Posts etiquetados ‘Descerebrar’

EEUU   1) COLAS ESTADOUNIDENSES

Coincidiendo con la salida a la luz del llamado “Pacto de Competitividad” para la Unión Europea amadrinado por Merkel, en Julio se ha estrenado el espacio cultural-televisivo de RTVE (el ente público español) “¡Vivan los bares!” que está patrocinado por Coca-Cola y parte con un enigmático propósito: “se trata de salvar la esencia del bar”. Curiosos libertadores en un país donde los bares ya están esencializados y ya hay un bar o restaurante por cada 174 habitantes.

El “Pacto de Competitividad”, a la sombra del Tratado de Libre Comercio entre la UE y EE.UU. (TTIP), promete ayudas económicas a los países del sur de Europa a cambio de más recortes sociales y laborales. Lo que se pretende hacer de España es básicamente un País de Camareros centrado en el turismo; por tanto, tanto el mencionado programa “¡Vivan los bares!” como otros de Mediaset (“Tapas y barras” o la microserie “I+B”, inspirada directamente en la campaña “Benditos Bares” de Coca-Cola) coinciden en ahondar en el rol recreativo que han asignado a nuestro querido país las élites económicas y financieras europeas.

ColasFelicidadBaresPrometidoDeuda1El programa de Coca-Cola “¡Vivan los bares!” es una extensión de su atolondrada campaña publicitaria (pero eso sí, con “estrategia publicitaria mixta push-pull y branded content”) llamada “Benditos Bares”. ¿Qué haríamos nosotros sin nuestros Benditos Bares? ¡Si son los mejores del mundo!”. Lamentable. Sin embargo, no está previsto que en este nuevo programa se incluya una Herriko Taberna u otras tascas independentistas, ya que Coca-Cola retiró el anuncio del padre enrollado en el que el hijo se le hace colchonero por un asunto hormonal debido a que el actor que interpretaba al padre perdedor, Gotzon Sánchez, había participado en actos de Herrira (que es una plataforma de apoyo a los presos de ETA). Coca-Cola no se mete en política, no, pero no le importó mantener la bochornosa campaña publicitaria de su insípida bebida Aquarius titulada “Homenaje a los Políticos Extraordinarios. Porque ahora más que nunca, hay personas que consiguen que no perdamos la fe en el ser humano”, más conocida por ser la de los tres alcaldes honrados sobre un total de 8.119.

El buenrrollismo de “¡Vivan los bares!” parece sustituir al también fallido (y cancelado por su pésima audiencia) programa de RTVE “Entre todos”, en el que se suscitaba la caridad entre bienintencionados televidentes como parcheada solución al aumento de la pobreza y se promovía la radical individualización de toda problemática social, como el espacio del autor del blog “Escuela de felicidad” (Rafael Santandreu) que trataba de paliar los efectos del dramático paro juvenil aplicando la “psicología racional”. Además, Coca-Cola repite: ya en el año 2011 compró un espacio publicitario a RTVE llamado “La felicidad (en cuatro minutos)” emitido diariamente por La 2.

Pero, ¿qué persiguen estas campañas? ¿Por qué se han puesto demasiado pesados con los bares, un asunto que ya dominamos? ¿Por qué insisten precisamente ahora en que nos metamos en los bares? ¿Será para que bebamos y olvidemos? Sin embargo, la campaña más interesante sería: “¡Libremos a nuestros bares de la Coca-Cola!”.

Obviamente Coca-Cola no promociona la barata y poco saludable bebida gaseosa, azucarada y azarzaparrillada, con mezcla de jarabe de maíz hiperfructoso, semillas esterculiáceas procesadas, caramelo de sulfito amónico, ácido fosfórico, fenilcetonuricos-aspartamo, cuatro-metilimidazol, benzoato de sodio, ácido ascórbico, cafeína y demás cochinadas sino que, como vemos, sus campañas son básicamente emocionales y apelan a la peligrosa pseudoideología individualista, sumisa y pasiva del positivismo infantiloide (ver https://lpedeuda.wordpress.com/2013/02/07/pensamiento-positivo-y-crisis/). Hasta en la Alemania nazi Coca Cola no se anduvo con cola de paja y promocionó el buen rollo entre la alegre muchachada de las Bund Deutscher Mädel y las Hitlerjugend, incluso inventó para ellos la Fanta, no tan oscura.

