pacto tan antinatura como trabajarle un anilingus a una zarigüeya. Demasiado tiempo educado en el odio al otro, forofeando en tertulias de política de taberna, para que de la noche a la mañana sean socios y compañeros.

Estado de las negociaciones

 

De verlo como algo “necesario” se encargará la maquinaría mediática que esparcirá el miedo correspondiente,  y la mayoría de simpatizantes del bipartido único acatarán. A los diez minutos les parecerá que esto ha sido así siempre. Habrá desertores por el camino, muchos negarán tres veces haber votado a alguno de estos partidos, en especial los del partido socialista, que es el partido absorbido en este caso, y el condenado a la desaparición.

 

Cuando se consolide el pacto mandaré una carta al director de El País, otro entusiasta del PPOE. “No vivo hasta que llega el domingo para deleitarme con la columna de Antonio Muñoz Molina…” comenzaré, si pretendo ser publicado. Pero el verdadero y noble motivo de la misiva será proponer la rehabilitación política de aquellos visionarios que fueron Tamayo y Sáez, que se negaron a pactar con los comunistas ya bastante tiempo atrás, por lo que sufrieron a todas luces un injusto linchamiento público.

Este pacto no es más que el siguiente paso en el guión del saqueo, que responde al cambio de régimen que estamos viviendo. De hecho ya existe en 10 países de la Unión Europea, y subiendo. Realmente no es malo que esto ocurra, pues a muchos se les caerá el palo del sombrajo. Por contra, las políticas que puedan ejercer estos años impunemente, sin pantomimas en el congreso y con barra libre, pueden destrozar la vida de millones de personas.

 

 

 

El molón es César, y Alejandro el pipiolín. Aunque para la empresa InnWise Marketing & Distribution Services tanto Alejandro como César son “los dos que molan” entre un número de desempleados sin determinar según se desprende de un email interno de empresa titulado “Candidatos”.

El correo electrónico, nada poético, dice así: “Los 2 que molan. En 1 mañana fuera preocupaciones. El primero que vimos he visto que es de Toledo. Tal vez cueste más traer al de toledo por 400 € que el pipiolín gratis. Yo pondría a lo mejor solamente 3 meses teniendo en cuenta esa situación. Intentaría gratis (o como mucho 200 euros media jornada) a Alejandro y 400 € a César“. El correo fue copiado y tuiteado por el mismo candidato Alejandro, al que le había llegado previamente por error (o no), según se desprende de la información publicada por el Huffington Post (http://www.huffingtonpost.es/2014/04/09/oferta-trabajo-innwise_n_5119939.html).

Uno de los objetivos comerciales de la empresa desenmascarada es el siguiente: “Gestionamos la reputación online de tu Hotel” (marketing hotelero); sin embargo, después de lo visto, parece que no ha gestionado demasiado bien la reputación de su propio departamento de contratación, pese a las disculpas posteriores del director de negocio de la empresa señalando que el responsable del desaguisado es alguien que no tiene competencias en “Recursos Humanos” (lo que suena parecido al típico comentario de “las actitudes vandálicas proceden de personas que son de fuera del pueblo”). Todo el mundo puede cometer errores, pero en este mundo extraño puede que lo acabe pagando el pipiolín (es decir, Alejandro) por hacer público un correo privado aún cuando haya denunciado su propia explotación. César y Alejandro merecen mejor trato, aunque sólo sea por su nombre.

El molón es cualquiera de nosotros que se vea en la triste necesidad de trabajar de cualquier manera, bajo cualquier condición, especialmente los más jóvenes y los becarios (ahora llamados pipiolines). Pero la anécdota, en la que se valora cuál candidato salía más barato (gratis o muy baratos y “flexiseguros” de 200€ a 400€) en el fondo refleja una oscura realidad de explotación laboral que está creciendo día a día en España después de la aprobación de la última reforma laboral (ver https://lpedeuda.wordpress.com/2013/05/24/el-exito-crepuscular-de-la-reforma-laboral/): en la negociación laboral cada vez se le otorga más poder al empleador y menos al trabajador (“esta de moda trabajar gratis”), favorecido por un “mercado laboral” cada vez más escaso, complicado y depauperado (“un trabajo fijo ya no es divertido”). Antes que Zygmunt Bauman, el “precariado” ya lo reveló Eskorbuto en su día con estas palabras: “paro, miseria, humillación es lo que obtuvimos…” (ver https://lpedeuda.wordpress.com/2013/02/02/lineas-profeticas-de-eskorbuto/).

