Posts etiquetados ‘Producto Interior Bruto’

>> Nuestro sueño pequeñoburgués se ha hecho realidad, por fin hemos pasado de vivir en un barrio de camellos, proxenetas y prostitutas a otro de emprendedores y esforzados contribuyentes a la riqueza nacional, ¡y sin movernos de casa!

VISIBLES

Y es que la Contabilidad Nacional va a empezar a computar en septiembre el efecto de la economía informal que generan las actividades del proxenetismo, la prostitución, el contrabando, la producción y el tráfico de drogas en el Producto Interior Bruto (PIB nominal) según exige la Comisión Europea.

BInvisiblesEspañaDrogasProstitucionPIB2

Pero esto no es nuevo, el nuevo sistema europeo de cuentas (SEC 2010) de Eurostat se aprobó en mayo del año 2013 para aplicar antes de 2018. Ya en el año 2010 el entonces Presidente del Instituto Nacional de Estadística (INE), Jaume García, adelantó está posible ventaja estadística para España: “la prostitución, el contrabando y el tráfico de drogas son tres sectores no despreciables de ámbito económico”. Canis, bacaladeros, yuppies y otros Pibes también agradecen el detalle.

Esto puede resultar extraño pero desde la actual óptica economicista hegemónica no tiene nada de particular, ya que las actividades desreguladas que evaden al fisco forman más parte del cotarro que sus derivadas morales.

El gobierno español y las nefastas políticas económicas y sociales austerófilas impuestas por la troika (Fondo Monetario Internacional, Comisión Europea y Banco Central Europeo) están de enhorabuena, con este nuevo truco contable (más dado a las manipulaciones de los datos que la contabilidad de Nueva Rumasa) volverá el crecimiento, disminuirá la ratio deuda/PIB y se alcanzarán los objetivos de déficit. Gobierno, 1 – Ciudadano recortado, 0.

Ahora todo parece encajar:

  • La renuncia de España a la Justicia universal no ha sido cosa de chinos, la puesta en libertad de decenas de narcotraficantes en los últimos meses obedece a la nueva lógica económica: una menor coacción del estado para los negocios de los emprendedores de sustancias recreativas para el ocio familiar.
  • La reforma del Código Penal (en el artículo 187) propuesta por el ministro de Justicia Gallardón dificultará la penalización por proxenetismo a los emprendedores del negocio de relax, naturaleza y coito familiar.

Y ahora, ¡a crecer!
Pero la medida de la prosperidad de un país mediante el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB), que economistas, políticos y público en general consideran bueno por sí mismo, no tiene por qué serlo.

La crítica al PIB es muy antigua y se refiere a que es un indicador que no dice nada sobre la distribución de la riqueza, puede reflejar como oportunidades positivas desgracias como epidemias o terremotos, no refleja actividades “no económicas” que repercuten más en el bienestar de las personas que las meramente mercantilizadas, tampoco expresa el impacto de la actividad económica contaminante sobre el ambiente y se limita a contabilizar el trabajo remunerado, excluyendo, por ejemplo, un trabajo socialmente imprescindible como es el trabajo doméstico.

INVISIBLES

En general, el trabajo doméstico nunca ha tenido gran importancia para los economistas que, como se ha visto, prefieren incluir antes la prostitución, el contrabando o el tráfico de drogas en el PIB que actividades como cocinar, hacer la compra, lavar, fregar, limpiar, coser, planchar, regar, atender a las mascotas, cuidar a los niños, ancianos y discapacitados, etc. y eso que se estima que la prostitución y las drogas podrían aumentar el PIB hasta un 2% mientras que el trabajo doméstico lo aumentaría como mínimo un 20%.
BDetalleCampesinaSentadaAlFogonVanGogh
Esta incongruencia se debe a que las horas dedicadas al trabajo doméstico están realizadas mayoritariamente por las mujeres. Recordemos que cuando nuestras madres y abuelas dedicaban su tiempo a cocinar eran simples “cosas de cocina” sin importancia y ahora que los fogones se han profesionalizado y mercantilizado ya se trata de un asunto cotizado y prestigiado mayoritariamente por varones (“restauradores”, “chefs” o “creativos gastronómicos”). Esta invisibilidad contable no es casual sino que es fruto de la tradicional división del trabajo entre los hombres y las mujeres, de los espacios públicos y los privados y la separación la esfera productiva y la reproductiva.

Por tanto, la Contabilidad Nacional sigue sin otorgar ningún valor económico al trabajo doméstico, y por extensión al trabajo no remunerado cuyo producto no esté directamente orientado al mercado (por ejemplo, que una madre de el pecho a su bebé no cuenta en el PIB pero sí comprar un sucedáneo lácteo). Amigas y amigos, así esta el mundo.

Emmeline Pankhurst

Anuncios