Posts etiquetados ‘Reforma laboral’

EEUU   1) COLAS ESTADOUNIDENSES

Coincidiendo con la salida a la luz del llamado “Pacto de Competitividad” para la Unión Europea amadrinado por Merkel, en Julio se ha estrenado el espacio cultural-televisivo de RTVE (el ente público español) “¡Vivan los bares!” que está patrocinado por Coca-Cola y parte con un enigmático propósito: “se trata de salvar la esencia del bar”. Curiosos libertadores en un país donde los bares ya están esencializados y ya hay un bar o restaurante por cada 174 habitantes.

El “Pacto de Competitividad”, a la sombra del Tratado de Libre Comercio entre la UE y EE.UU. (TTIP), promete ayudas económicas a los países del sur de Europa a cambio de más recortes sociales y laborales. Lo que se pretende hacer de España es básicamente un País de Camareros centrado en el turismo; por tanto, tanto el mencionado programa “¡Vivan los bares!” como otros de Mediaset (“Tapas y barras” o la microserie “I+B”, inspirada directamente en la campaña “Benditos Bares” de Coca-Cola) coinciden en ahondar en el rol recreativo que han asignado a nuestro querido país las élites económicas y financieras europeas.

ColasFelicidadBaresPrometidoDeuda1El programa de Coca-Cola “¡Vivan los bares!” es una extensión de su atolondrada campaña publicitaria (pero eso sí, con “estrategia publicitaria mixta push-pull y branded content”) llamada “Benditos Bares”. ¿Qué haríamos nosotros sin nuestros Benditos Bares? ¡Si son los mejores del mundo!”. Lamentable. Sin embargo, no está previsto que en este nuevo programa se incluya una Herriko Taberna u otras tascas independentistas, ya que Coca-Cola retiró el anuncio del padre enrollado en el que el hijo se le hace colchonero por un asunto hormonal debido a que el actor que interpretaba al padre perdedor, Gotzon Sánchez, había participado en actos de Herrira (que es una plataforma de apoyo a los presos de ETA). Coca-Cola no se mete en política, no, pero no le importó mantener la bochornosa campaña publicitaria de su insípida bebida Aquarius titulada “Homenaje a los Políticos Extraordinarios. Porque ahora más que nunca, hay personas que consiguen que no perdamos la fe en el ser humano”, más conocida por ser la de los tres alcaldes honrados sobre un total de 8.119.

El buenrrollismo de “¡Vivan los bares!” parece sustituir al también fallido (y cancelado por su pésima audiencia) programa de RTVE “Entre todos”, en el que se suscitaba la caridad entre bienintencionados televidentes como parcheada solución al aumento de la pobreza y se promovía la radical individualización de toda problemática social, como el espacio del autor del blog “Escuela de felicidad” (Rafael Santandreu) que trataba de paliar los efectos del dramático paro juvenil aplicando la “psicología racional”. Además, Coca-Cola repite: ya en el año 2011 compró un espacio publicitario a RTVE llamado “La felicidad (en cuatro minutos)” emitido diariamente por La 2.

Pero, ¿qué persiguen estas campañas? ¿Por qué se han puesto demasiado pesados con los bares, un asunto que ya dominamos? ¿Por qué insisten precisamente ahora en que nos metamos en los bares? ¿Será para que bebamos y olvidemos? Sin embargo, la campaña más interesante sería: “¡Libremos a nuestros bares de la Coca-Cola!”.

Obviamente Coca-Cola no promociona la barata y poco saludable bebida gaseosa, azucarada y azarzaparrillada, con mezcla de jarabe de maíz hiperfructoso, semillas esterculiáceas procesadas, caramelo de sulfito amónico, ácido fosfórico, fenilcetonuricos-aspartamo, cuatro-metilimidazol, benzoato de sodio, ácido ascórbico, cafeína y demás cochinadas sino que, como vemos, sus campañas son básicamente emocionales y apelan a la peligrosa pseudoideología individualista, sumisa y pasiva del positivismo infantiloide (ver https://lpedeuda.wordpress.com/2013/02/07/pensamiento-positivo-y-crisis/). Hasta en la Alemania nazi Coca Cola no se anduvo con cola de paja y promocionó el buen rollo entre la alegre muchachada de las Bund Deutscher Mädel y las Hitlerjugend, incluso inventó para ellos la Fanta, no tan oscura.

Más allá de los bares, esta insoportable invasión de pensamiento positivo (anuncios publicitarios, Congresos, App SmileWorld para compartir felicidad, “Muro de la Felicidad”, cabina de teléfono “Hello Happiness”, etc.) resulta tan estomagante como el propio brebaje, que últimamente nos habla de contagiar la felicidad, por lo que efectivamente, se puede decir que el asunto de la obligatoria y permanente felicidad presenta claros síntomas de plaga. Para Carlos Chaguaceda, presidente del autodenominado  Instituto Coca-Cola de la Felicidad: “Coca-Cola siempre ha hablado de optimismo, de emociones porque para ser relevantes hay que conectar con ellas; cuando nació Coca-Cola, ya pensaba en la felicidad”.