Más allá de los bares, esta insoportable invasión de pensamiento positivo (anuncios publicitarios, Congresos, App SmileWorld para compartir felicidad, “Muro de la Felicidad”, cabina de teléfono “Hello Happiness”, etc.) resulta tan estomagante como el propio brebaje, que últimamente nos habla de contagiar la felicidad, por lo que efectivamente, se puede decir que el asunto de la obligatoria y permanente felicidad presenta claros síntomas de plaga. Para Carlos Chaguaceda, presidente del autodenominado  Instituto Coca-Cola de la Felicidad: “Coca-Cola siempre ha hablado de optimismo, de emociones porque para ser relevantes hay que conectar con ellas; cuando nació Coca-Cola, ya pensaba en la felicidad”.

ColasFelicidadERECocaColaPrometidoDeuda2Sin embargo este mundo maravilloso de Coca-Cola no nos la puede colar tan cándidamente ya que también esconde su propia galería de horrores (explotación y accidentes laborales, trabajo infantil, discriminación racial, contaminación, colaboración con grupos paramilitares como muestran las denuncias del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario de Colombia, etc.). Tras Coca-Cola están las más importantes compañías financieras, como Berkshire Hathaway, Vanguard Group, BlackRock, Fidelity Investments, State Street, y grandes fortunas mundiales (su consejo de administración eligió recientemente a Ana Patricia Botín, hija de Emilio Botín, Presidente del Banco Santander) que, mientras se dedican a producir significados mediáticos buenrrollistas para sus despreocupados consumidores, trabajan a favor de objetivos no tan simpáticos como el saqueo de los recursos hídricos y la privatización del agua, a fin de que en muchas partes del mundo sea más barato el acceso a un vaso de Coca-Cola que a uno de agua.

Recientemente la infelicidad vino a ver a los directivos de Coca-Cola ya que la Audiencia Nacional de España declaró nulo el ERE (despidos masivos) mediante el cual Coca-Cola Iberian Partners pretendía dejar en la calle a 821 empleados. Al mismo tiempo, la Inspección de Trabajo abrió un expediente a Coca-Cola por vulnerar el derecho a la huelga y el boicot de algunos consumidores a Coca-Cola por este caso resultó incómodo (hasta Mercadona subió oportunistamente el precio de la Pepsi-Cola). El pasado 31 de Julio Coca-Cola recurrió la sentencia ante el Tribunal Supremo a través del mismo abogado del fallido ERE cocacolístico, Iván Gayarre, curiosamente el vicepresidente del despacho “Sagardoy Abogados”, principal firma asesora para la aprobación de la última reforma laboral del Gobierno del Partido Popular (PP).

Inglaterra  2) COLAS INGLESAS

Magaluf es una especie de resort turístico del municipio de Calviá en la isla de Mallorca (Islas Baleares, España), orientado mayoritariamente al mercado inglés (al menos el 90%) que se promociona del siguiente modo: “Esta bella localidad turística pone a disposición de los viajeros una gran variedad de ofertas de entretenimiento y ocio a través de novedosos clubes nocturnos, restaurantes, bares, entre otros sitios de recreación”.

ColasFelicidadSunMagalufPrometidoDeuda3La anterior descripción viene a colación de la tradicional muestra veraniega de penes en esos sitios de recreación llamados “Bares Mamading“. Este verano los medios han recogido como una joven de 18 años protagonizaba un vídeo en un bar de Magaluf en el que realizaba felaciones a una docena de gañanes a cambio de unas copas de alcohol gratis.

El turismo hooligan y dipsomaníaco no es nuevo en Magaluf, la multinacional del exministro del PP Abel Matutes “Fiesta Hotel Group” (blanqueada desde hace un año como Palladium Hotel Group) ya llevaba tiempo especializada en “ofertas de entretenimiento y ocio” para jóvenes británicos. Lo que deja dinero en la zona es precisamente el hooliganismo desenfrenado, y ya sabemos, en la estimulante lógica capitalista que nos hemos dado, que quien paga manda. De ahí que la indecisión de la propia Conselleria de Turismo del Govern Balear no haya traído demasiada cola entre los lugareños ya que, ante los lamentables episodios publicados, tan sólo “está estudiando la viabilidad de establecer un código de buenas prácticas dirigido a los propietarios de los locales de ocio”.