El sociólogo estadounidense Richard Sennett argumenta en su libro “La corrosión del carácter. Las consecuencias personales del trabajo en el nuevo capitalismo” que el trabajo estable ha sido fundamental para mantener la cohesión social y ha venido considerándose uno de los principales factores para la formación del carácter, la construcción de nuestra identidad, la autoestima y la necesidad de ser reconocidos por los demás, pero que la extensión de la flexibilidad e inseguridad laboral (según el modelo anglosajón) ha acabado por modificar el propio significado del trabajo. Escribe: “Lo que hoy tiene de particular la incertidumbre es que existe sin la amenaza de un desastre histórico; y en cambio, está integrada en las prácticas cotidianas“.

BLOGMolonGallardoMediavillaAunque el neocapitalismo nos ha rebajado de seres humanos a simples “recursos humanos”, recuerdo que algunos pensábamos con candidez que llegaría un día en el que cualquier puesto de trabajo podría ser realizado por una maquina (excepto el trabajo de diplomático claro, por aquello aguantar grandes cantidades de alcohol en las recepciones), que en el futuro trabajaríamos menos horas, que no nos subastarían por 400 € mensuales y, sobre todo, que los robots trabajarían por y para nosotros; pero ahora ya sabemos lo que pasa realmente: esos robots éramos nosotros. La nueva Ley de la gravedad se llama “mercado laboral” y el nuevo monstruo de Frankenstein es el Homo œconomicus.

Las entrevistas de trabajo se han convertido en un calvario, una subasta de mano de obra barata, a menudo son meros castings, y otras conllevan largos y penosos procesos de selección que incluyen pruebas o preguntas absurdas más propias para realizar el test de Turing a entes despersonalizados, robots, replicantes, quants o monstruos de Frankenstein que para personas reales que, en última instancia, van a trabajar en ocupaciones tan poco épicas como vender seguros. Esto se repite tanto en las empresas medianas, en las que una típica y peliaguda pregunta podría ser fácilmente: “¿Por qué tendríamos que contratarle a usted entre todos los candidatos?” (pregunta que no tiene respuesta ya que el demandante de empleo no conoce a los otros candidatos por lo que, finalmente, está obligado a implorar por el puesto de trabajo) como en las multinacionales, como Goldman Sachs (corporación financiera mucho más poderosa que la mayoría de los países del mundo) que preguntaba a sus aspirantes estadounidenses lo siguiente: “¿Cuántos metros cuadrados de pizza se comen en EE.UU. anualmente?”.

Para contratar, los Departamentos de “Recursos Humanos” se basan generalmente en el olfato, aunque los profesionales tienen que justificar su trabajo en lo “científico”, en este caso en la psicología aplicada (aunque conviene no olvidar que tanto el alma como la “psique” son ficciones metafísicas). Esta pseudociencia se denomina “psicología industrial”, cuya idea principal es la reducción de las personas trabajadoras a meros datos. Así, se trataría de mejorar la eficacia de la “unidad de producción” (léase el trabajador) a través de unos ítems orientativos para la selección, formación y promoción de las plantillas de las grandes empresas. También pueden utilizarse en la aplicación de los indicadores de productividad o medidores de plusvalías como el “Revenue for Full Time Employee” o el “Profit for Full Time Employee” (ver https://lpedeuda.wordpress.com/2013/02/21/las-ratas/).

Por tanto, se trataría de aplicar test y otras pruebas cognitivas para establecer rankings y categorías entre el personal. Una de sus líneas de trabajo más conocidas agrupa a los trabajadores en ocho “roles” diferentes (el científico, el director, el entrenador, el escultor, el explorador, el guardián, el inventor y el luchador) a través del supuesto estudio del supuesto carácter que puede aparecer expresado en cuatro modelos puros y presuntamente dicotómicos: el extrovertido (E) contra el introvertido (I), el sensorial (S) contra el intuitivo (N), el racional (T) contra el emocional (F) y el estructurado (J) contra el perceptivo (P).