ColasFelicidadERECocaColaPrometidoDeuda2Sin embargo este mundo maravilloso de Coca-Cola no nos la puede colar tan cándidamente ya que también esconde su propia galería de horrores (explotación y accidentes laborales, trabajo infantil, discriminación racial, contaminación, colaboración con grupos paramilitares como muestran las denuncias del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario de Colombia, etc.). Tras Coca-Cola están las más importantes compañías financieras, como Berkshire Hathaway, Vanguard Group, BlackRock, Fidelity Investments, State Street, y grandes fortunas mundiales (su consejo de administración eligió recientemente a Ana Patricia Botín, hija de Emilio Botín, Presidente del Banco Santander) que, mientras se dedican a producir significados mediáticos buenrrollistas para sus despreocupados consumidores, trabajan a favor de objetivos no tan simpáticos como el saqueo de los recursos hídricos y la privatización del agua, a fin de que en muchas partes del mundo sea más barato el acceso a un vaso de Coca-Cola que a uno de agua.

Recientemente la infelicidad vino a ver a los directivos de Coca-Cola ya que la Audiencia Nacional de España declaró nulo el ERE (despidos masivos) mediante el cual Coca-Cola Iberian Partners pretendía dejar en la calle a 821 empleados. Al mismo tiempo, la Inspección de Trabajo abrió un expediente a Coca-Cola por vulnerar el derecho a la huelga y el boicot de algunos consumidores a Coca-Cola por este caso resultó incómodo (hasta Mercadona subió oportunistamente el precio de la Pepsi-Cola). El pasado 31 de Julio Coca-Cola recurrió la sentencia ante el Tribunal Supremo a través del mismo abogado del fallido ERE cocacolístico, Iván Gayarre, curiosamente el vicepresidente del despacho “Sagardoy Abogados”, principal firma asesora para la aprobación de la última reforma laboral del Gobierno del Partido Popular (PP).

Inglaterra  2) COLAS INGLESAS

Magaluf es una especie de resort turístico del municipio de Calviá en la isla de Mallorca (Islas Baleares, España), orientado mayoritariamente al mercado inglés (al menos el 90%) que se promociona del siguiente modo: “Esta bella localidad turística pone a disposición de los viajeros una gran variedad de ofertas de entretenimiento y ocio a través de novedosos clubes nocturnos, restaurantes, bares, entre otros sitios de recreación”.

ColasFelicidadSunMagalufPrometidoDeuda3La anterior descripción viene a colación de la tradicional muestra veraniega de penes en esos sitios de recreación llamados “Bares Mamading“. Este verano los medios han recogido como una joven de 18 años protagonizaba un vídeo en un bar de Magaluf en el que realizaba felaciones a una docena de gañanes a cambio de unas copas de alcohol gratis.

El turismo hooligan y dipsomaníaco no es nuevo en Magaluf, la multinacional del exministro del PP Abel Matutes “Fiesta Hotel Group” (blanqueada desde hace un año como Palladium Hotel Group) ya llevaba tiempo especializada en “ofertas de entretenimiento y ocio” para jóvenes británicos. Lo que deja dinero en la zona es precisamente el hooliganismo desenfrenado, y ya sabemos, en la estimulante lógica capitalista que nos hemos dado, que quien paga manda. De ahí que la indecisión de la propia Conselleria de Turismo del Govern Balear no haya traído demasiada cola entre los lugareños ya que, ante los lamentables episodios publicados, tan sólo “está estudiando la viabilidad de establecer un código de buenas prácticas dirigido a los propietarios de los locales de ocio”.

Al menos un par de bares, antaño inscritos en las rutas culturales especializadas en el desmayo etílico (denominadas pub-crawling o bar-hopping), lanzaron una oferta de cubatas gratis a cambio de realizar micro-felaciones o simulacros siempre que éstas fueran a la vista de la horda alcoholizada. Esta actividad lúdico-festiva se presentó abierta para clientas anglosajonas mayores de edad y estaba animada socioculturalmente por felatrices profesionales contratadas por los propios propietarios de los tugurios. Obviamente, sólo a una minoría de descerebradas les resulta chupado conseguir un trago de esta indigna manera ya que, afortunadamente, la mayoría del género humano no pega ni con cola en tan aberrante acto. ¡Shagaluf (en español, Follaluf) rules!” vociferaba un miembro del simiesco grupo, el joven panocha leicesteriano George Dickinson (en español, Jordi Colaenhijo).

Infames reality shows como “Sun, sex and suspicious parents” de la cadena pública BBC3, “The Magaluf Weekender” de la cadena privada ITV2 o “Geordie Shore” de la insufrible cadena MTV son emitidos en prime time con gran éxito entre los numerosos analfabetos funcionales ingleses para fomentar, no ya un turismo de lujos, sino un veraneo de flujos: alcohol, orines y semen son el sueño húmedo de sus adolescentes. (La “promotora de eventos” que exporta esta fauna, Carnage Magaluf (en español, carnicería-carnaza), ha cuadruplicado su demanda desde que se ha emitido el último vídeo.) A esto se suman otras ofertas de entretenimiento como catas de pastis con trazas de dihidrodesoximorfina o metilendioxipirovalerona o la más aclamada como mágico fin de fiesta llamada “balconing” (balconismo) por la cual algunos muchachos, después de degradarse física y moralmente por los bares de la zona, se defenestran voluntariamente desde las alturas con graves resultados como el accidente mortal sufrido el pasado 18 de Junio por un joven de 23 años. Todo indica a que el nuevo Círculo de Bloomsbury del siglo XXI no surgirá en esta generación.