Al menos un par de bares, antaño inscritos en las rutas culturales especializadas en el desmayo etílico (denominadas pub-crawling o bar-hopping), lanzaron una oferta de cubatas gratis a cambio de realizar micro-felaciones o simulacros siempre que éstas fueran a la vista de la horda alcoholizada. Esta actividad lúdico-festiva se presentó abierta para clientas anglosajonas mayores de edad y estaba animada socioculturalmente por felatrices profesionales contratadas por los propios propietarios de los tugurios. Obviamente, sólo a una minoría de descerebradas les resulta chupado conseguir un trago de esta indigna manera ya que, afortunadamente, la mayoría del género humano no pega ni con cola en tan aberrante acto. ¡Shagaluf (en español, Follaluf) rules!” vociferaba un miembro del simiesco grupo, el joven panocha leicesteriano George Dickinson (en español, Jordi Colaenhijo).

Infames reality shows como “Sun, sex and suspicious parents” de la cadena pública BBC3, “The Magaluf Weekender” de la cadena privada ITV2 o “Geordie Shore” de la insufrible cadena MTV son emitidos en prime time con gran éxito entre los numerosos analfabetos funcionales ingleses para fomentar, no ya un turismo de lujos, sino un veraneo de flujos: alcohol, orines y semen son el sueño húmedo de sus adolescentes. (La “promotora de eventos” que exporta esta fauna, Carnage Magaluf (en español, carnicería-carnaza), ha cuadruplicado su demanda desde que se ha emitido el último vídeo.) A esto se suman otras ofertas de entretenimiento como catas de pastis con trazas de dihidrodesoximorfina o metilendioxipirovalerona o la más aclamada como mágico fin de fiesta llamada “balconing” (balconismo) por la cual algunos muchachos, después de degradarse física y moralmente por los bares de la zona, se defenestran voluntariamente desde las alturas con graves resultados como el accidente mortal sufrido el pasado 18 de Junio por un joven de 23 años. Todo indica a que el nuevo Círculo de Bloomsbury del siglo XXI no surgirá en esta generación.

ColasFelicidadInglaterraHooliganismoPrometidoDeuda4El alcoholismo juvenil, la desatención de los familiares incapaces de contener a su desatada prole y la inacción de las autoridades ya es toda una “Marca Inglaterra”. La relación de los ingleses con las sustancias dopantes es legendaria, hasta la yegua Estimate, ganadora de la Copa de Oro de Ascot y propiedad de la mismísima reina Isabel II, ha dado positivo en los controles anti-doping por morfina. Resulta preocupante la decadencia de los valores éticos y morales de la juventud inglesa; aunque les falte todavía mucha cola por desollar, muchos de ellos ya son víctimas o protagonistas de un modelo de sociedad individualista, hedonista, y solipsista que es una verdadera pena para ese gran país. Visto lo visto sólo queda preguntarse: ¿Dónde se reparte la anomia y el furor timótico? ¿Está triunfando la siniestra profecía de la baronesa Thatcher “la sociedad no existe”? ¿En qué momento se torcieron los muchachos? ¿De qué oscura sombra huyen?  ¿Qué tipo de trauma infantil ocultan?

España  3) COLAS ESPAÑOLAS

Mientras tanto en España las colas que dominan son las líneas que forman las personas afines. La más significativa de ellas es la formada ante las oficinas de (des)empleo estatales (SEPE, antiguo INEM), ya que la crisis ha llevado a España a liderar junto a Grecia el desempleo en Europa y a pasar de los 1.970.338 desempleados registrados en el mes de Julio del año 2007 a los 4.419.860 desempleados en Julio de 2014. Por no mencionar las colas ante los bancos de alimentos, comedores sociales, etc.