De este modo, imaginemos que hay un puesto directivo vacante en la empresa, el Departamento de RR.HH. apoyado por estos pseudo-trabajos psico-industriales determina que lo mejor es que ese puesto vacante lo ocupe, por ejemplo, una persona tipo ESTJ (es decir, extrovertido, sensorial, racional y estructurado) que se corresponde con un tipo “Director” por lo que promocionarán a aquel que más haya ajustado su gráfica a el perfil prefigurado mediante la aplicación del test (lo que complica la vida a otros que estén bajo sus órdenes y sean del tipo INFJ). (No obstante, a la vista de los penosos acontecimientos facilitados por Alejandro, parece que algunas empresas han transmutado las glamurosas categorías de “científico” o “explorador” por “molón” o “pipiolín”.)

Este disparate neo-lombrosiano puede recibir el nombre de “profesiograma” (es decir, una especie de gráfica que organiza las aptitudes y capacidades de los puestos de trabajo y sus nexos técnico-organizativos como identificación, objetivos, requerimientos, responsabilidades, relaciones, condiciones y riesgos) o algún otro nombre pomposo (del tipo “tipograma”) y es aplicado en algunas entrevistas de trabajo y promociones internas de las empresas más sofisticadas. Afortunadamente, en algunas otras entrevistas de trabajo esto no se aplica, como por ejemplo en la siguiente:

Ha sabido competir con dignidad.

P.D. Estas bonitas clasificaciones psico-industriales también sirven para las relaciones interpersonales más allá del ámbito laboral, por ejemplo, en la pareja. El caso del Sr. Alfeñique y la Sra. Quidnunc es significativo. Ambos son diferentes en gustos y en carácter, pero se entienden, se quieren y desean estar juntos y, no sólo eso, sino que han comprendido que esa desafinidad (según los psicólogos el Sr. Alfeñique es del tipo FDMJKNC y la Sra. Quidnunc es del tipo DHZVKFS) les proporciona una visión del mundo complementaria y más completa, haciendo todavía más fuerte e interesante su relación de pareja y encarando los problemas de la vida desde un mayor ángulo. Sin embargo, el Dr. Cucumber, psicólogo matrimonial, les realizó el test de afinidad parejil con las siguientes conclusiones: “Tenéis muy pocos puntos en común ya que vuestros caracteres e intereses son muy distintos; es posible que tengáis malentendidos y discusiones frecuentes, por lo que si deseáis estar juntos tendríais que hacer un esfuerzo de empatía para poneros el uno en la piel del otro y no emitir juicios de valor precipitados; las personas no son siempre compatibles pero, aunque los polos opuestos se atraigan al principio, por simple atracción o curiosidad, las relaciones acaban resultando más difíciles y conflictivas a la larga, por lo que deberíais plantearos qué renuncias deberíais realizar para que vuestra relación funcione en el futuro”.

LPEDEUDA

Hay esperanza, pero no para nosotros. Franz Kafka.

                                                                       Ídolos del pueblo

Resulta cuanto menos curioso que el populacho vayamos aceptando la pérdida de las llamadas conquistas sociales, migajas del estado del bienestar, con tamaña facilidad, y aprobemos mayoritariamente un política dictatorial que tan claramente beneficia sólo a unos pocos.

Mucho se ha escrito ya sobre la doctrina del shock, por lo que no abundaré en ello. Aceptamos que nos espíen, que nos empobrezcan, que nos humillen, con la esperanza de que en un medio plazo sea para nuestro bien, las cosas se vayan arreglando, como en un telefilme barato.

“Hemos destruido la ciudad para salvarla”, dijo un militar estadounidense durante la guerra de Vietnam. Pues bien, eso es lo que nos tenemos que creer, y así sucede continuamente. A diario se nos adoctrina con que se recorta en sanidad para mantener el sistema, y lo mismo con las pensiones, o en educación, etc.

En realidad, todo esto es más viejo que el mear. Aceptamos sus mandatos como una cuestión de fe, estamos educados para eso y actualmente es claro el paralelismo entre el viejo dios cristiano y los llamados mercados. Así, es lícito preguntarse por qué si el dios-mercado es bueno y quiere lo mejor para nosotros, por qué tanto sufrimiento.