ColasFelicidadInglaterraHooliganismoPrometidoDeuda4El alcoholismo juvenil, la desatención de los familiares incapaces de contener a su desatada prole y la inacción de las autoridades ya es toda una “Marca Inglaterra”. La relación de los ingleses con las sustancias dopantes es legendaria, hasta la yegua Estimate, ganadora de la Copa de Oro de Ascot y propiedad de la mismísima reina Isabel II, ha dado positivo en los controles anti-doping por morfina. Resulta preocupante la decadencia de los valores éticos y morales de la juventud inglesa; aunque les falte todavía mucha cola por desollar, muchos de ellos ya son víctimas o protagonistas de un modelo de sociedad individualista, hedonista, y solipsista que es una verdadera pena para ese gran país. Visto lo visto sólo queda preguntarse: ¿Dónde se reparte la anomia y el furor timótico? ¿Está triunfando la siniestra profecía de la baronesa Thatcher “la sociedad no existe”? ¿En qué momento se torcieron los muchachos? ¿De qué oscura sombra huyen?  ¿Qué tipo de trauma infantil ocultan?

España  3) COLAS ESPAÑOLAS

Mientras tanto en España las colas que dominan son las líneas que forman las personas afines. La más significativa de ellas es la formada ante las oficinas de (des)empleo estatales (SEPE, antiguo INEM), ya que la crisis ha llevado a España a liderar junto a Grecia el desempleo en Europa y a pasar de los 1.970.338 desempleados registrados en el mes de Julio del año 2007 a los 4.419.860 desempleados en Julio de 2014. Por no mencionar las colas ante los bancos de alimentos, comedores sociales, etc.

ColasFelicidadOneDirectionPrometidoDeuda5Sin embargo, este verano nos ha dado cuenta de otras colas menos dramáticas. Por ejemplo, el pasado 10 de Julio “actuó” el sosaina quinteto “musical” de imberbes efebos anglosajones llamado “One Direction” en el estadio Vicente Calderón de Madrid. Esta presunta banda, que parece diseñada por el televisivo pederasta Jimmy Savile, es otro plastificado producto de marketing para niñas, adolescentes y gays prepúberes de la factoría especializada en explotar picores, taladrar cerebros y oídos llamada The X Factor. Pese a que la entrada mínima costaba 55 euros, las colas comenzaron unos dos meses antes del concierto y se fueron transformando paulatinamente en un auténtico campamento con sofisticados sistemas de tareas y turnos estructurados a fin de evitar, desde que alguien se quisiera colar, hasta que alguien que pasara por allí pudiera conferir canónicamente un beneficio eclesiástico. Arantxa es una veterana de estos tinglados a sus 18 años y relató que si no hubiese habido tanta expectación mediática “habríamos venido sólo 20 días antes, como el año pasado”. Laura, también de 18 años, tampoco quiso quedarse en el furgón de cola de la muchachada proto-monomaníaca y llegó desde Guadalajara 47 días antes del concierto; ambas quizá ya se conocían desde hace un par de años de las redes sociales donde eran dos followers activas de Justin Bieber, cuando su gusto musical aún no había madurado y cuando aún no habían completado el rito de paso a ser consumidoras formadas en busca de una felicidad tan accesible como lo que indique el precio de la entrada. Paralelamente, en este circo pop las menores de edad contaron con el respaldo de sus orgullosos progenitores, entre los que no encontraremos por mucho que busquemos al nuevo matrimonio Sagan-Margulis del siglo XXI. Después de dos meses de espera el concierto apenas un suspiro entre play backs y karaokes pero inundó las redes sociales con cientos de miles de tediosos y olvidables vídeos e imágenes.

Más penosas resultaron todavía las colas de los generalmente ajados fans de los Rolling Stones, que actuaron (éstos sí) el pasado 25 de Junio en el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid. Pese a que la entrada mínima costaba 85 euros, miles de personas aguantaron interminables colas ante los puntos oficiales de venta. El mitómano cuarentón Víctor, apostado en la Plaza del Callao de Madrid, dijo “llevo toda la noche sin dormir porque la organización de la venta de entradas está fatal. Ya me pasó lo mismo en el [concierto] de Bon Jovi… Pero todo esto merece la pena”. El día del concierto, mucho antes de la apertura de puertas, se formaron largas colas rodeando el estadio para coger sitio; “aguanto para estar lo más cerca posible de mis ídolos” decía un patético cincuentón. El ego y las cuentas corrientes de sus Satánicas Senectudes lo agradecen.