ColasFelicidadOneDirectionPrometidoDeuda5Sin embargo, este verano nos ha dado cuenta de otras colas menos dramáticas. Por ejemplo, el pasado 10 de Julio “actuó” el sosaina quinteto “musical” de imberbes efebos anglosajones llamado “One Direction” en el estadio Vicente Calderón de Madrid. Esta presunta banda, que parece diseñada por el televisivo pederasta Jimmy Savile, es otro plastificado producto de marketing para niñas, adolescentes y gays prepúberes de la factoría especializada en explotar picores, taladrar cerebros y oídos llamada The X Factor. Pese a que la entrada mínima costaba 55 euros, las colas comenzaron unos dos meses antes del concierto y se fueron transformando paulatinamente en un auténtico campamento con sofisticados sistemas de tareas y turnos estructurados a fin de evitar, desde que alguien se quisiera colar, hasta que alguien que pasara por allí pudiera conferir canónicamente un beneficio eclesiástico. Arantxa es una veterana de estos tinglados a sus 18 años y relató que si no hubiese habido tanta expectación mediática “habríamos venido sólo 20 días antes, como el año pasado”. Laura, también de 18 años, tampoco quiso quedarse en el furgón de cola de la muchachada proto-monomaníaca y llegó desde Guadalajara 47 días antes del concierto; ambas quizá ya se conocían desde hace un par de años de las redes sociales donde eran dos followers activas de Justin Bieber, cuando su gusto musical aún no había madurado y cuando aún no habían completado el rito de paso a ser consumidoras formadas en busca de una felicidad tan accesible como lo que indique el precio de la entrada. Paralelamente, en este circo pop las menores de edad contaron con el respaldo de sus orgullosos progenitores, entre los que no encontraremos por mucho que busquemos al nuevo matrimonio Sagan-Margulis del siglo XXI. Después de dos meses de espera el concierto apenas un suspiro entre play backs y karaokes pero inundó las redes sociales con cientos de miles de tediosos y olvidables vídeos e imágenes.

Más penosas resultaron todavía las colas de los generalmente ajados fans de los Rolling Stones, que actuaron (éstos sí) el pasado 25 de Junio en el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid. Pese a que la entrada mínima costaba 85 euros, miles de personas aguantaron interminables colas ante los puntos oficiales de venta. El mitómano cuarentón Víctor, apostado en la Plaza del Callao de Madrid, dijo “llevo toda la noche sin dormir porque la organización de la venta de entradas está fatal. Ya me pasó lo mismo en el [concierto] de Bon Jovi… Pero todo esto merece la pena”. El día del concierto, mucho antes de la apertura de puertas, se formaron largas colas rodeando el estadio para coger sitio; “aguanto para estar lo más cerca posible de mis ídolos” decía un patético cincuentón. El ego y las cuentas corrientes de sus Satánicas Senectudes lo agradecen.

ColasFelicidadMataATusIdolosPrometidoDeuda5Otra poco edificante pérdida de tiempo es la siguiente: el pasado 21 de Junio se inauguró la tienda Apple en la Puerta del Sol de Madrid congregando a cientos de jóvenes urbanitas que aguardaban cola desde el día anterior. La tienda ya se había encargado de excitar a sus enfermizos y pseudo-pajilleros fans en las vísperas: “ven y puedes tocar todo lo que quieras”. Pese al mazazo de desechar el legendario cartel de Tío Pepe que colgaba en lo alto de su edificio por no considerarlo suficiente vintage, la tienda Apple se llenó de freaks. Así, según cuentan Sergio C. Fanjul y otros, se pudo ver al veinteañero Eduardo, que llevaba un día entero de cola para ser el primero en estar al lado de sus deseados fetiches tecnológicos, o el adolescente Xavi, llegado expresamente de Barcelona para comerse una cola de más de 13 horas, o el geek Jesús, que llevaba esperando a que abrieran la tienda más dos años, o el treintañero Daniel, todo un coleccionista de tiendas Apple cuyo sueño era “ver la primera flagship de Apple en Madrid” o el cuarentón Juan, actualmente en paro, que comentaba que esta tienda es ”la primera con geniusbar de 360 grados” mientras mostraba con orgullo una de las mil camisetas oficiales con las que Apple obsequiaba a sus súbditos.

Otras colas más repetitivas y domésticas, aunque no por ello menos lastimeras, son las del fútbol. Por ejemplo: “Miles de personas hacen colas en el Bernabéu horas antes de la presentación del último fichaje del Real Madrid James Rodríguez”, “Colas para hacerse con una entrada para el choque de previa de Champions entre el Athletic Club de Bilbao y el S.S.C. Napoli”, “Las Oficinas de Atención al Socio del Deportivo de la Coruña no dan abasto por las largas colas desde primera hora de la mañana”, “Largas colas para hacerse con un abono del Betis para la nueva temporada en Segunda división”, etc. Así estamos.

Sucker & Colate