La teodicea fue un palabro inventado por Leibniz para explicar la presencia continuada del mal en el mundo si nos rige un dios bondadoso. Actualmente la teología es el aparato de propaganda para explicar estas contradicciones, y El Tinglado hace suyo sus argumentos, que consisten en que todo este sufrimiento es un medio para conseguir un bien superior. Así, si se acepta la fe, estas contradicciones pasan a un segundo plano. (más…)

Se cumplen tres años del infausto mayo de 2010 donde iniciamos oficialmente el camino del austericidio guiados por los “inefables expertos” de la troika (no me refiero al moderado terceto Bujarin, Ríkov, Tomsky sino al feroz trío Fondo Monetario Internacional, Comisión Europea y Banco Central Europeo). De todos ellos hoy me referiré al Banco Central Europeo (BCE, institución supuestamente semipública pero, en el fondo, sucursal del Deutsche Bundesbank y lobby de los bancos) cuyo diseño institucional a favor de la gran banca es culpable de muchos de nuestros males y nos ha obligado a regalarles al menos 100.000 millones de euros de nuestros impuestos en el periodo 2010-2013 a cuenta de los intereses de la deuda. Y todo esto mientras la banca, con la germana a la cabeza, deshacían sus posiciones (y exposiciones) en España fruto de sus malas praxis e inversiones y nos daban lecciones de austeridad y desapalancamiento.

La trama comienza cuando descubrimos que la tóxica banca europea, zombi y yonqui a partes iguales, necesita periódicamente “inyecciones de liquidez”. Con este panorama, el 24 de junio de 2009 el BCE distribuyó entre 1.121 bancos 442.241 millones de euros, el 21 de diciembre de 2011 fueron 489.191 millones de euros a 523 entidades bancarias y el 29 de febrero de 2012 la cuantía se elevó a 529.531 millones de euros a 800 bancos. Esto ha supuesto, en sólo tres tandas, 1,46 billones de euros desembolsados por el BCE (es decir 1,5 veces el PIB de España o el 17% del total del PIB de la zona Euro) a los bancos en condiciones muy favorables.

El truco es el siguiente: El BCE presta dinero a los bancos a un tipo de interés del 1% ”para facilitar el crédito a los hogares y las empresas” pero estos destinan el dinero a cubrir sus vencimientos y sanear su tesorería comprando deuda soberana (española e italiana sobre todo) que ofrecen grandes rentabilidades (entre el 4% y 6% de interés) ya que los estatutos del BCE prohíben financiar directamente a los Estados al 1% (de ahí que 9 de cada 10 euros de deuda pública la tengan las propias instituciones financieras). Es decir, España va al BCE y dice: “necesito 100, dame 100 y te devuelvo 101” y el BCE le contesta: “sí, efectivamente yo doy dinero al 1% pero sólo a los bancos, así que si quieres 100 pídeselo directamente a los bancos”. Entonces España va al Banco A y repite: “necesito 100” y el Banco A le contesta: “vale, te doy 100 pero me das 105 porque es lo que dice el mercado”. España suspira: “que remedio, dame los 100 y te devuelvo 105 porque nadie me lo va a dar y lo necesito para afrontar los pagos”. Entonces el Banco A, que coge 100 del BCE con el compromiso de devolver 101 y acto seguido presta 100 a España con la garantía de recibir 105, y piensa para sí mismo: “vaya chollo que tenemos en la Unión Europea, acabo de ganar 4 limpios (105-101) con un simple golpe de ratón”.

Por tanto, el BCE le está regalando gratis a los bancos la diferencia (entre un 3% y 5% de intereses, esto se traduce en miles de millones de euros) tan solo con que éstos compren deuda pública (esta inversión apenas presenta riesgo ya que una suspensión de pagos de cualquier país del euro daría al traste con el contubernio montado en torno al euro, ya sabemos “deuda pública=activo sin riesgo”). Esa cantidad es la que tenemos que la ciudadanía tiene que financiar con los recortes en los servicios públicos a fin de socializar las pérdidas bancarias, regalar nuevas apuestas de casino a los especuladores y cerrar el círculo del tinglado de la plutocracia para conservar su poder y capital.