ColasFelicidadMataATusIdolosPrometidoDeuda5Otra poco edificante pérdida de tiempo es la siguiente: el pasado 21 de Junio se inauguró la tienda Apple en la Puerta del Sol de Madrid congregando a cientos de jóvenes urbanitas que aguardaban cola desde el día anterior. La tienda ya se había encargado de excitar a sus enfermizos y pseudo-pajilleros fans en las vísperas: “ven y puedes tocar todo lo que quieras”. Pese al mazazo de desechar el legendario cartel de Tío Pepe que colgaba en lo alto de su edificio por no considerarlo suficiente vintage, la tienda Apple se llenó de freaks. Así, según cuentan Sergio C. Fanjul y otros, se pudo ver al veinteañero Eduardo, que llevaba un día entero de cola para ser el primero en estar al lado de sus deseados fetiches tecnológicos, o el adolescente Xavi, llegado expresamente de Barcelona para comerse una cola de más de 13 horas, o el geek Jesús, que llevaba esperando a que abrieran la tienda más dos años, o el treintañero Daniel, todo un coleccionista de tiendas Apple cuyo sueño era “ver la primera flagship de Apple en Madrid” o el cuarentón Juan, actualmente en paro, que comentaba que esta tienda es ”la primera con geniusbar de 360 grados” mientras mostraba con orgullo una de las mil camisetas oficiales con las que Apple obsequiaba a sus súbditos.

Otras colas más repetitivas y domésticas, aunque no por ello menos lastimeras, son las del fútbol. Por ejemplo: “Miles de personas hacen colas en el Bernabéu horas antes de la presentación del último fichaje del Real Madrid James Rodríguez”, “Colas para hacerse con una entrada para el choque de previa de Champions entre el Athletic Club de Bilbao y el S.S.C. Napoli”, “Las Oficinas de Atención al Socio del Deportivo de la Coruña no dan abasto por las largas colas desde primera hora de la mañana”, “Largas colas para hacerse con un abono del Betis para la nueva temporada en Segunda división”, etc. Así estamos.

Sucker & Colate

Anuncios

El molón es César, y Alejandro el pipiolín. Aunque para la empresa InnWise Marketing & Distribution Services tanto Alejandro como César son “los dos que molan” entre un número de desempleados sin determinar según se desprende de un email interno de empresa titulado “Candidatos”.

El correo electrónico, nada poético, dice así: “Los 2 que molan. En 1 mañana fuera preocupaciones. El primero que vimos he visto que es de Toledo. Tal vez cueste más traer al de toledo por 400 € que el pipiolín gratis. Yo pondría a lo mejor solamente 3 meses teniendo en cuenta esa situación. Intentaría gratis (o como mucho 200 euros media jornada) a Alejandro y 400 € a César“. El correo fue copiado y tuiteado por el mismo candidato Alejandro, al que le había llegado previamente por error (o no), según se desprende de la información publicada por el Huffington Post (http://www.huffingtonpost.es/2014/04/09/oferta-trabajo-innwise_n_5119939.html).

Uno de los objetivos comerciales de la empresa desenmascarada es el siguiente: “Gestionamos la reputación online de tu Hotel” (marketing hotelero); sin embargo, después de lo visto, parece que no ha gestionado demasiado bien la reputación de su propio departamento de contratación, pese a las disculpas posteriores del director de negocio de la empresa señalando que el responsable del desaguisado es alguien que no tiene competencias en “Recursos Humanos” (lo que suena parecido al típico comentario de “las actitudes vandálicas proceden de personas que son de fuera del pueblo”). Todo el mundo puede cometer errores, pero en este mundo extraño puede que lo acabe pagando el pipiolín (es decir, Alejandro) por hacer público un correo privado aún cuando haya denunciado su propia explotación. César y Alejandro merecen mejor trato, aunque sólo sea por su nombre.

El molón es cualquiera de nosotros que se vea en la triste necesidad de trabajar de cualquier manera, bajo cualquier condición, especialmente los más jóvenes y los becarios (ahora llamados pipiolines). Pero la anécdota, en la que se valora cuál candidato salía más barato (gratis o muy baratos y “flexiseguros” de 200€ a 400€) en el fondo refleja una oscura realidad de explotación laboral que está creciendo día a día en España después de la aprobación de la última reforma laboral (ver https://lpedeuda.wordpress.com/2013/05/24/el-exito-crepuscular-de-la-reforma-laboral/): en la negociación laboral cada vez se le otorga más poder al empleador y menos al trabajador (“esta de moda trabajar gratis”), favorecido por un “mercado laboral” cada vez más escaso, complicado y depauperado (“un trabajo fijo ya no es divertido”). Antes que Zygmunt Bauman, el “precariado” ya lo reveló Eskorbuto en su día con estas palabras: “paro, miseria, humillación es lo que obtuvimos…” (ver https://lpedeuda.wordpress.com/2013/02/02/lineas-profeticas-de-eskorbuto/).

El sociólogo estadounidense Richard Sennett argumenta en su libro “La corrosión del carácter. Las consecuencias personales del trabajo en el nuevo capitalismo” que el trabajo estable ha sido fundamental para mantener la cohesión social y ha venido considerándose uno de los principales factores para la formación del carácter, la construcción de nuestra identidad, la autoestima y la necesidad de ser reconocidos por los demás, pero que la extensión de la flexibilidad e inseguridad laboral (según el modelo anglosajón) ha acabado por modificar el propio significado del trabajo. Escribe: “Lo que hoy tiene de particular la incertidumbre es que existe sin la amenaza de un desastre histórico; y en cambio, está integrada en las prácticas cotidianas“.

BLOGMolonGallardoMediavillaAunque el neocapitalismo nos ha rebajado de seres humanos a simples “recursos humanos”, recuerdo que algunos pensábamos con candidez que llegaría un día en el que cualquier puesto de trabajo podría ser realizado por una maquina (excepto el trabajo de diplomático claro, por aquello aguantar grandes cantidades de alcohol en las recepciones), que en el futuro trabajaríamos menos horas, que no nos subastarían por 400 € mensuales y, sobre todo, que los robots trabajarían por y para nosotros; pero ahora ya sabemos lo que pasa realmente: esos robots éramos nosotros. La nueva Ley de la gravedad se llama “mercado laboral” y el nuevo monstruo de Frankenstein es el Homo œconomicus.

Las entrevistas de trabajo se han convertido en un calvario, una subasta de mano de obra barata, a menudo son meros castings, y otras conllevan largos y penosos procesos de selección que incluyen pruebas o preguntas absurdas más propias para realizar el test de Turing a entes despersonalizados, robots, replicantes, quants o monstruos de Frankenstein que para personas reales que, en última instancia, van a trabajar en ocupaciones tan poco épicas como vender seguros. Esto se repite tanto en las empresas medianas, en las que una típica y peliaguda pregunta podría ser fácilmente: “¿Por qué tendríamos que contratarle a usted entre todos los candidatos?” (pregunta que no tiene respuesta ya que el demandante de empleo no conoce a los otros candidatos por lo que, finalmente, está obligado a implorar por el puesto de trabajo) como en las multinacionales, como Goldman Sachs (corporación financiera mucho más poderosa que la mayoría de los países del mundo) que preguntaba a sus aspirantes estadounidenses lo siguiente: “¿Cuántos metros cuadrados de pizza se comen en EE.UU. anualmente?”.

Para contratar, los Departamentos de “Recursos Humanos” se basan generalmente en el olfato, aunque los profesionales tienen que justificar su trabajo en lo “científico”, en este caso en la psicología aplicada (aunque conviene no olvidar que tanto el alma como la “psique” son ficciones metafísicas). Esta pseudociencia se denomina “psicología industrial”, cuya idea principal es la reducción de las personas trabajadoras a meros datos. Así, se trataría de mejorar la eficacia de la “unidad de producción” (léase el trabajador) a través de unos ítems orientativos para la selección, formación y promoción de las plantillas de las grandes empresas. También pueden utilizarse en la aplicación de los indicadores de productividad o medidores de plusvalías como el “Revenue for Full Time Employee” o el “Profit for Full Time Employee” (ver https://lpedeuda.wordpress.com/2013/02/21/las-ratas/).

Por tanto, se trataría de aplicar test y otras pruebas cognitivas para establecer rankings y categorías entre el personal. Una de sus líneas de trabajo más conocidas agrupa a los trabajadores en ocho “roles” diferentes (el científico, el director, el entrenador, el escultor, el explorador, el guardián, el inventor y el luchador) a través del supuesto estudio del supuesto carácter que puede aparecer expresado en cuatro modelos puros y presuntamente dicotómicos: el extrovertido (E) contra el introvertido (I), el sensorial (S) contra el intuitivo (N), el racional (T) contra el emocional (F) y el estructurado (J) contra el perceptivo (P).

De este modo, imaginemos que hay un puesto directivo vacante en la empresa, el Departamento de RR.HH. apoyado por estos pseudo-trabajos psico-industriales determina que lo mejor es que ese puesto vacante lo ocupe, por ejemplo, una persona tipo ESTJ (es decir, extrovertido, sensorial, racional y estructurado) que se corresponde con un tipo “Director” por lo que promocionarán a aquel que más haya ajustado su gráfica a el perfil prefigurado mediante la aplicación del test (lo que complica la vida a otros que estén bajo sus órdenes y sean del tipo INFJ). (No obstante, a la vista de los penosos acontecimientos facilitados por Alejandro, parece que algunas empresas han transmutado las glamurosas categorías de “científico” o “explorador” por “molón” o “pipiolín”.)

Este disparate neo-lombrosiano puede recibir el nombre de “profesiograma” (es decir, una especie de gráfica que organiza las aptitudes y capacidades de los puestos de trabajo y sus nexos técnico-organizativos como identificación, objetivos, requerimientos, responsabilidades, relaciones, condiciones y riesgos) o algún otro nombre pomposo (del tipo “tipograma”) y es aplicado en algunas entrevistas de trabajo y promociones internas de las empresas más sofisticadas. Afortunadamente, en algunas otras entrevistas de trabajo esto no se aplica, como por ejemplo en la siguiente:

Ha sabido competir con dignidad.