Si esto es lo que queremos Herbie PopneckerY, mientras tanto, ¿qué hacen nuestros representantes, los políticos? Pues ni más ni menos que el mayor atentado contra nuestra soberanía y la “democracia que nos hemos dado”: con plena agostidad, interrumpiendo sus merecidas vacaciones estivales, sus señorías aprobaron de urgencia (en Agosto de 2011) una reforma de la Constitución Española (en su artículo 135) con el liderazgo del PSOE y el apoyo sin fisuras del PP para establecer constitucionalmente la prioridad del pago del déficit y los intereses de la deuda sobre cualquier otro gasto. Para nuestro bochorno dice así en su apartado 3º: “los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta”.

Bueno, quizá priorizar absolutamente el pago de los intereses de la deuda en la Constitución española no sea tan grave o pecaminoso, la Iglesia Católica ya modificó el “Padre Nuestro” hace un par de décadas ya que Jesús de Nazaret dijo claramente “perdónanos nuestras deudas, tal como nosotros ya hemos perdonado a nuestros deudores” (Mateo 6:12) pero la Iglesia Católica, que se arroga el derecho de corregir al mismísimo hijo de Dios, lo ha cambiado por “perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”, plegaria algo más “financieramente correcta”.

1) LOS DATOS. EL TIMO DE LOS INTERESES DE LA DEUDA

Ahora que se ha comentado una de las maneras de transferir capitales de los irresponsables ciudadanos que “han vivido por encima de sus posibilidades” a los pobrecitos bancos “que han sufrido la coacción de los Estados” analizaremos las cantidades que, repito, hemos regalado a los bancos por obra y gracia del diseño institucional del BCE a favor de los intereses del gran capital.

La tabla 1 recoge la evolución de algunos de los indicadores en el periodo comprendido entre el año 2007 (antes de la crisis) hasta 2013. En un primer vistazo se ve el excelente resultado de las políticas de austeridad auspiciadas por los fieras de la troika y seguidas disciplinadamente por los gobiernos del PSOE y del PP: decrecimiento del PIB en un 2%, aumento de la deuda pública un 123%, aumento de la deuda sobre el PIB en 39 puntos porcentuales (y eso que por el arte de la contabilidad no se incluyen las ayudas a la banca, que en caso de hacerlo todavía sería mayor) y descenso de los ingresos públicos sobre el PIB (4 puntos porcentuales a la espera de consolidar los resultados del año 2013).

Tabla 1. Lo prometido es el interés de la deuda.

graf01

Pero más interesante resulta el escandaloso crecimiento del 142% en el periodo 2007-2013 de la partida destinada al pago de los intereses de la deuda (porcentaje que se elevaría al 166% si se considera el total del dinero a pagar incluyendo las amortizaciones de la deuda comprometidas, los datos son públicos a través de la página http://www.sepg.pap.minhap.gob.es/sitios/sepg/es-ES/Presupuestos/PresupuestosEjerciciosAnteriores/Paginas/PresupuestosEjerciciosAnteriores.aspx).

En el periodo 2007-2013, hemos pagado un total de 167.672 millones de euros sólo en intereses de la deuda, que es ni más ni menos que el 50% de toda la deuda pública que teníamos en 2007 y eso que como es fácil comprobar ni desciende el déficit público ni la cuantía de la deuda (en realidad hace lo contrario, cuantos más intereses pagamos, más aumenta la deuda). Y para analizar la cuantía de esta cantidad bastaría compararla con los recortes de 10.000 millones de euros en Sanidad y Educación (Abril de 2012) o los 65.000 millones de euros adicionales en el nuevo paquete de recortes antisociales (Julio de 2012).

Desde el año 2008 cada ciudadano español (hombres, mujeres, bebés, ancianos, nacionales, residentes extranjeros, etc.) ha destinado una media de 1,50 € cada día a los intereses de la deuda. Habida cuenta que en mi barrio me puedo tomar una caña generosa por 1,50 € y solo salgo una vez a la semana, con el dinero destinado a los intereses de la deuda me podría tomar 7 cañas en cada una de mis salidas semanales, y luego se quejan los barmans de que nuestro recorte de presupuesto en birras ya no puede seguir financiando la universidad de sus hijos.

Pues bien, de esos 167.672 millones de euros esfumados en intereses de la deuda podríamos habernos ahorrado en torno a 135.000 millones si los estatutos del BCE financiasen directamente a los Estados al 1% tal y como hacen con los bancos. Esto es una decisión política y no económica por lo que la solución al desaguisado también podría ser política: declarar esa parte de la deuda ilegítima, no pagarla y dedicarla a refinanciar la Sanidad, la Educación o la inversión pública y con ello crear miles de puestos de trabajo.