P.D. Estas bonitas clasificaciones psico-industriales también sirven para las relaciones interpersonales más allá del ámbito laboral, por ejemplo, en la pareja. El caso del Sr. Alfeñique y la Sra. Quidnunc es significativo. Ambos son diferentes en gustos y en carácter, pero se entienden, se quieren y desean estar juntos y, no sólo eso, sino que han comprendido que esa desafinidad (según los psicólogos el Sr. Alfeñique es del tipo FDMJKNC y la Sra. Quidnunc es del tipo DHZVKFS) les proporciona una visión del mundo complementaria y más completa, haciendo todavía más fuerte e interesante su relación de pareja y encarando los problemas de la vida desde un mayor ángulo. Sin embargo, el Dr. Cucumber, psicólogo matrimonial, les realizó el test de afinidad parejil con las siguientes conclusiones: “Tenéis muy pocos puntos en común ya que vuestros caracteres e intereses son muy distintos; es posible que tengáis malentendidos y discusiones frecuentes, por lo que si deseáis estar juntos tendríais que hacer un esfuerzo de empatía para poneros el uno en la piel del otro y no emitir juicios de valor precipitados; las personas no son siempre compatibles pero, aunque los polos opuestos se atraigan al principio, por simple atracción o curiosidad, las relaciones acaban resultando más difíciles y conflictivas a la larga, por lo que deberíais plantearos qué renuncias deberíais realizar para que vuestra relación funcione en el futuro”.

LPEDEUDA

Se cumplen tres años del infausto mayo de 2010 donde iniciamos oficialmente el camino del austericidio guiados por los “inefables expertos” de la troika (no me refiero al moderado terceto Bujarin, Ríkov, Tomsky sino al feroz trío Fondo Monetario Internacional, Comisión Europea y Banco Central Europeo). De todos ellos hoy me referiré al Banco Central Europeo (BCE, institución supuestamente semipública pero, en el fondo, sucursal del Deutsche Bundesbank y lobby de los bancos) cuyo diseño institucional a favor de la gran banca es culpable de muchos de nuestros males y nos ha obligado a regalarles al menos 100.000 millones de euros de nuestros impuestos en el periodo 2010-2013 a cuenta de los intereses de la deuda. Y todo esto mientras la banca, con la germana a la cabeza, deshacían sus posiciones (y exposiciones) en España fruto de sus malas praxis e inversiones y nos daban lecciones de austeridad y desapalancamiento.

La trama comienza cuando descubrimos que la tóxica banca europea, zombi y yonqui a partes iguales, necesita periódicamente “inyecciones de liquidez”. Con este panorama, el 24 de junio de 2009 el BCE distribuyó entre 1.121 bancos 442.241 millones de euros, el 21 de diciembre de 2011 fueron 489.191 millones de euros a 523 entidades bancarias y el 29 de febrero de 2012 la cuantía se elevó a 529.531 millones de euros a 800 bancos. Esto ha supuesto, en sólo tres tandas, 1,46 billones de euros desembolsados por el BCE (es decir 1,5 veces el PIB de España o el 17% del total del PIB de la zona Euro) a los bancos en condiciones muy favorables.

El truco es el siguiente: El BCE presta dinero a los bancos a un tipo de interés del 1% ”para facilitar el crédito a los hogares y las empresas” pero estos destinan el dinero a cubrir sus vencimientos y sanear su tesorería comprando deuda soberana (española e italiana sobre todo) que ofrecen grandes rentabilidades (entre el 4% y 6% de interés) ya que los estatutos del BCE prohíben financiar directamente a los Estados al 1% (de ahí que 9 de cada 10 euros de deuda pública la tengan las propias instituciones financieras). Es decir, España va al BCE y dice: “necesito 100, dame 100 y te devuelvo 101” y el BCE le contesta: “sí, efectivamente yo doy dinero al 1% pero sólo a los bancos, así que si quieres 100 pídeselo directamente a los bancos”. Entonces España va al Banco A y repite: “necesito 100” y el Banco A le contesta: “vale, te doy 100 pero me das 105 porque es lo que dice el mercado”. España suspira: “que remedio, dame los 100 y te devuelvo 105 porque nadie me lo va a dar y lo necesito para afrontar los pagos”. Entonces el Banco A, que coge 100 del BCE con el compromiso de devolver 101 y acto seguido presta 100 a España con la garantía de recibir 105, y piensa para sí mismo: “vaya chollo que tenemos en la Unión Europea, acabo de ganar 4 limpios (105-101) con un simple golpe de ratón”.

Por tanto, el BCE le está regalando gratis a los bancos la diferencia (entre un 3% y 5% de intereses, esto se traduce en miles de millones de euros) tan solo con que éstos compren deuda pública (esta inversión apenas presenta riesgo ya que una suspensión de pagos de cualquier país del euro daría al traste con el contubernio montado en torno al euro, ya sabemos “deuda pública=activo sin riesgo”). Esa cantidad es la que tenemos que la ciudadanía tiene que financiar con los recortes en los servicios públicos a fin de socializar las pérdidas bancarias, regalar nuevas apuestas de casino a los especuladores y cerrar el círculo del tinglado de la plutocracia para conservar su poder y capital.

Si esto es lo que queremos Herbie PopneckerY, mientras tanto, ¿qué hacen nuestros representantes, los políticos? Pues ni más ni menos que el mayor atentado contra nuestra soberanía y la “democracia que nos hemos dado”: con plena agostidad, interrumpiendo sus merecidas vacaciones estivales, sus señorías aprobaron de urgencia (en Agosto de 2011) una reforma de la Constitución Española (en su artículo 135) con el liderazgo del PSOE y el apoyo sin fisuras del PP para establecer constitucionalmente la prioridad del pago del déficit y los intereses de la deuda sobre cualquier otro gasto. Para nuestro bochorno dice así en su apartado 3º: “los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta”.

Bueno, quizá priorizar absolutamente el pago de los intereses de la deuda en la Constitución española no sea tan grave o pecaminoso, la Iglesia Católica ya modificó el “Padre Nuestro” hace un par de décadas ya que Jesús de Nazaret dijo claramente “perdónanos nuestras deudas, tal como nosotros ya hemos perdonado a nuestros deudores” (Mateo 6:12) pero la Iglesia Católica, que se arroga el derecho de corregir al mismísimo hijo de Dios, lo ha cambiado por “perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”, plegaria algo más “financieramente correcta”.

1) LOS DATOS. EL TIMO DE LOS INTERESES DE LA DEUDA

Ahora que se ha comentado una de las maneras de transferir capitales de los irresponsables ciudadanos que “han vivido por encima de sus posibilidades” a los pobrecitos bancos “que han sufrido la coacción de los Estados” analizaremos las cantidades que, repito, hemos regalado a los bancos por obra y gracia del diseño institucional del BCE a favor de los intereses del gran capital.

La tabla 1 recoge la evolución de algunos de los indicadores en el periodo comprendido entre el año 2007 (antes de la crisis) hasta 2013. En un primer vistazo se ve el excelente resultado de las políticas de austeridad auspiciadas por los fieras de la troika y seguidas disciplinadamente por los gobiernos del PSOE y del PP: decrecimiento del PIB en un 2%, aumento de la deuda pública un 123%, aumento de la deuda sobre el PIB en 39 puntos porcentuales (y eso que por el arte de la contabilidad no se incluyen las ayudas a la banca, que en caso de hacerlo todavía sería mayor) y descenso de los ingresos públicos sobre el PIB (4 puntos porcentuales a la espera de consolidar los resultados del año 2013).

Tabla 1. Lo prometido es el interés de la deuda.

graf01

Pero más interesante resulta el escandaloso crecimiento del 142% en el periodo 2007-2013 de la partida destinada al pago de los intereses de la deuda (porcentaje que se elevaría al 166% si se considera el total del dinero a pagar incluyendo las amortizaciones de la deuda comprometidas, los datos son públicos a través de la página http://www.sepg.pap.minhap.gob.es/sitios/sepg/es-ES/Presupuestos/PresupuestosEjerciciosAnteriores/Paginas/PresupuestosEjerciciosAnteriores.aspx).

En el periodo 2007-2013, hemos pagado un total de 167.672 millones de euros sólo en intereses de la deuda, que es ni más ni menos que el 50% de toda la deuda pública que teníamos en 2007 y eso que como es fácil comprobar ni desciende el déficit público ni la cuantía de la deuda (en realidad hace lo contrario, cuantos más intereses pagamos, más aumenta la deuda). Y para analizar la cuantía de esta cantidad bastaría compararla con los recortes de 10.000 millones de euros en Sanidad y Educación (Abril de 2012) o los 65.000 millones de euros adicionales en el nuevo paquete de recortes antisociales (Julio de 2012).

Desde el año 2008 cada ciudadano español (hombres, mujeres, bebés, ancianos, nacionales, residentes extranjeros, etc.) ha destinado una media de 1,50 € cada día a los intereses de la deuda. Habida cuenta que en mi barrio me puedo tomar una caña generosa por 1,50 € y solo salgo una vez a la semana, con el dinero destinado a los intereses de la deuda me podría tomar 7 cañas en cada una de mis salidas semanales, y luego se quejan los barmans de que nuestro recorte de presupuesto en birras ya no puede seguir financiando la universidad de sus hijos.

Pues bien, de esos 167.672 millones de euros esfumados en intereses de la deuda podríamos habernos ahorrado en torno a 135.000 millones si los estatutos del BCE financiasen directamente a los Estados al 1% tal y como hacen con los bancos. Esto es una decisión política y no económica por lo que la solución al desaguisado también podría ser política: declarar esa parte de la deuda ilegítima, no pagarla y dedicarla a refinanciar la Sanidad, la Educación o la inversión pública y con ello crear miles de puestos de trabajo.

2) EL MIEDO. EL TIMO DE LA PRIMA DE RIESGO

Pero para que este tinglado plutocrático funcione se necesita que la gente lo acepte y para ello existen principalmente dos vías: 1º) la ignorancia del populacho de los cambalaches del chiringuito financiero y 2º) el miedo del populacho ante la hecatombe de la civilización.