2) EL MIEDO. EL TIMO DE LA PRIMA DE RIESGO

Pero para que este tinglado plutocrático funcione se necesita que la gente lo acepte y para ello existen principalmente dos vías: 1º) la ignorancia del populacho de los cambalaches del chiringuito financiero y 2º) el miedo del populacho ante la hecatombe de la civilización.

Hablaré del miedo. Y para ello hablaré de la antaño famosa (y temida) prima de riesgo. Tradicionalmente la prima de riesgo es un indicador sin ninguna relevancia en los manuales de economía pero ha encontrado su momento en el ambiente de la doctrina del shock. La prima de riesgo es el sobreprecio que paga un país por capitalizarse en los mercados internacionales a través de sus emisiones de deuda pública comparados con los de Alemania (que se supone que siempre tiene un riesgo de impago nulo) y es un indicador de la solvencia de un país y de la cuantía de los intereses que paga por financiarse

Dos pájaros de un tiro se matan con una prima de riesgo desbocada: 1º) objetivamente una prima de riesgo alta mantiene los intereses de las subastas de deuda pública más altos así los bancos compradores pueden hacer más negocio, y 2º) subjetivamente la prima de riesgo es la gran amenaza, la espada de Damocles, el anuncio del Armagedón económico, que sirve para imponer recortes, intervenir la política presupuestaria y establecer líneas rojas de intervención con condicionalidad macro y micro económica (por ejemplo, la “barrera psicológica” de los 500 puntos con los que se intervino a Irlanda o Portugal) a los Estados presuntamente “más gastosos”.

Pero curiosamente la prima de riesgo más que a los Estados se refiere a los sistemas financieros que operan en esos Estados y más que a la deuda pública refleja más la privada cuando no la posición Target de los sistemas bancarios dentro del eurosistema. Un ejemplo de esto lo vemos en el siguiente gráfico de la evolución de la prima de riesgo en España, se aprecia que su valor siempre ha sido más alto que el que tenía en el comienzo oficial del austericidio (mayo de 2010) por lo que los bancos han ganado mucho dinero con la compraventa de bonos españoles (pagados a un interés más alto).

Gráfico 1. El Armagedón financiero-contable, la famosa prima de riesgo española ningunea a Zapatero y Rajoy pero no a Draghi.

graf02

       Se observa que la prima de riesgo va a lo suyo, no se deja impresionar por los anuncios de recortes de los aventajados alumnos de lo neoliberal como Zapatero o Rajoy (o los cambios de gobierno) tal y como nos cuentan machaconamente los políticos y medios de comunicación (que dicen “la prima de riesgo sube porque vivimos por encima de nuestras posibilidades, porque tenemos unos servicios públicos sobredimensionados, porque tal o cual político ocupa la Moncloa, etc.”) esto, claro está, no es más que una pantalla para justificar los recortes metiendo miedo a la ciudadanía ya que la prima de riesgo baja momentánea pero en mayor medida cuando el Banco Central Europeo interviene en los mercados de deuda, por ejemplo mediante los 1,46 billones de euros desembolsados ya comentados o cuando Draghi (el presidente del BCE, exdirector ejecutivo del Banco Mundial y exvicepresidente para Europa, como no podía ser de otra manera, de Goldman Sachs) anunció el programa OMT (Outright Monetary Transactions) en verano de 2012 para implementar importantes compras de deuda soberana en los mercados secundarios. Sin embargo, buscar demasiadas causas a las subidas y bajadas de la prima de riesgo (depreciación del yen, bajada de tipos, etc.) es inútil pues, como casi todo lo financiero, algo que es meramente irracional no puede estar sometido a razones.

Por tanto, para empezar, a pesar de lo que diga la adulterada Constitución en su artículo 135, no habría que pagar la parte ilegítima de los intereses de la deuda generados desde 2007 (más del doble de todos los recortes que hemos sufrido los españoles) en virtud de un diseño institucional del BCE al servicio de la banca internacional y los intereses de la plutocracia austerófila. Y para continuar, habría que empezar a pensar en alternativas al propio dinero, al sistema financiero internacional y a la financiarización de la economía que son intrínsecamente destructivas para la sociedad.

Dataman Tristamshander

IVÀ 1977