Hablaré del miedo. Y para ello hablaré de la antaño famosa (y temida) prima de riesgo. Tradicionalmente la prima de riesgo es un indicador sin ninguna relevancia en los manuales de economía pero ha encontrado su momento en el ambiente de la doctrina del shock. La prima de riesgo es el sobreprecio que paga un país por capitalizarse en los mercados internacionales a través de sus emisiones de deuda pública comparados con los de Alemania (que se supone que siempre tiene un riesgo de impago nulo) y es un indicador de la solvencia de un país y de la cuantía de los intereses que paga por financiarse

Dos pájaros de un tiro se matan con una prima de riesgo desbocada: 1º) objetivamente una prima de riesgo alta mantiene los intereses de las subastas de deuda pública más altos así los bancos compradores pueden hacer más negocio, y 2º) subjetivamente la prima de riesgo es la gran amenaza, la espada de Damocles, el anuncio del Armagedón económico, que sirve para imponer recortes, intervenir la política presupuestaria y establecer líneas rojas de intervención con condicionalidad macro y micro económica (por ejemplo, la “barrera psicológica” de los 500 puntos con los que se intervino a Irlanda o Portugal) a los Estados presuntamente “más gastosos”.

Pero curiosamente la prima de riesgo más que a los Estados se refiere a los sistemas financieros que operan en esos Estados y más que a la deuda pública refleja más la privada cuando no la posición Target de los sistemas bancarios dentro del eurosistema. Un ejemplo de esto lo vemos en el siguiente gráfico de la evolución de la prima de riesgo en España, se aprecia que su valor siempre ha sido más alto que el que tenía en el comienzo oficial del austericidio (mayo de 2010) por lo que los bancos han ganado mucho dinero con la compraventa de bonos españoles (pagados a un interés más alto).

Gráfico 1. El Armagedón financiero-contable, la famosa prima de riesgo española ningunea a Zapatero y Rajoy pero no a Draghi.

graf02

       Se observa que la prima de riesgo va a lo suyo, no se deja impresionar por los anuncios de recortes de los aventajados alumnos de lo neoliberal como Zapatero o Rajoy (o los cambios de gobierno) tal y como nos cuentan machaconamente los políticos y medios de comunicación (que dicen “la prima de riesgo sube porque vivimos por encima de nuestras posibilidades, porque tenemos unos servicios públicos sobredimensionados, porque tal o cual político ocupa la Moncloa, etc.”) esto, claro está, no es más que una pantalla para justificar los recortes metiendo miedo a la ciudadanía ya que la prima de riesgo baja momentánea pero en mayor medida cuando el Banco Central Europeo interviene en los mercados de deuda, por ejemplo mediante los 1,46 billones de euros desembolsados ya comentados o cuando Draghi (el presidente del BCE, exdirector ejecutivo del Banco Mundial y exvicepresidente para Europa, como no podía ser de otra manera, de Goldman Sachs) anunció el programa OMT (Outright Monetary Transactions) en verano de 2012 para implementar importantes compras de deuda soberana en los mercados secundarios. Sin embargo, buscar demasiadas causas a las subidas y bajadas de la prima de riesgo (depreciación del yen, bajada de tipos, etc.) es inútil pues, como casi todo lo financiero, algo que es meramente irracional no puede estar sometido a razones.

Por tanto, para empezar, a pesar de lo que diga la adulterada Constitución en su artículo 135, no habría que pagar la parte ilegítima de los intereses de la deuda generados desde 2007 (más del doble de todos los recortes que hemos sufrido los españoles) en virtud de un diseño institucional del BCE al servicio de la banca internacional y los intereses de la plutocracia austerófila. Y para continuar, habría que empezar a pensar en alternativas al propio dinero, al sistema financiero internacional y a la financiarización de la economía que son intrínsecamente destructivas para la sociedad.

Dataman Tristamshander

El pasado 12 de diciembre libremercado.com publicó un tronchante artículo titulado “La reforma de Báñez logra parte de sus objetivos: más flexibilidad y menos despidos” en el que se aplaudía la “reforma laboral más ambiciosa de las últimas tres décadas” otorgándola bondades como “más flexibilidad” para que las empresas “no recurrieran siempre al despido ante las dificultades económicas” y “reducir el elevadísimo nivel de temporalidad”. Reconocía que “es cierto que ha subido el número de despedidos por ERE en un 23%” pero no dudaba en afirmar que “poco a poco, los despidos están dejando paso a las reducciones de jornada, sueldo y a otro tipo de cambios en las organizaciones”.

Pero este penoso artículo no es más que uno de tantos para defender lo indefendible. No se trata más que de una batalla ideológica de fondo que persigue destruir los derechos laborales y sindicales desregulando (no flexibilizando) el llamado “mercado laboral”. De este modo, anteponer la propia ideología a los hechos se está convirtiendo en un clásico en el feroz y competitivo mundillo de los “expertos neoliberales”. Darrel Huff en su clásico “How to lie with statistics” de 1954 dijo: “examine dos veces lo que lea, y evitará creer una cantidad de cosas que no son verdad”.

ReformaLaboralRajoyChiquitoCalzada

No obstante, coincido en que la reforma laboral está siendo un éxito ya que ésta no tiene por objetivo principal más que la devaluación interna vía salarios y de paso reducir los costes laborales, es decir, como no se puede devaluar la moneda (no tenemos soberanía monetaria) se deprecian los salarios y la renta de la población. Además, a estas alturas ya sabemos que el empleo aumenta cuando lo hace la actividad económica y no al revés y que ni una sola de las 18 reformas laborales que se han aprobado en España (centradas fundamentalmente en tres ejes: moderación salarial, contratos temporales y abaratamiento del despido) ha servido para eliminar el problema estructural del desempleo.

(más…)